Maldita la hora en que el sapo despertó

el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Tocándose el cuerpecillo carnoso eréctil
Que sobresale en la parte superior
De la Vulva
Entre cierta variedad de trigo
La doncella, que es de La Parte de Bureba
En Burgos
Se decía: " Maldita la hora en que el Sapo despertó
Un sapo sarraceno de la Andalucía Feliz
Echando sapos y culebras
Como engañosas palabras de amor
Entre escupidos escueznados
Como cuando la pulpa o carne de la nuez
Está en sazón

En las fantasías de la princesa dormida
Más bien adormilada
Por el olor de su vagina
Crecieron los sueños del puto sapo
Escabullido por la entrepierna
De un puto rey escurrido
Muy estrecho de caderas
( Ya sabes:"ancho de espalda
Y estrecho de culo, maricón seguro")
Que se vanagloriaba de tener colgados
Rosarios de clítoris
En los cuernos de cervatillos cazados
Asegurado y confirmado
En su sola opinión
De zurribanda
En corrimiento o fluxión de su humor
Tan amado y adorado
Por un pueblo amorcillado
Que le ofrecía coños y conejos
A vellón, conjunto de la lana de una oveja
Después de esquilada

El sapo, a veces, muchas, al oído del rey
Le decía:
"El amor es cosa seria"
Y el rey se lo creía, llevándose la mano al pecho
Donde un chichi de oro resplandecía
Pero el muy cabrón de la maldición no le eximía
Y le exigía, para volver a ser príncipe
Que tendría que besar el cielo
Del paladar del potorro
A la Adormecida
Si quería retornar a la monarquía

El sapo era devoto y adoraba a Velleda
Sacerdotisa germana del tiempo
Del emperador Vespasiano
La cual ejercía enorme influencia
Sobre todas las naciones europeas
Como ahora
Que tuvo y que tiene gran parte
En la insurrección de los Euros
Y también en la sumisión de este pueblo
El se llama Clodomiro
El rey, su padre, Clodoveo de Orleáns
Clotilde es su madre
Quien siempre le decía mientras le acunaba:
"Hay que agarrar el atún con el cloque
En la almadraba"
Ni corto ni perezoso
Marcho hacia donde la Adormecida descansaba
Escuchando en su camino
Gran cantidad de gilipolleces
Con las que la noble gente
Y el populacho sus ánimos le enardecían
Cuando él bien sabía
Que su trampa o lazo para cazar
Era su escupido

La adormecida que se llama Fruela
Hija bastarda de un rey de Oviedo
Y huida con un caballerizo
A La Parte de Bureba
Elevó sus piernas sin quererlo
Como en arco de parida
Elevándolas a las más altas dignidades del Imperio
Enseñando sin querer
Todo el conjunto del Chisme y potorreo
Y el sapo se acercó
Alargando desde la lengua el escupido
Pensando en lo que le dijo su padre
Cuando le confesó
Que quería ligarse en matrimonio
A la Adormecida:
"En fucia del conde, no mates al hombre"
El escupido entró, y detrás la lengua

Mientras despertaba ella
El Sapo, consiguiendo efecto favorable
De su diligencia
Se iba convirtiendo en un sujeto chiquitín
Delgaducho y de poco garbo
Que le decía:"Te extrañé mucho, Fruela mía"
Al verle la Adormecida
Y escupiendo el residuo que queda
De la masticación del buyo
De un guantazo le mandó de donde venía
-" A la Sapería, sapo de mierda", le gritó
Que se encuentra
En el más septentrional de los condados
De Inglaterra
Confinante con Escocia.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers