Leyendas urbanas

Escrito por El Club de la Comedia el . Publicado en Monólogos

0
0
0
s2sdefault

¿Recuerdan la anécdota del perro de Sorpresa sorpresa? Sí, hombre, una chica a la que le iban a dar una sorpresa con Ricky Martin metido en un armario… que ella tenía un bote de mermelada… y entonces llamó al perro, y como creía que estaba sola… se desnudó.. y después… ¡Resultó que era todo mentira! Pues todo el mundo decía que lo había visto. Bueno, todo el mundo no, los amigos de los primos de todo el mundo. Porque tú preguntabas a cualquierda:

- ¿Pero tú lo viste?

Y te decía:

- No, yo no, pero lo vio un amigo de mi primo…

Pues así se crean los mitos urbanos, de la nada. Uno se inventa una historia, eso va de boca en boca y al final la gente se acaba creyendo… que cuando la Obregón se subió a un avión le explotaron las tetas. Y no es verdad… al parecer sólo le explotó una.

Y uno se pregunta: ¿Quién inventará estos mitos?

Bueno, en algunos casos se ve enseguida. Por ejemplo, lo de que Walt Disney está congelado… Esto está claro que lo inventó Pescanova para que los niños le cogieran cariño a los palitos de merluza:

- Venga, Juanito, cómete el palito de merluza que a lo mejor es un dedo de Walt Disney.

Otro mito muy curioso es el de los hombres rana que aparecen calcinados entre los restos de los incendios forestales. Para los que no lo hayan oído, lo voy a explicar: por lo visto, cuando los hidroaviones recogen el agua del mar siempre pillan a algún que otro hombre rana y lo sueltan sobre un incendio. ¡Vamos, que Cousteau llegó a los ochenta de milagro!

Pero el mito urbano que más me fascina es el de “La muerta de la curva” ¿Nunca se la han encontrado? ¡Pero si hay una muerta en todas las carreteras comarcales! Yo creo que deberían venir en la Guía Michelín: “Mirador a doscientos metros. Ojo, muerta de la curva a un kilómetro”

Vamos, que si son verdad todas las historias que se cuentan, en España hay más muertas que curvas. Y digo yo, tú recoges a una tía de éstas y… ¿De qué hablas con ella?

- Oye, ¿cómo una chica tan guapa como tú se vuelve tan pronto a casa?

- Yoooo meeee matéééé en esa curvaaaa.

- Ah, claro.

Eso, quieras que no, te corta el rollo.

- ¿Qué, nos tomamos la última en mi casa?

- Yoooo meeee matéééé en esa curvaaaa.

- ¡Qué pesada! ¿A que te dejo aquí? ¡Mira que en esta carretera dicen que se aparece una muerta…!

Pero en las carreteras españolas hay muchos más mitos. Está el de la pareja que iba por una carretera de La Coruña, y de repente aparece en Perú, con coche y todo. Esto tiene que ser cosa de los extraterrestres, porque si la cosa dependiera de Iberia, tú aparecerías en Perú, pero el coche en Colombia, las maletas en Badalona…

Aunque el que más cuidado tiene que tener con esto de las abducciones en carretera es el Rey. Porque por lo visto, según otro mito, se pasa las noches con la moto socorriendo accidentados: un amigo de mi primo pinchó y antes de que llegara la grua, pasó el Rey en moto quince veces. Vamos, que como siga así lo van a contratar en Telepizza.

- Me llena de orgullo y satisfacción traerle su pizza cuatro quesos…

Pero donde la gente desbarra es en los mitos urbanos que tienen que ver con el sexo: ¿quién no ha oído hablar de esa señora que llega a urgencias envuelta en un batín del que asoma la cabeza de un caniche a la altura del ombligo como si llevara un alien…? Naturalmente, los dos, el caniche y la señora, van con los ojos en blanco, bueno… el caniche más. Y cuando le preguntan:

- ¿Qué le pasa señora?

- A mí nada, es que Cuqui se ha excitado viendo La Dama y el vagabundo…

Y al ver que el ATS pone cara de alucinado, le dice:

- Pues esto no es nada, ahí viene mi marido con el doberman que ha visto 101 dálmatas...

Y hay muchos más mitos que nunca sabremos con certeza si son verdad. Por ejemplo: ¿Será verdad que la Coca Cola con Aspirina pone cachondas a las chicas? ¿Y que si reúnes un kilo de celofán del que envuelve los paquetes de tabaco le dan una silla de ruedas a los minusválidos? ¿Y que a los Rolling Stones les cambian la sangre en Suiza cada semana? ¿Y que si pones al reves un disco de Led Zepelin invocas al diablo? Bueno, éste es posible, también hay alguna canción de Leticia Sabater que sin necesidad de escucharla al revés, suena satánica.

Y yo me pregunto: entonces, si le das una Coca Cola con Aspirina a Leticia Sabater, ¿se pondrá cachonda o le tendrán que cambiar la sangre en Suiza? Y si los Rolling Stones reunen un kilo de celofán, ¿le darán una silla de ruedas a Led Zeppelin? Y sobre todo: si le ponemos unas tetas de silicona al perro de Sorpresa sorpresa, ¿podrá salir de una vez Ricky Martín del armario?

El Club de la Comedia

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers