El bautismo de los ateos

el . Publicado en Infieles

0
0
0
s2smodern

¿Debo bautizar a mi hija?

Soy ateo. Completamente ateo. Ateo practicante diría yo (basta con leer este blog para saber hasta qué punto ;-)). Y sin embargo, me invade la duda.

Mi mujer es católica "por defecto". Es decir, le instalaron la religión católica de pequeña y nunca ha sentido la necesidad de borrar dicho programa de su disco duro. Tampoco lo utiliza ni lo actualiza. Nos hemos casado por la iglesia ya que sino, mi abuela – y algunos familiares más – se negaban a acudir a nuestra boda. Hemos bautizado a nuestro primer hijo por tradición (no son excusas, los 2 son motivos muy habituales por lo menos en España).

Desde aquella boda y bautizo, han pasado 5 y 4 años respectivamente. Años durante los cuales he pasado de ser agnóstico muy dubitativo a ateo horrorizado por lo que ha conllevado y sigue conllevando la religión. Ahora, le debería de tocar el turno a mi hija de 6 meses.

Evidentemente, no quiero bautizarla por los motivos siguientes:

  • No creo en estas chorradas.
  • La iglesia se vale de su gran número de fieles (= bautizados) para reclamar presencia y dinero en la escena política española.
  • No considero que tenga derecho de tomar una decisión (precipitada ya que no se trata de salvarla ni de protegerla ni…) en nombre de mi hija.
  • Pienso que bautizar a su hij@ conlleva un apoyo por lo menos implícito a la iglesia católica.

Mi familia (entera) me contesta que:

  • Qué más me da, no le van a hacer daño.
  • Ella podrá renunciar más tarde, como yo he renunciado mientras que le será difícil bautizarse con 20 años.
  • Ya que me casé por la iglesia y bauticé a mi hijo mayor, ¿por qué no hacerlo con mi hija? ¡¡Incluso hablan de discriminación hacía ella!! (les contesto que un primer error no se repara cometiendo un segundo pero no hay manera).

Entonces me pregunté, pregunté alrededor mío y en alguna lista de confianza lo siguiente:

¿Debo bautizar a mi hija? No pretendía que se debatiera nada sobre la religión católica sino que buscaba argumentos para resolver este dilema. Me daba absolutamente igual hacía qué lado ya que sólo aspiraba a coger la decisión más correcta (menos incorrecta), insisto, aunque no fuese la que más me gustaba.

En caso de que alguien pensase que sí, añadía una tarea suplementaria ;-) ¿Debo de participar (= hacer el paripé) – activamente o pasivamente – a dicho bautizo?

A través de las respuestas, me ha parecido ver 2 corrientes:

  1. Los "argumentos prácticos", de los que, aunque no creen en ningún dios, piensan que por una parte no se hace daño a nadie (en efecto, no estamos hablando de una circuncisión u otras mutilaciones religiosas) y que por otra parte, contento a mi familia. Afirman entonces que el balance es positivo.
  2. Los "argumentos teóricos", que defienden los principios por encima de sus consecuencias prácticas.

Y eso me hace ver que en efecto, la decisión es exclusivamente mía. Todo depende de si soy/quiero ser "práctico" o "teórico".

El debate me parece extremamente interesante: "¿En que medida una persona ha de renunciar a sus convicciones/principios por motivos prácticos?"

La primera repuesta que se me ocurre es que si renuncias a ellos será porque no son principios (más bien, no merecen serlo). Pero si se nos presenta el clásico caso de un niño a punto de morir y al que los padres testigos de jehová niegan una transfusión sanguina, la cosa ya no esta tan clara.

Por supuesto, los 2 ejemplos son extremos lo cual hace que sean de fácil resolución:

  1. En el primero, se parte de una convicción cierta (los dioses no existen) y el resultado de su aplicación no reviste la menor gravedad (no bautizarla no le hace daño alguno).
  2. Mientras que en el segundo, es exactamente lo contrario: Se parte de una convicción absurda (testigo de jehová) cuya aplicación tiene consecuencias dramáticas (sin transfusión el niño muere).

Por este sencillo motivo, NO voy a bautizar a mi hija:

porque tendré (¿muy?) pocas ocasiones como esta de poder ser fiel a mis principios sin que las consecuencias de dicha fidelidad revista la menor gravedad como es el caso (*).

Incluso puede que, como me comentaron algunos, vaya a organizar una fiesta con una buena comida para "presentar en sociedad a mi hija" (¿= bautismo civil?).

(*) Lo más grave que le puede ocurrir a mi hija con esta decisión, es que tenga que bautizarse de mayor en caso de que se quiera casar por la iglesia.

En cuanto a mí, probablemente tenga un pequeño enfrentamiento con mi mujer pero mi convicción de ateo es muchísimo más fuerte que la suya de "católica por defecto" con lo cual estimo que el precio que yo tendría que pagar en caso de que se bautizase es mucha fuerte que el coste soportado por ella en el caso contrario.

Editado (02-12-05): IglesiaCatóloca S.A. ha anunciado oficialmente hace unos días que desaparece el limbo, aquel sitio a medio camino entre el paraiso y el purgatorio al que según ellos iban los niños sin bautizar. Ahora, parece que dios, en su infinita misericordia (sic) – ¿se puede saber qué pecado les perdona? – los manda directamente al paraiso.

Lo dice Greg en Catoli-Cinismo

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers