El sexo y la ciencia

el . Publicado en Estudios y manuales

0
0
0
s2smodern

Hoy os vamos a poner un artículo lleno de curiosidades basadas en estudios científicos. Seguro que lo encontraréis muy curioso.

Empezamos:

¿Qué día de la semana es mejor para tener relaciones sexuales?

Según un reciente estudio de la London School of Economics and Political Science (Reino Unido) el jueves es el mejor día para tener relaciones sexuales. Se debe a que este día de la semana el cuerpo produce hormonas sexuales de manera más activa. La líbido alcanza su pico máximo en las primeras horas de la mañana del jueves, cuando los niveles de testosterona masculinos alcanzan su máximo nivel y los niveles del estrógeno en mujeres se multiplican por cinco.

Otro estudio de este mismo centro de investigación reveló que los miércoles y los jueves son los días más productivos en el trabajo. Además, el jueves es uno de los días más felices de la semana, posiblemente porque el final de la semana laboral se ve cerca.

5 cosas que aumentan el deseo sexual en mujeres

Según Meredith Chivers, de la Universidad de Queens (Canadá), para mantener relaciones sexuales es fundamental "estimular el cerebro de las mujeres". Médicos, neurocientíficos y psicólogos han identificado en la última década algunos trucos que ayudan a despertar el deseo femenino.

Chocolate

De acuerdo con un estudio publicado en la revista The Journal of Sexual Medicine, las mujeres que toman al menos una pastilla de chocolate negro al día experimentan mayor deseo sexual y tienen relaciones sexuales más placenteras. Y lo que es más interesante: funciona a cualquier edad.

Yoga

Practicar regularmente yoga no sólo reduce el estrés y la inflamación. Científicos de la Escuela Médica de Harvard (EE UU) han comprobado que la repetición de las posturas o "asanas" propias de esta actividad durante al menos doce semanas consigue aumentar el deseo, la excitación, la lubricación y el número de orgasmos en mujeres de 22 a 55 años.

Colesterol a raya

Katherine Esposito y sus colegas de la Seconda Universitá degli Studi de Nápoles (Italia) han demostrado que las mujeres con niveles altos de colesterol y otras grasas en sangre experimentan un importante descenso de la excitación, el orgasmo y el deseo. Por su parte, Annamaria Veronelli, de la Universidad de Milán, ha relacionado los problemas de disfunción sexual femenina con diabetes, obesidad y baja actividad de la glándula tiroides.

Inteligencia

En un experimento con más de mil parejas de hermanas gemelas, científicos del King?s College de Londres demostraron que las mujeres con más inteligencia emocional -habilidad para gestionar los sentimientos propios y ajenos- tienen el doble de orgasmos que el resto de las féminas. Según Tim Spector, coautor del estudio, a raíz de los resultados no cabe duda de que "la inteligencia es una ventaja incluso en la cama".

Una copa de vino

Hace un par de años, investigadores de la Universidad de Florencia (Italia) reclutaron a 800 mujeres de 18 a 50 años de edad para estudiar si beber vino tinto tenía algún efecto sobre la libido femenina. Los experimentos, de los que se hizo eco la revista Journal of Sexual Medicine, revelaron que consumir una o dos copas de vino al día aumenta el deseo sexual. Los científicos sugieren que se debe a que los antioxidantes de esta bebida aumentan el flujo sanguíneo en zonas claves del organismo.

El sexo reduce el estrés

Cuanto más sexo practicamos, más bajos son los niveles de estrés del organismo. Así se desprende de un reciente estudio llevado a cabo por Benedetta Leuner y sus colegas del Instituto de Neurociencia de la Universidad de Princeton (EE UU) del que se hacía eco la revista científica PLoS One.

En una serie de experimentos, Leuner y su equipo demostraron que si bien una experiencia sexual aislada causa un aumento a corto plazo en el nivel de cortisol (la hormona del estrés) en roedores, tal y como ocurre tras el ejercicio físico, múltiples experiencias sexuales a diario durante un período de dos semanas consiguen reducir drásticamente la liberación de cortisol. A este efecto anti-estrés se suma que practicar sexo asiduamente aumenta la neurogénesis (formación de nuevas neuronas) y el número de conexiones entre células nerviosas, además de reducir drásticamente los niveles de ansiedad.

Tomar el sol aumenta el apetito sexual

Un estudio austriaco ha puesto de manifiesto que los niveles de testosterona en los hombres aumentan con la vitamina D que produce el organismo tras la exposición a la luz solar.

La investigación de la Universidad Médica de Graz (Austria), publicada en la revista Clinical Endocrinology y basada en análisis de 2.299 sujetos, reveló que los hombres que tenían cantidades suficientes de vitamina D presentaban también un mayor nivel en sangre de testosterona, la hormona sexual masculina por excelencia, que potencia la líbido. Esta hormona también lleva a cabo otras funciones esenciales, tanto en hombres como mujeres, como el mantenimiento de la fuerza muscular y la densidad ósea.

Por otra parte, en todos los sujetos estudiados, los niveles de testosterona y vitamina D parecieron llegar a su nivel más alto en el mes de agosto, y caer a su nivel más bajo en marzo y los meses de invierno.

¿Se puede hacer el amor dormido?

Según el psicólogo estadounidense Michael Mangan, el llamado sexsomnio es más común de lo que se cree, de tal manera que incluso se ha creado un foro en internet -sleepsex.org- donde se invita a los afectados por este extraño comportamiento a que cuenten sus experiencias. Una mujer, por ejemplo, intentaba mantener relaciones sexuales con su pareja y acto seguido se despertaba y le acusaba de intentar violarla. Otra internauta explica que su marido es sexsonámbulo y que no le importa, salvo por el molesto hecho de que empezaba a roncar tras el coito. En el mismo foro, una afectada dice sentirse engañada porque su esposo se masturba sin darse cuenta todas las noches. Cuando pone en peligro la relación, este trastorno del sueño se puede tratar fácilmente con medicamentos.

¿Qué es la sexomnia?

Se denomina así a cualquier comportamiento sexual que se produce estando dormido. Pese a que no hay estadísticas, existen algunos casos documentados. En 2004, el médico australiano Peter Buchanan relató el episodio de una paciente que, aunque tenía pareja estable, se iba de casa sonámbula y mantenía relaciones con extraños. Y en 2005 salió en la prensa el caso de un hombre que fue procesado por violar a la mujer con la que dormía. Su defensa alegó que padecía trastornos del sueño y sonambulismo agudo, y la sentencia contempló la sexomnia como atenuante.

A veces, los compañeros de cama de los sexomnes optan por dormir separados para no ser molestados, aunque algunos han confesado que el sexo con su pareja dormida es mejor que cuando está despierta. En todo caso, se empieza a considerar un trastorno serio entre cuyas causas se barajan la epilepsia y el consumo de drogas y alcohol.

Sin follar por dolor de cabeza

Es un tópico -o una excusa- achacar al dolor de cabeza la inhibición del apetito sexual, aunque en ocasiones, es el propio sexo el causante de la jaqueca. De hecho, la cefalea del coito afecta a casi medio millón de españoles, en su mayoría varones.

Si la molestia se presenta antes del orgasmo, normalmente es benigna, pero cuando aparece de forma brusca durante o después conviene acudir a un especialista, ya que puede anunciar hemorragias cerebrales u otras dolencias graves. La cefalea erótica suele remitir si se toman medicamentos como antiinflamatorios o betabloqueantes. No obstante, el médico decidirá el tratamiento a seguir en cada caso.

¿Por qué hacer deporte, el sexo, meditar y donar dinero causan el mismo placer?

Los científicos llevan años observando con ayuda de escáneres cómo y cuándo se produce la activación del circuito del placer en el cerebro humano. "Como es lógico suponer, este circuito se activa mediante estímulos 'viciosos' como el orgasmo, la ingesta de alimentos dulces y grasos, las recompensas económicas y algunas sustancias psicoactivas (tabaco, drogas...)", explica el neurocientífico David J. Linden en su libro La brújula del placer. Estas experiencias provoca la liberación de dopamina en una serie de regiones cerebrales (núcleo accumbens, corteza prefrontal, núcleo estriado dorsal y amígdala) que generan una sensación placentera, y los actos que han precedido o coincidido con ellas acaban asociándose a recuerdos positivos. Pero lo sorprendente es que muchas conductas que consideramos virtuosas tienen efectos similares sobre el cerebro: el ejercicio físico voluntario, cirtas formas de meditación y de oración, la aprobación social y la donación de dinero pueden activar intensamente el circuito del placer. "Las virtudes y los vicios constituyen una unidad neuronal: el placer es la brújula que nos guía, con independencia del camino que tomemos", concluye Linden.

¿Cómo funciona el alcohol en la predisposición al sexo?

Que se liga con más desparpajo después de unas copas parece ser un hecho aceptado, pero la desinhibición sexual asociada al consumo de alcohol tiene más que ver con un efecto placebo que con las propiedades de la sustancia. Es decir, nos emborrachamos como excusa para soltarnos la melena. Así se desprende de los resultados de un experimento del Departamento de Psicología de la Universidad de Rutgers, en New Jersey (EE UU), en el que se hizo tomar un líquido a un grupo de voluntarios. A la mitad se la convenció de que era una bebida alcohólica, y a la otra mitad se le dijo lo contrario.

Cuando les mostraron un vídeo erótico, el primer grupo, que creía estar achispado, fue más proclive a afirmar que había tenido fantasías sexuales poco habituales sin sentirse culpable por ello. Esto ocurría independientemente de la composición del brebaje. Obviamente, los contentillos se mostraban más desinhibidos porque podían atribuir sus deseos al alcohol.

¿Fumar afecta al deseo sexual?

"Fumar puede dañar el esperma y reduce la fertilidad" "Fumar obstruye las arterias y provoca cardiopatías y accidentes cerebrovasculares" "Fumar puede matar" "Fumar puede dañar sus relaciones de pareja y aumentar su deseo sexual". Las tres primeras frases aparecen en los paquetes de tabaco para persuadir a los fumadores de dejar este nocivo hábito. La cuarta no aparece pero podría aparecer, según un nuevo estudio alemán.

La nicotina y el fumar en sí mismo afecta a múltiples facetas del cuerpo humano. Es más que evidente que daña a los pulmones, afecta a las arterias e incluso a la calidad del esperma sin embargo ahí no queda todo. La doctora Wiebke Neberich, doctora en psicología de las relaciones personales por la Universidad Humboldt de Berlín, ha estudiado el apetito sexual , la personalidad y las relaciones de los solteros españoles a través del portal de búsqueda de pareja eDarling.

El análisis ha dejado varios resultados curiosos. Por un lado las personas solteras son más sociables y aventureras, al confesar el 60 por ciento de los no fumadores preferir una vida tranquila y sin resaltos. A este respecto la Neberich afirma que " los fumadores disfrutan más de la comunicación con otras personas y estar rodeados de gente, les produce placer mientras fuman".

Otro de los resultados derivados del estudio ha sido las diferencias de deseo sexual entre fumadores y no fumadores. La cantidad de personas fumadoras con un "gran deseo sexual" está tres puntos por encima que los no fumadores, lo que Neberich explica diciendo que "son personas más hedonistas y más orientadas a obtener placer". Además, apunta la investigadora, "poseen un menor nivel de frustración y son estrategas a corto plazo, disfrutando del momento y no de las consecuencias a largo plazo. Por consiguiente ellos perciben las necesidades sexuales de una manera más intensa y fuerte". Respecto a la duración de estas relaciones la investigadora también se muestra tajante: "[los fumadores] no planean a largo plazo, lo que puede conllevar a tomar decisiones más arriesgadas e impulsivas, y por tanto, tener una vida sexual más activa".

¿Aceptarías que tu pareja fumase?

Finalmente la científica analizó los gustos de las personas respecto al tabaco y, sorprendentemente, tanto fumadores como no fumadores pensaban parecido. Solo el 3,86 por ciento de los fumadores aceptaría sin problemas que su pareja fuera un fumador habitual, mientras que los solteros no fumadores aceptarían como máximo que su pareja fumara un cigarrillo a la semana.

Según este estudio y cruzándolo con los resultados sobre tabaco y autoestima publicados recientemente por la doctora Wiebke Neberich, y que concluian que los fumadores tienen la autoestima más baja y sufren más ansiedad, el cóctel es poco halagüeño para los fumadores. "Esta inseguridad combinada con una personalidad más aventurera y un mayor deseo sexual les hace proclives a optar por una relación esporádica y no duradera", apuntan desde eDarling

De los casi 3.500 personas solteras estudiadas por la doctora Neberich, 1.813 eran hombres y 1.685 eran mujeres, con una media de edad de 35 años.

¿Cuántas veces al día pensamos en sexo?

¿Es cierto que los hombres piensan en sexo más veces al día que las mujeres? Según se desprende de un estudio de la Universidad Estatal de Ohio (EE UU) dirigido por Terri Fisher, sí, aunque no tanto como solemos pensar. Concretamente, en una investigación con 300 sujetos de ambos sexos, Fisher ha calculado que la mayoría de los hombres tienen 19 pensamientos sexuales al día, aunque algunos llegan a alcanzar la friolera cantidad 388. Por término medio, una mujer piensa en sexo 10 veces al día, y la que más pensamientos registra suma 140 veces en 14 horas. Los detalles de la investigación se publicarán en el próximo número de la revista The Journal of Sex Research.

En el estudio, Fischer también ha demostrado que los hombres también piensan más en otras necesidades básicas, como la comida y el sueño, que las mujeres.

Y además?

Cuánto sexo practica una pareja depende del reparto de tareas domésticas

Las parejas que establecen un reparto tradicional de las tareas domésticas mantienen más relaciones sexuales que aquellas que distribuyen por igual todos los quehaceres del hogar, según la Universidad de Washington (EE UU).

Los autores aseguran que cuando las mujeres hacen la comida, limpian la casa y se ocupan de hacer la compra, mientras que los hombres mantienen el jardín, limpian y revisan la mecánica del coche, y se encargan de las tareas de electricidad y fontanería, la frecuencia con la que practican sexo es mayor.

Concretamente, mientras por término medio las parejas estudiadas mantenían relaciones sexuales cinco veces al mes, la cifra prácticamente se duplicaba cuando el marido no cocinaba ni fregaba ni limpiaba el polvo de la casa. "Los resultados muestran que el género todavía condiciona la vida cotidiana de un matrimonio", concluye Julie Brines en un artículo que publica la revista American Sociological Review. El estudio se basa en datos de 4.5000 parejas heterosexuales estadounidenses recogidos entre 1992 y 1994, por lo que habría que analizar si esa tendencia en la división de las tareas domésticas -en la que no aparecía, por ejemplo, el cuidado de los hijos- ha cambiado en las dos últimas décadas.

¿De dónde viene la palabra libido?

Según el Diccionario de la Real Academia Española, la palabra libido hace referencia al "deseo sexual, considerado por algunos autores como impulso y raíz de las más varias manifestaciones de la actividad psíquica". Esta definición alude muy probablemente a Sigmund Freud, quien acuñó este término en el siglo XIX. En un primer momento la palabra libido, que en origen es latina y significa `deseo´, se empleaba como tecnicismo en medicina y psicología, para pasar después a generalizarse en el lenguaje corriente.

A nivel lingüístico, existen algunos errores comunes en el empleo del término. Uno muy frecuente es el pronunciar o escribir la palabra como si fuera esdrújula -acentuada en la primera sílaba-, y no llana - acentuada en la segunda sílaba-. Por otro lado, aunque termina en `o', la palabra es femenina y como tal le preceden artículos femeninos: `la libido' y no es correcto decir `el libido'. Por último, la palabra libido es con `b', ya que `lívido' significa "amoratado o excesivamente pálido".

La dilatación de las pupilas revela tu orientación sexual

Existe la creencia popular de que la orientación sexual de una persona se puede detectar por la dilatación que experimentan sus pupilas cuando ven a un individuo atractivo. Por primera vez, investigadores de la Universidad de Cornell han tratado de averiguar si esta idea tiene alguna base científica. Usando lentes infrarrojas para medir los cambios pupilares que se producen en personas heterosexuales, homosexuales y bisexuales mientras visualizan vídeos eróticos, han demostrado que la orientación sexual se puede "adivinar" por el comportamiento de la pupila. Sus conclusiones se publican en la revista PLoS ONE.

Según los autores del estudio, la ventaja de esta tecnología es que se puede explorar la orientación sexual de una forma no invasiva. En los experimentos, los hombres heterosexuales mostraron una fuerte respuesta pupilar a los videos sexuales de mujeres, y apenas ninguna cuando los protagonistas eran hombres. Sin embargo, las mujeres heterosexuales mostraron respuestas pupilares ante ambos sexos, confirmando así que la sexualidad femenina es diferente a la masculina. En el caso de los hombres bisexuales sí se observó que las pupilas aumentaban de tamaño ante escenas protagonizadas tanto por hombres como por mujeres. Y las pupilas de los varones declarados homosexuales se dilataban mucho más que la de sus compañeros heterosexuales ante las imágenes eróticas de otras personas del mismo sexo.

Según los científicos, los resultados muestran que no existe una separación tan tajante como se suele pensar entre "hetero", "homo" y "bi". Cuando se trata de sexualidad humana, se debería hablar de "mayoritariamente heterosexual a mayoritariamente gay", afirma Ritch C. Savin-Williams, coautor del trabajo. Según su interpretación, "las diferentes sexualidades se inscribirían más bien dentro de un rango", concluyen los autores.

El sexo diario mejora la calidad del esperma

Mantener relaciones sexuales todos los días mejora la calidad del esperma e incrementa las posibilidades de embarazo, revela un estudio australiano. La investigación, realizada por el David Greening del centro de fertilización in vitro Sydney IVF, fue presentada durante la conferencia de la Sociedad Europea de Reproducción y Embriología Humanas que se celebra en Amsterdam (Holanda).

Según Greening, ocho de cada diez hombres con problemas de fertilidad que participaron en el estudio mostraron una reducción del 12% en el daño al ADN de su esperma tras una semana de actividad sexual. Además, los espermatozoides también se volvieron más activos transcurridos los siete días, experimentando un pequeño aumento en la motilidad. El investigador sostiene la teoría de que cuanto más tiempo pasa el esperma almacenado en los testículos, más probabilidades existen de que acumule daño en el ADN, atacado por radicales libres.

Como conclusión de su estudio, Greening recomienda que si las parejas están intentando concebir de forma natural, las relaciones sexuales cada uno o dos días podrían asegurar que los espermatozoides se mantienen lo más sanos posible. Eso sí, esta asiduidad sólo es recomendable inmediatamente antes y mientras la mujer está ovulando, ya que tener sexo diariamente durante más de dos semanas quizás podría reducir demasiado el volumen de esperma, añade el experto.

Orgasmo femenino: la clave está en el cerebro

"Has estado genial" será lo que ella te diga en la cama, pero ¿cómo estar seguros? El orgasmo femenino es aún un misterio para muchos mortales. ¿Cómo saber si ella llegó o no al climax? Quizá te interese seguir leyendo. No podemos olvidar que, entre las cosas que favorecen el orgasmo femenino están la relajación y un amante con sentido del humor y suficiente creatividad como para sorprenderla. ¿Cuáles son las claves del placer sexual de la mujer? En el momento del orgasmo, el cuerpo de la mujer proporciona algunas pistas al amante más experto pues en esos minutos se suceden una serie de contracciones en el útero y el esfínter. Sin embargo, no ha sido hasta hace unos pocos años que la neurociencia ha arrojado un poco de luz a los secretos del dormitorio.

¿Qué sucede en el cerebro de una mujer cuando está experimentando un orgasmo? La Universidad de Groningen, en los Países Bajos, ha realizado varios experimentos que han profundizado en las claves de este proceso. Gracias a la técnica de tomografía por emisión de positrones han analizado el flujo sanguíneo cerebral de un grupo de mujeres mientras alcanzaba el orgasmo, comprobando que se producía un descenso en el flujo sanguíneo del área orbitofrontal lateral del lado izquierdo del cerebro. Curiosamente, este patrón no se observó cuando se pedía a las participantes que fingiesen un orgasmo, lo que asociaría este momento con el comportamiento desinhibido al llegar al climax. Pero, ¿son iguales los orgasmos de ellos y ellas a nivel cerebral?

Un trabajo posterior realizado por el mismo grupo de investigadores encontró que, aunque hay un patrón similar en la respuesta del cerebro de hombres y mujeres, también parece haber diferencias. En la mujer se observó una alta activación de la ínsula, un área relacionada, entre otras cosas, con el procesamiento de sensaciones corporales y de la empatía, y que se ha asociado con la calidad de los orgasmos femeninos. En el hombre el área diferencial de mayor activación fue la sustancia gris periacueductal, una zona relacionada con el control de la actividad sexual y que, según los autores, podría explicar la liberación de dopamina tras el orgasmo masculino.

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain

¿Por qué al terminar ellas prefieren hablar y ellos dormir?

Porque el hombre y la mujer tienen ritmos distintos. Él puede alcanzar el orgasmo rápidamente y, acto seguido, pasa a la fase de resolución. Entonces siente una gran merma de su deseo sexual, pierde la erección y la sangre abandona el pene y la zona pélvica. El miembro masculino adquiere una sensibilidad tan extrema que cualquier contacto puede resultar molesto. El hombre entra en el periodo refractario, en el cual es técnicamente imposible volver a empezar.

En la mujer, la excitación no desaparece tras el orgasmo, y su retorno a la normalidad es más lento y gradual. Durante la relación sexual, los genitales femeninos aumentan de dimensión y adquieren una coloración especial. Después del orgasmo, se quedan un tiempo en ese estado

Estornudos sexuales

Hace unos meses, un británico acudió al hospital aquejado de un raro síntoma: sufría una serie incontrolable de estornudos cada vez que pensaba en el sexo. Su reacción podría ser más frecuente de lo que imaginamos, según revela un estudio médico publicado hoy en la revista Journal of the Royal Society of Medicine.

Según el otorrino Mahmood Bhutta, coautor del artículo, ?el reflejo del estornudo es una reliquia evolutiva en las conexiones de una región de nuestro sistema nervioso llamada sistema nervioso autónomo?. Según Bhutta, puesto que este área nerviosa controla respuestas fisiológicas que escapan a nuestro control, como el latido del corazón o la dilatación de la pupila, es posible que un cruce de señales haga que el sexo y los estornudos estén ligados en ciertas personas.

Para buscar más casos como el de su paciente, Bhutta investigó en Internet. Y descubrió testimonios de al menos 17 hombres y mujeres que habían confesado sufrir estornudos inmediatamente después de tener pensamientos sexuales, o incluso después de un orgasmo.

El investigador sospecha que la conexión entre el reflejo del estornudo y la excitación sexual podría ser un fallo genético heredado, más frecuente en miembros de una misma familia, si bien al tratarse de un tema tabú el extraño fenómeno habría pasado inadvertido.

¿Qué es el síndrome post orgásmico?

Científicos holandeses han descubierto un síndrome que hace enfermar a los hombres con una dolencia similar a una gripe tras tener un orgasmo y que podría estar causado por una alergia al propio semen.

Según desvela en la revista Journal of Sexual Medicine el investigador Marcel Waldinger, de la Universidad de Utrecht, el síndrome se conoce como POIS o síndrome post orgásmico, y está documentado desde 2002, cuando se descubrió que algunos hombres, a los pocos minutos de eyacular, comenzaban a tener los síntomas propios de una gripe: fiebre alta, malestar general, picor de ojos y de nariz...

Para sus estudios, Waldinger y sus colegas analizaron a 45 hombres holandeses a los que se les diagnosticó la enfermedad. Treinta y tres de ellos acordaron someterse a una prueba de alergia en la piel usando una forma diluida de su propio semen. De ellos, un 88 por ciento tuvo una reacción de la piel positiva que indicó una respuesta autoinmune o reacción alérgica.

En un segundo estudio, el equipo de Waldinger decidió intentar tratar a dos de los voluntarios con una terapia de hiposensibilización, usada para tratar alergias, que expone al cuerpo repetidamente a cantidades pequeñas del alérgeno que se incrementan gradualmente a lo largo de varios años. Los resultados mostraron que después de uno y tres años respectivamente, los pacientes mostraban una reducción significativa de sus síntomas.

Fuente: Muy Interesante

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers