La masturbación

el . Publicado en Estudios y manuales

0
0
0
s2sdefault

El tener relaciones sexuales es algo muy normal entre cualquier pareja, indefinidamente sea tu pareja habitual o no, al respecto de los hombres se puede decir que el tener relaciones sexuales con varias mujeres la sociedad no discrimina lo en cierto modo, pero esta misma sociedad critica si nosotras las mujeres tenemos relaciones sexuales con varios hombres. De todos modos en mi opinión personal también es cuestión de quererse un poco, tenerse algo de amor propio.

Pero, tener sexo no es solo el estar con alguien y formar el acto de la penetración. El sexo en sí, es el centro de gravedad de todas esas actividades posibles físicas y humanas.

Descargar la energía que tenemos adentro como la savia del árbol.

He leído que la energía sexual en el ser humano empieza a funcionar desde nuestros primeros años de vida, comenzando esta a repartirse en el organismo. Según en el hombre, de los 7 a los 14 se recoge en los testículos y se dan los cambios de voz y formando los músculos, pero no está desarrollado, porque el desarrollo de la glándula sexual y del ser humano en general dicen los estudios que se cumplen normalmente a los 21 años.

Sin embargo, en ese período de tiempo el cuerpo humano va sintiendo una necesidad propia que no sabe como descargarse, y por el mismo instinto natural comienza a sentirse un deseo propio que permite que se ejecute el acto de masturbación por sí solo. La Masturbación es un placer. Aquellas personas que no han descubierto la satisfacción al masturbarse definitivamente se están perdiendo de algo. Por supuesto que hay un problema al pensarse acerca de la masturbación, y es el hecho de que lo conciban como un acto malo o el hecho de luego sentirse culpable antes, durante y después de la misma, o en todos los casos citados anteriormente.

La supresión de la masturbación placentera es uno de los más grandes errores de nuestra sociedad, ya que a final de cuentas es solo una de las funciones básicas de la existencia, aunque existan aquellos que la nieguen y digan ignorarla no podemos negar el habernos masturbado alguna vez.

Es solo una forma de relajación, de darse confianza, energizarse, llenarse de coraje y encanto personal. Hay quienes lo hacen rápido, lento, con las manos, almohadas, duchas, en el baño, escuchando música, teniendo fantasías… en cualquier lugar, en cualquier tiempo que el cuerpo sienta la necesidad y se considere conveniente. No hay que tener miedo de satisfacerse, cuando el cuerpo ya tenga suficiente, el mismo lo hará saber a uno que ya ha culminado.

La masturbación masculina se logra por medio de la fricción contra el frenillo del pene; un pequeño ligamento del pene justo debajo del glande, entre éste y el tronco del pene mismo; ya que, el frenillo tiene la más alta concentración de nervios sexuales que pueda tener el cuerpo. La masturbación femenina se logra por medio de la fricción de la vagina, haciendo contacto con el clítoris permitiendo que se sienta en el mismo el estímulo buscado en el cuerpo femenino, es en aquel donde está la satisfacción que permite llegar al orgasmo. En ambos sexos, la fantasía y la mente juegan un papel fundamental.

En los primeros actos experimentando la masturbación se llega a descubrir cuan sensitivas son las manos hacia el toque, y en las partes sexuales aún más. Cada uno de nosotros desarrollamos nuestro propio modo de masturbarnos, y en contados casos, se ha tenido la oportunidad de que sea otra persona quien ejecute a uno la masturbación. En ocasiones, esa persona no puede hacer que uno sienta el mismo placer como cuando lo hacemos nosotros mismos, probablemente porque está usando su estilo en tí, el cual sirve para ellos, más no es lo mismo para tí.

En el caso femenino se ha tomado la masturbación como un modo de tabú, muchas de nosotras lo negamos, por no querernos ver ante otros como seres impúdicos. No hay nada malo en ello, es sólo una función más del cuerpo humano. No sólo son los hombres quienes tienen fantasías, ni quienes juegan con su mente. Ellos no son los únicos en acariciar su propio cuerpo, en hacerse el amor a ellos mismos, manteniendo un nivel de placer entre el cuerpo y la mente provocando este sentimiento único.

Realizando unas entrevistas a hombres y mujeres queda comprobado que nos masturbamos casi con la misma frecuencia. En muy pocas cosas nos diferenciamos a no ser el reconcocer el hecho del acto, los hombres consideran fácil responder hacia el tema comparándolo con las mujeres.

Nosotras en todo los casos siempre queremos guardar pudor hacia las cosas, y personalmente hablando no fue fácil conseguir que las chicas me respondieras a las preguntas.

A continuación muestro las preguntas con una comentario general de cada una en cuanto a hombres y mujeres refiere:

1. Porqué sientes la necesidad de masturbarte?

Hombres: Los hombres demostraron que era una forma de satisfacción, de placer, un sentimiento en algunos de los casos de soledad o simplemente por el hecho de sentirse excitados en aquel momento.

Mujeres: En el caso de nosotras es una carencia de sexo la mayoría de las respuestas casi a la par con las respuestas que denotaban el deseo de sentirse sexualmente satisfechas.

2. Con qué frecuencia te masturbas?

Hombres: La mayoría de las respuestas fueron una vez a la semana, quedando en segundo lugar aquellos que lo hacen varias veces a la semana.

Mujeres: Unas pocas respondieron que lo hacían rara vez (no quedé muy convencida con la veracidad de esta respuesta), y otras fueron más sinceras confesando que lo hacían una vez a la semana en promedio.

3. A qué edad te masturbaste por primera vez?

Hombres: Como dije anteriormente es en los primeros años donde se empieza a formar la energía sexual, y pude ver que es en los hombres donde se empieza a sentir primero. Casi todas las respuestas fueron entre los 10 y 14 años de edad, que es donde entran en la pubertad y comienzan a sentir curiosidad hacia el uso que puede tener con su pequeño órgano >=)

Mujeres: Personalmente me masturbe la primera vez a los 15 años, la razón? Ubícame y oblígame a contártelo =Þ Casi todas las respuestas oscilaron entre los 18 a 20 años relatando que ya habían estado con un chico y comenzaban a sentir el deseo de poder soltar el deseo que sentían en aquel momento.

4. Qué edad tienes ahora?

Hombres: Los chicos entrevistados estaban entre los 19 y 30 años de edad.

Mujeres: Las chicas estábamos en el mismo rubro anterior.

5. Cuál es el tiempo que te lleva el acto de la masturbación?

Hombres: En este sexo hubo solo dos respuestas compartidas curiosamente iguales. La primera fue dependiendo de como se sentían en el momento, que el estado de ánimo influía en ellos enormemente; la segunda fue desde 15 hasta 30 minutos.

Mujeres: Nosotras? Pues nuestras respuestas fueron bastante sinceras. Nos llevamos desde 10 a 30 minutos casi siempre para poder disfrutar el placer de la masturbación.

6. En qué momento del acto sientes mayor placer? al comienzo, mientras o al acabar?

Hombres: Que poco originales nos resultaron los machitos de 10 entrevistados uno me respondió durante, los demás al acabar porque ya habían tenido el orgasmo finalmente.

Mujeres: Casi todas respondimos en todos los casos, ya que en cada uno sentíamos un placer distinto hasta poder llegar al clímax.

7. Cuál es tu mayor motivación al masturbarte para poder culminar el acto?

Hombres: Chicas, chicas, chicas!!! LoL

Mujeres: Fantasías sexuales bien sea con nuestra pareja, con alguien que nos atraiga en el momento, sentir que desahogamos nuestra energía sexual con aquella persona, la excitación obtenida en el momento por alguien y que en vista de “x” circunstancia no hayamos podido deshacernos de aquella fluctuación de la fuerza

8. Te sientes totalmente satisfecha(o) después de masturbarte?

Hombres: Paridad de respuestas, la mitad contestó afirmativamente y la otra mitad lo contrario.

Mujeres: Aquí hubo tres caracteres casi en la misma proporción, las respuestas afirmativas, las negativas y aquellas que dijeron que realmente no sabrían decirlo ya que había un extraño sentimiento después de haberlo hecho.

9. En este momento tienes pareja? (SI) Por qué te masturbas entonces?

Hombres: Aún cuando la mitad no tenía respondieron que eso no les afectaba en lo absoluto para poder masturbarse ya que lo ejecutaban cuando sentían el deseo. Los que no tenían obviamente respondieron que de tener pareja igualmente se masturbarían al considerarlo necesario.

Mujeres: Unicamente una cuarta parte no tenía pareja y estas respondieron que de tenerla no tendrían la necesidad de hacerlo. Las que sí tenían dijeron que se masturban porque no ven una relación íntima a no hacerlo si están con alguien, ya que, no necesariamente eso implica que la comunicación sexual sea perfecta.

10. Cuándo te masturbaste por última vez?

Hombres: WoW! Los machos respondieron en la mayoría que hoy o ayer, mientras que una cuarta parte dijo que hace casi una semana.

Mujeres: Y nosotras donde quedamos? Pues la igualdad de los sexos quedó comprobada

Nuestra última masturbación coincidió con la de los chicos. —

Si los 10 chicos conocieran o supieran quiénes fueron las mujeres o viceversa, nos aventaríamos a una cita? —

Ahora veamos, esta implícito que masturbarse es fantasear, es proporcionarnos aquel placer no obtenido o simplemente terminar de sentirnos sexualmente completos… La fantasía ganó en ambos casos, porque aún cuando los hombres respondieron chicas, para poder culminar tuvieron que haber imaginado fantasías con ellas , o no?

Y porqué no fantasear en este momento?

Déjate llevar en este momento en una fantasía, busca privacidad y quietud, pon algo de música agradable si eso te hace sentir en mayor comodidad, si te gusta con velas aromáticas y usar aceites ve en busca de ellos… Comencemos…

Es de noche. Tienes ropas ligeras y te acuestas en tu cama. Toma una respiración profunda y relájate… Imagínate a tí mismo que eres un extraño, en este mismo momento vas a conocer tu cuerpo, es nuevo para tí no lo olvides, lo vas a tocar por primera vez. Comienza por tu cabeza y explórala con tus manos, siente sensaciones que nunca hayas sentido con anterioridad. Siente tu cabello, la forma de tu rostro, tus orejas.

Desliza tus dedos sobre cada parte tratando de sentir lo mejor posible cada contorno de tu piel, las texturas, como si nunca lo hubieras hecho.

Descubre la suavidad que tienen tus párpados, la sensibilidad de tus labios.

Ve bajando hacia tu garganta acariciando hombros y luego tu pecho.

Toca un pezón y acarícialo suavemente con la yema de tus dedos hasta lograrlo ereccionar. Desliza tus palmas sobre tu estómago presionando hacia abajo. Traza con mucha delicadeza figuras imaginarias producidas en tu mente alrededor de tu ombligo. Con la misma suavidad deja tus manos ir más hacia abajo hasta que comiences a tocar tu vello púbico. Qué tal se siente?

Busca la línea donde tus piernas se unen a tu tronco. Traza esa línea con la punta de tus dedos formando un camino hacia abajo hasta llegar a la hendidura de tus entrepiernas y roces tu parte íntima.

Presiona tus suaves y tibias manos dentro de tus muslos. Manipula los mismos sintiendo su sensibilidad, forma y grosor. Continúa explorándote hasta encontrarte con tu trasero terminando justo debajo. Allí entonces desliza tus dedos trazando un círculo alrededor de tu miembro. Trátalo suavemente, cálidamente, provocando en tus manos la sensación de pertenecer al mismo.

Ahora comienza a descubrir la forma de tu parte sexual. Traza una línea alrededor de tu base. Roza los lados. Presiónalo gentilmente.

Descubre tu punto más sensitivo y masajéalo de manera gentil y firme.

Explora hasta que encuentres un ritmo placentero, y te hundas en la calidez del placer. Avanza más profundamente y más cálidamente dejando las sensaciones crecer, fortalecerse y extenderse por todo tu cuerpo.

Mantén el ritmo y haz una pausa si deseas explorar algún otro lado.

Tus sensaciones se harán más intensas en tu propio círculo creciente de tensión y relajación. Descubre tus propios patrones e intenta satisfacerlos. Explora las vías del clímax, rápido o lento, con deslizamientos largos o cortos, con bombeos rápidos y rudos, o gentiles y calmados hasta que el calor se incremente, hasta que acabes. Déjate ir, fluye, relájate profundamente, haciendo nada, vaciando tu mente y tu cuerpo. Nada que no sea sólo placer y paz…

Conclusión…

La Masturbación es un acto de integridad, auto-creatividad y auto-renovación. Puedes llegar a ser más tú, más a tí mismo. El momento del clímax es un momento de infinidad y solo está bajo tu control. También hay que ver las limitaciones de la masturbación, las cosas que no puede darte, como es el estar con otra persona tocándote y amándote. Admitir tus necesidades es el primer paso para satisfacerlas.

La masturbación, la imagen que se tenga del cuerpo y otros tipos de sexo están relacionados. Si te gusta y disfrutas con tu cuerpo, lo demostrarás en tu masturbación. Una sensación de relajación e intimidad con tu cuerpo es parecido a estar íntimamente con otra persona. Sino quieres ser sensual con tu propio cuerpo, cómo podrás serlo cuándo estés con alguien más? Ten en cuenta que eres TU la fuente de todas tus experiencias, ideas y sentimientos. Muchas personas no quieren admitir el hecho para no ser tomadas de baja clase o inmaduras. Eso es sin sentido, nadie es inmaduro por el hecho de gustar masturbarse. La masturbación es muy placentera e íntegra. Sólo el aburrimiento, la infelicidad, el trabajo duro y cosas por el estilo son cosas deprimentes en la cama. Si te gusta masturbarte Disfrútalo! Pero siempre toma en cuenta tus deseos…

Aníbal Álvarez

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers