Anti-cornamentas

el . Publicado en Estudios y manuales

0
0
0
s2smodern

LA INFIDELIDAD NO ES EL FIN DEL MUNDO. Las once cosas que tienes que hacer para superar que tu pareja te engañe.

Las infidelidades, que de tanto han servido a la historia de la literatura y del cine, son una de las principales causas de disputa, desasosiego, angustia, inseguridad o, incluso, divorcio, aunque según las encuestas más recientes en España sólo un 23% por cierto de la población declara haber sido infiel alguna vez.

Claro que son datos de difícil mesura, ya que es fácil y frecuente mentir en una encuesta de ese tipo. En cualquier caso, nadie duda de que la infidelidad puede suponer un problema para una pareja que se sabe monógama (las relaciones liberales, que ven en la infidelidad un concepto retrógrado, quedan al margen). Según el psicólogo Stephen J. Betchen, las relaciones extramaritales pueden suponer un trauma grave. Especialista en matrimonios y terapia familiar, Betchen considera que los efectos de una infidelidad son muy duraderos o incluso imborrables, y que las consecuencias –dolor, humillación, desconfianza– son devastadoras. Además, opina que los affairesson mucho más difíciles de frenar de lo que comúnmente se piensa.

Nos gusta creer que una cana al aire es algo inofensivo, controlable y que se puede quedar en un hecho puntual, pero según el psicólogo las consecuencias acaban magnificándose y a menudo se pierde el control de la situación. Por todo ello, el psicólogo ofrece once pasos que ayudarán a reconstruir a una pareja abatida por culpa de una infidelidad.

1. Descubrir la causa del affaire

A excepción de conductas patológicas o adicciones sexuales, las relaciones extramaritales suelen ser síntoma de un problema de pareja. Es, por lo tanto, esencial descubrir cuál es esa traba y tratar de resolverla, pues es el origen de lo ocurrido y puede garantizar la salud de la relación.

2. Considerar el historial

Las infidelidades son muy frecuentes en las familias. Si uno de tus progenitores tuvo alguna aventura, puede que inconscientemente estés repitiendo un modelo que ya has visto. Sé explícito a la hora de expresar tus deseos y necesidades para estar satisfecho en tu relación y poder romper con esa transmisión generacional.

3. El infiel debe asumir la responsabilidad

Si no hay remordimiento por parte del infractor las posibilidades de recuperación de la pareja son prácticamente nulas. Algo sucede si éste se niega a pedir disculpas. Cuando uno ha cometido un error, lo mejor que puede hacer es reconocerlo y pedir perdón.

4. El cónyuge ofendido debe aceptar que algo no iba bien

Si bien el que ha cometido el error es el otro, la "víctima" debe reconocer que, efectivamente, la relación no iba por buen camino, y que de eso son responsables ambos. Si uno no asume esa responsabilidad, suele aumentar la ira y la justificación en la mente del infiel.

5. Ambos deben tener la ocasión de desahogarse

A menudo se intenta resolver el dilema en una discusión, pero no es tan sencillo. El cónyuge ofendido debe tener el tiempo y el espacio para desahogarse y expresar todos sus sentimientos.

6. La empatía es fundamental

Normalmente es un problema de la relación lo que ha conducido a la infidelidad, por lo que es de gran ayuda reconocer abiertamente los sentimientos de cada uno y el dolor sentido, intentando ponerse en el lugar del otro y entender su situación.

7. Huir de las represalias

Pagar una infidelidad con otra infidelidad restaurará tu orgullo de manera momentánea y superficial, pero a la larga no te ayudará en absoluto y, además, alejará todavía más a los dos miembros de la pareja.

8. Recordar los buenos momentos vividos

No olvides las experiencias positivas que has compartido con tu pareja: te animarán a intentar salvar la relación, y son también una parte muy importante de la misma.

9. El contacto con el amante debe terminar

Evidentemente, la aventura debe concluir. No se puede empezar a reconstruir una relación si uno de los cónyuges sigue enredado con otra persona. El que ha sido infiel debe tener claro que esa actitud es un error, y rectificarla tajantemente.

10. El amante no tiene nada que decir

El problema es de la pareja y sólo los dos miembros de ésta deben opinar con el fin de salvar la relación. Inmiscuir a la tercera persona le otorga una importancia que no tiene y no ayuda en absoluto a salvar el matrimonio.

11. Mantener una comunicación fluida y sincera

Las infidelidades están en boca de todos, en el cine, en la música, en los libros: es difícil escapar del pasado y no tener permanentes recordatorios de lo ocurrido, lo que motiva el trauma. Es importante, pues, ser pacientes y comprensivos, y escuchar lo que la pareja tenga que decir en cualquier momento. Obviar las alusiones es un error, resulta más adecuado hablarlo todo. Se necesita mucha paciencia, pero los resultados serán más sólidos.

Fuente: El Confidencial

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers