Los riesgos del sexo oral

Escrito por Maldito Insolente el . Publicado en Estudios y manuales

0
0
0
s2sdefault

No todo es placer: guía práctica de los riesgos del sexo oral

ES MÁS PROBABLE QUE SE CONTAGIE LA MUJER.

A día de hoy, prácticamente todos los jóvenes gozan de la educación sexual suficiente para utilizar profilácticos en sus relaciones con el objetivo de evitar tanto embarazos no deseados como enfermedades de transmisión sexual (ETS), por más que algunos datos recientes generen una lógica preocupación. En lo que, sin embargo, aún falta mucho por hacer, es en lo referente al sexo oral. El discurso sobre la peligrosidad del mismo es generalmente el mismo: sí, hay riesgo, pero este es tan bajo que raramente conduce a los jóvenes –y a los no tan jóvenes– a protegerse.

Como puso de manifiesto la Encuesta Nacional de Familia realizada en 2012, un porcentaje mayor de jóvenes (un 5% más en los chicos, un 1% más en las chicas) han realizado sexo oral que los que han llevado a cabo coito con penetración, y sin embargo, apenas se suele utilizar protección en dichos casos. De vez en cuando, una nueva historia o un estudio vuelven a recordar que, aunque bajo, el riesgo en el sexo oral existe. Es el caso del cáncer de garganta sufrido por Michael Douglas que, acertadamente, señaló que “había sido causado por el VPH, que se contagia mediante el cunnilingus”.

Durante muchos años, el sexo oral fue un tabú. Hoy en día, es practicado por el 90% de la población mayor de 25 años con una vida sexual activa, lo que supone un importante factor de riesgo si no conocemos sus consecuencias y no intentamos ponerle remedio. En muchos casos, la infección se produce cuando, como señala la Avert "el receptor activo recibe un fluido sexual (semen o fluido vaginal) o sangre (de la menstruación o de una herida en la región genital o anal) en una herida, úlcera o área de inflamación en su boca o garganta”.

Como señalaba Christopher Hurt, profesor de la División de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Carolina del Norte en un artículo publicado en Salon, las mujeres tienes más probabilidades que los hombres de sufrir una infección, puesto que “allí donde termine la eyaculación se encontrará tambiénla mayor carga de material infeccioso”. A continuación detallamos alguna de las enfermedades que pueden ser transmitidas a través del cunnilingus o la fellatio.

Virus del papiloma humano

Aún falta mucho por investigar sobre el auténtico riesgo que tienen este tipo de relaciones sexuales en la transmisión del papiloma humano, que puede provocar tumores de tipo orofaringe. Aunque la etiología de este tipo de cáncer suele ser producida por la mezcla del alcohol y el tabaco, el tratamiento en el caso de transmisión oral es diferente. Según una investigación publicada en el Sexually Transmitted Infections, el riesgo es “bajo” y puede encontrarse en aproximadamente cinco de cada 100.000 casos.

Esta posibilidad de contagio fue identificada por primera vez a finales de los años ochenta, pero no fue hasta comienzos de la pasada década que los científicos averiguaron a través de exámenes de ADN que el HPV 16 se encontraba detrás de muchos de los cánceres cuyo origen era desconocido. Un estudio publicado en el año 2007 en The New England Journal of Medicineseñaló que se presentaba un riesgo más elevado de sufrir este cáncer entre aquellas personas que habían practicado sexo oral con 6 parejas diferentes.

SIDA

Aunque el síndrome de inmunodeficiencia adquirida ya no cause tanta alarma social como en los años ochenta y en los noventa, no se deben obviar sus peligrosas consecuencias. Según un estudio publicado por la Universidad de San Francisco, el porcentaje de contagio se encuentra en cuatro de cada 10.000 felaciones

Herpes

Se trata de la enfermedad que suele ser transmitida de forma oral con mayor frecuencia. Hay dos tipos de virus: el HSV1, que provoca la aparición de úlceras alrededor de la boca, y el HSV2, que aparece en las zonas genitales. Es probable que ambos se transmitan mutuamente, a lo que hay que sumar una dificultad añadida: el contagio puede producirse incluso antes de que aparezcan los síntomas en el enfermo. Según un estudio realizado por la Universidad de Pittsburgh, las mujeres que practicaron únicamente sexo oral tenían 3,2 posibilidades más de contraer la enfermedad frente a las que se limitaban al coito.

Gonorrea

El tratamiento de esta enfermedad puede llevar de tres a cuatro meses, aunque las alarmas han saltado después de que en los últimos años se haya puesto de manifiesto que los antibióticos que atajaban el problema se han mostrado cada vez menos eficaces. La gonorrea oral puede causar dolor de garganta, dificultad al tragar y, en caso de que no se trate correctamente, enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) o infertilidad. Los casos de gonorrea suponen entre un 5 y un 10% del total de las enfermedades de transmisión sexual.

Clamidia

En un escalón inferior se encuentra esta enfermedad. Sus síntomas son similares a los de un resfriado y su tratamiento se realiza también con antibióticos. Se trata de un parásito genital que a comienzos de la pasada década llegó a ser casi epidémico. Como puso de manifiesto una investigación realizada por la Universidad de Londres en 2011, el 4% de los trabajadores sexuales de la capital inglesa habían sido contagiados. Durante ese mismo año, los médicos australianos alertaron de una epidemia de clamidia, después de que el porcentaje de pacientes creciese en un 25% en apenas un año, hasta alcanzar más de 10.000 casos (en muchos casos, hombres homosexuales) en el país autral.

Sífilis

Aunque parezca una enfermedad decimonónica, la sífilis aún goza de cierta prevalencia en las sociedades occidentales. Según un estudio realizado en Chicago, el 13,7% de los casos de sífilis está causado por el sexo oral. Se trata de una enfermedad extremadamente contagiosa por vía oral, y sus síntomas incluyen dolor de garganta, fiebre, lesiones en la piel, fiebre, dolor de cabeza, caída del pelo, pérdida de peso y fatiga. Si no es tratada, puede llegar a dañar órganos internos, incluido el cerebro, y causar ceguera, parálisis e incluso la muerte.

Otros

Además de lo señalado, la práctica del sexo oral puede producir infecciones gastrointestinales o la transmisión de otra clase de parásitos. La hepatitis A y la hepatitis B pueden ser contagiadas en caso de contacto oral con el ano del enfermo. 

Fuente: El Confidencial

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers