El mundo está loco

La estafa de los libros de texto

el . Publicado en El mundo está loco

0
0
0
s2smodern

El maloliente negocio de los libros de texto.

España es uno de los pocos países desarrollados en los que la escolarización obligatoria supone un esfuerzo económico muy considerable para las familias, pese a que el artículo 27 de la Constitución consagra el derecho a estudiar y el apartado 4 del mismo artículo establece que “la enseñanza básica es obligatoria  y gratuita”. Pese a tan grandilocuente declaración casi un tercio de las familias españolas se ve incapaz de asumir el gasto que supone la vuelta al colegio.

El mandato constitucional se convierte en papel mojado – otro más – ante la realidad de un negocio que mueve más de mil doscientos millones de euros al año: Los libros de texto. Un negocio que tiene detrás a poderosas instituciones  capaces de dictar leyes o acomodar a su interés las existentes, para lo que han contado siempre con la colaboración de todos y cada uno de los distintos gobiernos de la nación.

¿Quién controla este negocio?

El primer grupo empresarial en volumen de negocio lo constituye la Iglesia Católica, que no satisfecha con los casi cinco mil millones de asignación directa del estado, ha tejido una maraña de empresas omnipresentes en el ámbito educativo. La Iglesia es propietaria –total o parcial- de las siguientes editoriales:

Grupo SM: Fundada por religiosos marianistas. En la actualidad opera en 9 países. El acrónimo SM significa "Santa María".

Grupo Edebé: Fundada por la Congregación Salesiana. Hace negocio en todo el mundo con editoriales propias en Argentina, Chile y México. En el País Vasco tiene el sello Giltza, en Galicia Rodeira, en la Comunidad Valencia Marjal y en Andalucía Guadiel.

Editorial Edelvives: El Grupo Editorial Luis Vives pertenece al Instituto de los Hermanos Maristas y mediante su editorial intentan fomentar lo que ellos denominan "humanismo cristiano".

Editorial Bruño: Fundada por el Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas La Salle. Como buenos empresarios, y para ampliar su patrimonio, en 2001 los Hermanos de La Salle llegaron a un acuerdo de venta con el grupo francés Hachette Livre, del que también forma parte el grupo editorial español Salvat. De hecho, existe una línea denominada "Publicaciones Generales Bruño-Salvat" que cuenta con un catálogo especializado en publicaciones infantiles y juveniles, con personajes como Kika Superbruja, Astérix, Titeuf...

Hay que resaltar que la Iglesia católica impone los libros de texto de sus editoriales en los más de 2.600 centros educativos públicos que gestiona directamente, lo que redondea el negocio y el adoctrinamiento que practica.

Los otros dos grupos empresariales que controlan el resto del negocio editorial de libros de texto son:

Hachette Livre. Precisamente, otro importante beneficiario es el grupo Hachette que, aparte de la editorial católica Bruño, también se hizo en 2004 con el importante Grupo Anaya donde se incluyen marcas como Algaida, Vox, Cátedra, Pirámide o Alianza.

Este grupo es propiedad del conglomerado francés Lagardère que, además de dedicarse a la publicación, tiene una línea de negocio armamentística a través de la sociedad EADS, creadora, entre otros proyectos, del Airbus.

Grupo PRISA. Es el gigante de la comunicación española, propietario de El País, la Cadena Ser, etcétera. Su sección de negocio editorial lo comprende la Editorial Santillana, de la que recientemente ha vendido un 25% del capital al fondo de inversión estadounidense Liberty.

El nuevo consejo de administración de PRISA está integrado por personajes como Ernesto Zedillo, expresidente de México bajo cuyo mandato se produjo el levantamiento campesino del EZLN, Nicolas Berggruen, con un patrimonio personal de más de 2.000 millones de dólares o, como no, Juan Luis Cebrián, hijo de Vicente Cebrián, importante cargo de la prensa franquista y director del diario Arriba de la Falange.

¿Son necesarios hoy en día los libros de texto?

En la era de la información el libro de texto tal y como se conoce es un búnker al margen de la realidad. Se obliga a los escolares a un conocimiento unidireccional, normalmente de calidad pésima, sin proporcionarles herramientas de acceso al conocimiento global. El conocimiento que se adquiere es de naturaleza memorística, sin que el alumno pueda participar activamente de los saberes que se le inculcan, limitándose a abrir el libro por la página que señala el maestro y aprenderse la lección, la más de las veces incompleta y sesgada.

Conociendo a los que se encargan de elaborar las materias que han de estudiar nuestros escolares no es de extrañar que la educación así concebida esté manipulada en demasiadas ocasiones. El discurso dominante se repite machaconamente desde la escuela y así nos encontramos con textos que recitan los mantras habituales del neoliberalismo y que ocultan gran parte de la realidad social y ecológica del planeta, como demuestra el estudio comparativo sobre contenidos de libros de texto realizado por Ecologistas en Acción

En el extremo más descarado podemos encontrar libros enteramente dedicados a inculcar los valores del capitalismo salvaje entre los niños, como es el caso de “Mi primer libro de Economía, Ahorro e Inversión”, incluido por la Junta de Castilla la Mancha para el curso 2013/14 como texto que sustituye a la defenestrada Educación para la Ciudadanía, un material que parte de la defensa a ultranza de la iniciativa económica privada en la generación de riqueza y el fomento del espíritu emprendedor, piedra angular del pensamiento económico del PP y que ha sido elaborado por una directora de la entidad financiera “Inversis Banco”.

Este modelo educativo es sumamente beneficioso para las clases dominantes, que pueden repetir sus dogmas sin prácticamente oposición. Una educación basada en la búsqueda de información y el procesado de la misma por parte del alumnado no les interesa en absoluto ya que abre la puerta a realidades alternativas. Es tal la oposición del cártel editorial a cualquier innovación tecnológica en la escuela, que han llegado a acusar a alguna administración pública de piratería por tratar de introducir el libro electrónico en las aulas.

Frente a esta situación de auténtica tiranía del libro de texto – económica e ideológica -  se alzan cada vez más voces críticas entre el profesorado, con iniciativas tan interesantes como El día sin libro de texto , la Asociación Otra escuela es posible , aulas virtuales como la de la Plataforma Educativa Aragonesa y muchas más.

Fuente: Pobrecito Hablador a través de Voces de Pradillo

Acaba con la cuesta de septiembre: así puedes encontrar libros de texto baratos

  • El trueque o la donación, son algunas de las opciones que te pueden ayudar a que tu bolsillo no se resienta
  • Internet puede ser una gran aliada para ayudarte a encontrar manuales más baratos

Está a punto de comenzar el nuevo curso escolar y seguro que estás haciendo malabares con las cuentas para conseguir tachar de la lista todo lo que tu hijo necesita. Según la OCU el coste medio por niño este curso será de 1.874 euros. La cantidad es la media entre los cálculos que ha hecho la organización del coste en educación pública (1.268 euros), la concertada (2.386 euros) y la privada (5.232 euros). De esa cantidad, una media de 209 euros se utiliza para solventar los gastos en libros de texto. Además, según un estudio realizado por la Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) si tu comunidad es Madrid, Cataluña y Valencia, tienes que estar preparado para hacer un desembolso mayor porque son las más caras, mientras que en el otro extremo se encuentran Canarias, Galicia y La Rioja.

La buena noticia es que según las asociaciones de consumidores, tras el encarecimiento vivido en 2012 con la subida del IVA, los gastos en la vuelta al cole para el curso 2013 prácticamente se han congelado. De todas formas, sigue siendo un importante esfuerzo para las familias, así que tal y como recomienda la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) antes de lanzarte a comprar, párate un momento y recopila todo el material escolar que ya tienes por casa porque seguro que cuentas con varios artículos que pueden ser reciclados. "Las 4R (Reducir, Reciclar, Reutilizar y Reparar) ayudarán a evitar gastos innecesarios", aseguran desde la organización.

Intercambio de libros

Las editoriales están obligadas a manterner como mínimo cuatro años los manuales sin modificarlos por lo que es posible que puedas encontrar libros de segunda mano que puedan servir a tu hijo.

Para ello, te conviene enterarte de si tu centro hace intercambios de material escolar, ya que son numerosas las asociaciones de padres y madres que promueven desde hace unos años programas específicos enfocados en esta actividad dentro de los centros. 

En el caso de que la institución no lleve a cabo este tipo de prácticas, hay numerosas asociaciones y colectivos sociales que te pueden ayudar.Entre ellas destaca el Programa de Intercambio de Libros de Texto de Gijón (pdf) que este año ha alcanzado su XV edición y que el pasado 19 de agosto comenzó con la entrega de 8.580 ejemplares de manera gratuita. (Más información sobre el programa)

Internet como aliada

Si tu centro o tu ciudad no cuentan con actividades de intercambio siempre puedes recurrir a la Red para encontrar gente que esté en tu situación. Hay varias páginas que ponen en contacto a personas dispuestas intercambiar o donar sus manuales. Una de ellas esbookint.eu, nacida en 2010 está orientada a familias, asociaciones de padres y centros escolares. No hay envíos por correo porque cada centro gestiona sus intercambios de manera autónoma y local.

Otra página especializada en el intercambio de libros es changebook, que funciona a través de un progama de puntos. El problema que plantea esta opción es que tienes que estar ya registrado ya que de lo contrario no podrás operar en ella. 

También, sin necesidad de recurrir al intercambio, puedes probar suerte en Nolotiro, una web donde se regalan los artículos que ya no se utilizan y entre ellos se encuentran varios libros de texto.

En la comunidad de acabaconlacrisis.es también puedes escontrar personas que regalan cambian unos libros por otros. Simplemente tienes que entrar en la web y dejar un mensaje para probar suerte en tu provincia. "En esta época hay un número muy alto de personas que ofrecen y necesitan libros de texto", asegura Ansel Cambra, creador de la red.

Asimismo, en las páginas de anuncios de segunda mano como milanuncios o eBay también se compran y venden libros de estudio a precios económicos, ahora bien, corres el riesgo de que éstos no estén en las mejores condiciones.

En le caso de que ninguna de estas opciones te ofrezca los manuales que andas buscando, desde la OCU aseguran que los hipermercados son la elección más barata para hacerse con los textos, sin embargo advierten de que las librerías de barrio identifican mejor los libros y gestionan mejor posibles errores y problemas.

Importante esfuerzo para las familias

De lo que no hay duda, es que hagas lo que hagas, el comienzo del curso supone un importante esfuerzo para las familias. Algunas asociaciones de consumidores se han hecho eco de las quejas de los padres de familia por el esfuerzo que supone cada mes de septiembre la compra del material escolar para nuevo curso y, concretamente, los libros de texto nuevos, ante el constante cambio de estos para sustituir ediciones que aún pueden ser reutilizadas.

Precisamente esta semana, una madre de familia, Elena Alfaro, ha presentado más de 200.000 firmas para pedir al Gobierno que imponga por ley la reutilización de los libros de texto, como hacen el resto de países europeos, excepto Irlanda y Portugal.

En esta línea, la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) ha reivindicado como "imprescindible" la gratuidad de los libros de texto para las familias, a fin de evitar las desigualdades que se producen en las escuelas y en las distintas comunidades autónomas, donde las ayudas para este tipo de materiales difieren.

Fuente: L. Albor a través de La Información

Elena Alfaro: “No se puede pedir a los padres que sean héroes y que se recorten aún más para comprar libros de texto”

  • “Si la educación es obligatoria, ¿por qué tenemos que pagar todos los años libros cuyos contenidos apenas varían?”. Así razona una madre en lucha contra los elevados costes de los libros escolares.
  • Elena Alfaro cuenta sus esfuerzos y argumentos para cambiar este sistema que supone un duro varapalo económico a las familias cada mes de septiembre.

“Estoy feliz porque por primera vez en muchos años no he tenido que pagar los libros del colegio”. Habla una madre española de cuatro hijos. Pero no se hagan ilusiones. No vive aquí, sino en el estado de Nueva York.

Si viviera en Francia, Alemania, Italia o Noruega, esta madre podría expresarse de igual modo. “Sería lógico que sucediese lo mismo En España: si consideramos fundamental que los niños estén escolarizados y estudien libros de texto, debemos facilitárselos a todos”. Así piensa Elena Alfaro, madre de dos hijas que hace un año decidió pedir al ministro Wert, a través de la plataforma change.org, “un precio justo para el precio de los libros”.

Está respaldada por buena parte de la opinión pública, por millones de padres y por casi 300.000 ciudadanos que han secundado su propuesta en change.org. Ha logrado que el Congreso tenga que debatir en algún momento una propuesta sobre el tema.

Pero no le ha resultado nada fácil su singladura de este último año. Ha peleado con la administración y soportado algunos comentarios hirientes, como el que le tiene algo molesta al inicio de esta entrevista.

¿Por qué esta enfadada?

Acabo de venir de la radio, y me han preguntado por un comentario de alguien que decía: “Los padres deberían preocuparse más por los libros de texto cuando están de cañitas en la playa”. Esas expresiones me superan...

¿Acaso no es cierto que gastamos más en ocio que en educación?

Es posible, pero que vistan de ética el cumplimiento de una obligación injusta hace me lleven los demonios. ¿Quién esa persona para juzgar a muchos padres, que también los hay, que se recortan de lo fundamental para dar lo mejor posible a sus hijos? 

¿Por qué dice que es una “obligación injusta” comprar libros de texto?

Si la ley exige escolarizar a los niños, el Estado debe proveer de los materiales necesarios para su educación en centros de financiación pública. Es por una cuestión de justicia y de igualdad: no todos los padres pueden invertir tantísimo dinero en los libros de sus hijos. No se les puede exigir que se recorten aún más, que se comporten como héroes para cumplir las leyes. ¿Eso le piden a una madre de familia que gana 500 euros y tiene tres hijos? Es una verguenza, por Dios.

"A LOS PADRES NO NOS FALTAN GANAS DE PLANTARNOS Y NEGARNOS A COMPRAR LOS LIBROS, PERO..."

Si esto es así, ¿por qué no se oyen más protestas de padres?

Muchos de ellos están indignados. No nos faltan ganas de plantarnos y negarnos a comprar los libros. Pero al final no lo hacemos por una razón evidente: nadie quiere dar un paso que pueda perjudicar a sus hijos.

¿Usted tiene dificultades para pagarlos?

No, no es mi caso. Quizá por este motivo me siento más libre para protestar.

¿Y no sería mejor olvidarse del papel, que está quedándose anticuado?

En esta batalla me he encontrado con posiciones de lo más variopintas: desde ultraliberales que quieren llevar a sus hijos a escuelas sin libros a otros que quieren que el Estado lo controle todo. Otros prefieren apostar por las tablets, otros sólo quieren atizar al Gobierno… Desde todo el arco ideológico me dicen que hay soluciones mejores.

¿Y usted qué responde?

Que la mejor forma de perder una guerra es librar todas las batallas a la vez. Yo no puedo acometer mil ideas al mismo tiempo, por muy estupendas que sean. Tampoco debe emplearse tanto tiempo en soluciones utópicas que sólo sirven para retrasar “sine die” una solución eficaz. Cuando la gente se pone a arreglar el mundo, o empieza a divagar sobre los peces y la caña de pescar, yo les contesto que el colegio empieza en septiembre. Y que mientras una persona aprende a pescar, también tiene que comer. Así de simple.

"NI PP NI PSOE ME HICIERON MUCHO CASO"

¿Con cuántos partidos políticos ha habado? 

Lo he intentado... ¡creo que con todos! Estuve persiguiendo mediante mails a Sandra Moneo, que es portavoz de la comisión de Educación en el Congreso del PP. Tras muchos intentos, me recibió y escuchó amablemente, pero salí con la sensación de que aquello no iba a terminar en ningún lado. La verdad es que en el Congreso empecé a enterarme cómo funcionan las cosas. Yo antes era virgen en estas luchas.

¿Qué tal con el PSOE?

Con el PSOE lo intenté por email, primero enviándoles la propuesta a personas de la Federación Socialista de Madrid (mi ciudad) y luego como a todos los miembros de la comisión de educación, enviándoles el borrador de enmienda y normativa. No tuve éxito.

¿Y los demás partidos?

Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, sí mostró una actitud favorable y me pidió que elaborase un borrador de enmienda que finalmente, con la ayuda de muchos amigos, se convirtió en una proposición no de ley. Se presentó en diciembre de 2012 y está pendiente de debatirse en el Congreso. Con IU no conseguí hablar; tampoco con los nacionalistas de PNV y CiU.

¿Cómo funciona el sistema de libros escolares en otros países de nuestro entorno?

Sólo España y Portugal son los únicos países que cargan sobre las familias el coste de los libros de texto. En Irlanda lo hicieron hasta 2004, cuando comenzaron a implantar la reutilización. El resto de los países tienen bancos de libros o sistemas parecidos.

¿También en EEUU?

También. Tengo una amiga con cuatro hijos que acaba de emigrar a Nueva York y me dijo lo siguiente: “No me lo puedo creer; estoy feliz porque por primera vez en mi vida no he tenido que comprar libros de texto”. Quién lo diría, en el país más capitalista del mundo nos dan sopas con hondas... Ahora bien: si deterioras un libro lo pagas ipso facto. Allí son inflexibles en eso.

¿No habría que hacer lo mismo en las universidades?

En nuestra propuesta se pide una introducción paulatina de este sistema en la educación post-obligatoria, sobre todo en bachillerato. Pero ya estamos hablando de etapas que no son obligatorias. No es como en primaria o secundaria, donde los niños deben estudiar con libros.

"ES ILUSO PENSAR QUE EL ESTADO PUEDE FINANCIAR TABLETAS EN ESTOS MOMENTOS" 

¿Por qué no imponer ya una tableta y que los niños lean sus libros ahí?

Sería estupendo disponer de mas herramientas en las aulas, pero es iluso pensar que su uso puede generalizarse a todo el mundo en este momento. Soy fan de la tecnología, pero sé lo que cuesta el aparato, los seguros, cablear cada colegio para disponer de internet fluido en todas las aulas, la capacitación de los profesores y de los padres… no se trata de comprar la tableta sin más. A día de hoy, el Estado no puede financiar eso.

Pero los libros serían gratis, ¿no?

De eso nada. Mira lo que ha ocurrido en la Comunidad Valenciana: van a hacer un experimento para cambiar los libros de papel y pasar a contenidos digitales, pero las familias seguirán soportando el coste de la tableta y de los libros, que además tendrán licencias limitadas. En lugar de pensar cómo garantizar todo lo relativo a la educación, parece que estén pensando cómo crear otro negocio más lucrativo. Ahí no juego.

Fuente: Juan Bosco Martín Algarra a través de La Información

La Defensora del Pueblo recomienda reutilizar los libros de texto ante la reducción de las ayudas

  • La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha recomendado a todas las administraciones educativas que se reutilicen los libros de texto
  • Un estudio elaborado con este fin constata la "importante y progresiva reducción" experimentada por las partidas destinadas a sufragar ayudas para la compra y el préstamo de los libros de texto desde el curso 2008-2009 hasta 2012-2013.

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha recomendado a todas las administraciones educativas que se reutilicen los libros de texto al constatar, en un estudio elaborado con este fin, una "importante y progresiva reducción" experimentada por las partidas destinadas a sufragar ayudas para la compra y el préstamo de los libros de texto desde el curso 2008-2009 hasta 2012-2013.

Por este motivo, ha pedido que, al igual que ocurre en otros países de la Unión Europea, en España se apueste por la reutilización de los libros de texto no sólo por razones económicas sino también para fomentar actitudes de respeto, buen uso y conservación de bienes entre los alumnos.

En este sentido, ha recomendado que se fomenten sistemas que favorezcan la reutilización de los libros escolares con el consenso de centros docentes y asociaciones de madres y padres de alumnos, según informa la Institución.

Además, la Defensora del Pueblo está realizando un estudio sobre las ayudas para la compra de libros de texto que utilizan los alumnos que cursan enseñanzas obligatorias. En esta publicación se analizará la evolución de los distintos sistemas de ayudas que han utilizado las administraciones educativas desde 2008.

El estudio se presentará próximamente ante las Cortes Generales pero, con ocasión del inicio del curso escolar, la Institución ha dado a conocer algunas conclusiones, que espera sean tenidas en cuenta en la asignación de ayudas y préstamos para próximos cursos.

En esta línea, el documento constata que todas las administraciones educativas tienen establecidos sistemas tendentes a reducir el coste que supone para las familias la adquisición de los libros de texto correspondientes a enseñanzas obligatorias y gratuitas.

Sistemas para reducir el coste 

Para ello, básicamente se utilizan dos sistemas: la concesión de ayudas económicas a las familias para la compra de libros de texto, o el préstamo a los alumnos de libros, adquiridos con fondos públicos, que se entregan para su uso temporal, y son reutilizados en cursos sucesivos por otros alumnos.

Las ayudas y préstamos se dirigen a alumnos de enseñanzas obligatorias escolarizados en centros públicos y privados concertados. El carácter limitado del presupuesto disponible hace necesario seleccionar a los alumnos beneficiarios, en consideración a las rentas de sus familias, según prosigue el documento.

El estudio señala además que un número creciente de comunidades autónomas utiliza el sistema de préstamo de libros, complementado con convocatorias de ayudas, dirigidas a alumnos en situaciones económicas o sociales especialmente desfavorecidas.

Por último, indica que la financiación de los sistemas de ayudas y préstamos corresponde a las comunidades autónomas y a la Administración General del Estado en proporciones que varían de uno a otro ámbito territorial.

Fuente: La Información

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers