Los 10 problemas sexuales más comunes y su solución

Escrito por La Choni el . Publicado en Estudios y manuales

0
0
0
s2smodern

¿Él o tú tenéis algún problema que os impida disfrutar del sexo? Bloqueos, traumas, falta de confianza, complejos, patologías sexuales o psicológicas… Si te pasa algo de esto, no te conformes, seguro que podéis superarlo.

Si tu vida sexual no es todo lo satisfactoria que te gustaría, tal vez te esté ocurriendo alguno de los problemas sexuales que vamos a contarte. La solución pasa, en primer lugar, por identificar el problema. Después, por tener la suficiente confianza como para tratarlo con tu pareja, acudir a un especialista si fuera necesario, y juntos ponerle solución. Un simple complejo puede impedir a muchas mujeres relajarse durante las relaciones sexuales. Otras veces el problema es más complejo, sobre todo cuando existe alguna patología médica. Pero siempre existe una solución. ¿Te ocurre algo de esto?

Problema 1: me acompleja mi cuerpo

Aunque estamos sometidas a más presiones estéticas, las inseguridades sobre el aspecto físico también afectan a los hombres. Si a él o a ti no os gusta vuestro cuerpo seguramente os pondréis muchos límites en el sexo. Hacer el amor con luz puede ser un verdadero handicap para muchas mujeres, sobre todo cuando son jóvenes y tienen poca experiencia. Ten por seguro que a él le gustará mucho más sentir que disfrutas y eres natural, que tener a una persona bloqueada en la cama. No hay nada más sexy que la seguridad en uno mismo.

Solución. Trabaja tu autoestima haciendo deporte para mejorar tu cuerpo. La danza del vientre es una actividad ideal para aquellas mujeres que necesitan sentirse sexys y descubrir las posibilidades de seducción de su cuerpo. En la cama, atrévete con una luz tenue y deja de pensar en las estrías o la celulitis, él no se dará ni cuenta si se lo está pasando bien.

Problema 2: eyaculación precoz

Éste es un problema muy frecuente en los hombres jóvenes y con poca experiencia, aunque también puede pasarle si es la primera vez contigo y está muy nervioso. Los complejos e inseguridades, además del estrés, también juegan en su contra y acentúan este problema. En la eyaculación precoz existen varios grados, desde el problema pasajero hasta la patología sexual, por lo que nunca está de más consultar al especialista. Ante todo, intenta tranquilizarle respecto a tus sentimientos, lo que menos os beneficia es que él sienta cada relación sexual como una prueba.

Solución. Podéis hacer varias cosas. La primera, dejar para más adelante las relaciones con penetración y jugar a excitaros hasta que él esté a punto de eyacular; entonces parad. Una vez que él tenga controlado este impulso, haced lo mismo con la penetración. Anímale a ir al urólogo, este especialista le dará muchas más pautas para aprender a controlar el reflejo eyaculatorio.

Problema 3: sufro vaginismo

Esta patología se caracteriza por la contracción involuntaria de los músculos del suelo pélvico, lo que puede dificultar o impedir totalmente la penetración. El dolor que provoca esta situación puede acrecentar el rechazo hacia las relaciones sexuales. Aunque puede tener causas fisiológicas, el origen del vaginismo suele ser psicológico: tabúes respecto al sexo, creencias religiosas, miedo al embarazo, experiencias anteriores traumáticas, miedo al dolor…

Solución. Si la confianza y el cariño de la pareja no son suficientes, es necesario acudir a un especialista: un ginecólogo que descarte las causas físicas y un psicólogo con el que superar las barreras psicológicas. El 95% de las mujeres que sufren esta patología pueden superarla con la ayuda de un terapeuta.

Problema 4: falta de erección

Éste es un problema muy frustrante no sólo para él sino para ella, ya que él puede rechazar cualquier tipo de contacto sexual. Aunque pueden realizarse otras prácticas sexuales que satisfagan a la mujer, ésta es una situación difícil para una pareja, que puede ver muy deteriorada su relación si él no accede a consultar a un especialista, algo que a los hombres aún sigue costándoles. Los problemas cardiovasculares suelen ser el origen de este problema, pero el consumo de alcohol y drogas de forma continuada también puede producirlo.

Solución. Aunque la Viagra hace maravillas en los problemas de erección y ha resucitado la vida sexual de millones de parejas, hay que acudir a un especialista para determinar la causa del problema.

Problema 5: falta de lubricación

Éste es un problema que sufren muchas mujeres, tanto en el inicio de sus relaciones sexuales como en su madurez debido a los problemas hormonales causados por la menopausia. Ciertos medicamentos y enfermedades también pueden reducir la lubricación natural de la vagina, lo que convierte en dolorosas las relaciones sexuales. Los nervios, el estrés, la falta de experiencia o la falta de libido también están entre las causas de este problema.

Solución. Aunque la solución es tan fácil como usar un lubricante vaginal específico (los encontrarás hasta en supermercados), primero debes acudir a tu ginecólogo para conocer la causa del problema.

Problema 6: falta de libido

Puede aparecer en alguno de los miembros de la pareja por muchos motivos: estrés, cansancio, enfermedad, depresión, rutina, problemas hormonales, uso prolongado de la píldora y hasta desamor. Antes de intentar cualquier solución hay que identificar claramente el problema, ya que si se trata, por ejemplo, de que uno de los dos ya no se siente atraído por el otro, de poco servirán las innovaciones o los planes románticos.

Solución. Si no tienes clara la causa, habla con tu pareja para ver si pasáis demasiado tiempo trabajando, si se trata de estrés o de un problema entre vosotros. Después, lo mejor es acudir a tu médico de cabecera o a tu ginecólogo para que te ayuden a identificar las posibles causas físicas o psicológicas. Si crees que el culpable es el estrés, procura reducir tu jornada laboral y realiza alguna actividad que te ayude a canalizarlo (apuntarte a un gimnasio, salir al campo, darte un masaje).

Problema 7: rutina y aburrimiento

Aunque os queráis, disfrutéis en la cama y no tengáis ningún problema sexual, puede que tanto tiempo juntos haya convertido en aburridas vuestras relaciones sexuales. Ya habéis probado todas las posturas, lo habéis hecho en todos los lugares prohibidos y hasta os cansan los fines de semana románticos. No te agobies, esto le pasa a la mayoría de las parejas estables y puede mejorarse.

Solución. ¿Habéis probado ya los juguetes eróticos? Pueden ser la respuesta a todos vuestros problemas. Hay tantos, con tantos usos y posibilidades, que podréis estar unos cuantos años más entretenidos. Otra táctica muy diferente para tratar de resucitar la chispa es pasar más tiempo separados. Es decir, tratar de hacer cosas con amigos, actividades de ocio, etc. para poder echaros de menos.

Problema 8: cota de placer

Vuestras relaciones sexuales son súper satisfactorias, habéis practicado todas las posturas imaginables, tenéis un montón de juguetes sexuales y vuestra frecuencia de relaciones es muy elevada. Pero habéis llegado a un límite de placer que ya no conseguís superar. ¡Y queréis más!

Solución. Es hora de empezar a practicar el sexo tántrico, una serie de técnicas orientales que transformarán por completo vuestra concepción del sexo y os ayudarán a alcanzar cotas de placer inimaginables. Advertencia: recomendado sólo para amantes expertos y estables. Podéis empezar con un libro: “Sexo tántrico para parejas”, de Guillermo Ferrara (Ed. Martínez Roca).

Problema 9: fobias sexuales

Algunos las llamarían simplemente prejuicios, pero cuando el rechazo a ciertas prácticas o situaciones relacionadas con el sexo es difícil de superar, existe una patología o problema psicológico. Hablamos del rechazo a actos como el sexo oral, de la incapacidad de desvestirse delante de la pareja, de tener aversión hacia el semen o los genitales, etc. Este tipo de fobias producen un estrés anticipatorio que hace muy difícil la relación sexual.

Solución. Si se trata solamente de prejuicios o tabúes, la comunicación y la confianza con la pareja son suficientes para superarlos. Cuando se trata de un rechazo frontal e insuperable hacia ciertos temas relacionados con el sexo, es necesaria la consulta al especialista.

Problema 10: él no es tierno en la cama

El sexo directo y sin preliminares puede ser muy excitante y divertido, pero si se convierte en habitual, puede resultar muy insatisfactorio a la larga. Si tu pareja no es lo suficientemente cariñosa contigo durante el sexo, puede hacerte sentir insegura y poco querida, lo que hará que disfrutes menos de las relaciones sexuales.

Solución. Háblalo con él y hazle entender que necesitas algo más que sexo en vuestras relaciones sexuales para disfrutar. Los masajes o los juguetes sexuales pueden ayudaros a conoceros mejor, a tocaros más y a dedicarle más tiempo a cada relación.

Fuente: Mujer

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers