La balada de Bonnie & Clyde

el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

"La Banca nos tiene estrangulaos los güevos ¡Y quieren que produzcamos más leche de Burra¡"
-Gerineldo Fuencisla

Al leer lo que nos dice Gerineldo, no puedo menos que exclamar "Qué poca vergüenza". Esta frase tiene su base en los ejemplos que cada día se ven sobre esto. Pero no voy a entrar en detalles de si el Capital tiene corazón, que no lo tiene, y su falta de respeto por el oprimido es supina. A bien o mal traer, somos vasallos de alguien y de algo, pues los patronos tienen absoluta y entera jurisdicción sobre los vasallos para castigar, expulsar, absolver y perdonar como tiranos o reyes.

Más, ahora, voy a centrarme en un película que debiera ser asignatura obligada desde la guardería e infancia, la Balada, concierto, convenio entre Bonnie y Clyde, que alecciona a los que piensan que le ha de venir un día en que no han de pagar, y tendrán que salir a la caza del puerco, baliba, cerdo, y bali, marrana, pues que " a cada puerco le llega su san Martin", y no hay plazo que no llegue, para exigirle su balbalipén, riqueza, fortuna.

- "Acá venimos con Porras; echaos allá. Compadres", esto lo decía un caballero de Jerez de los Caballeros, que acompañaba al tal Porras, compañero en una manifestación contra el gobierno. Estos dos caballeros se encontraron un día en Embid, lugar de Aragón y platicaban tomando un bala rasa, aguardiente malo, sobre Bonnie y Clyde, en un cafetucho.

El de Porras decía que esta fue una pareja aquejerada, enamorada como ninguna, "a la americana", parecida en sus atracos al registro de los carteristas que operan en los bancos "a lo visto", coordinados a la perfección, creados para amar, asaltar bancos y convivir juntos movidos por una acción social común. Cual andarlos, vagabundos, apiolaron, mataron tanto como apirabaron, fornicaron,

El de Jerez de los Caballeros, le da a entender lo briosos que anduvieron; que sus enemigos eran los bancos y las arpías, agentes de autoridad; que la angustia, la cárcel, y sus ases, los grillos de prisión, era algo que tenían que evitar a toda costa. Y continuó:

- "Bonnie Parker, avispona, que observa, aplaceraba la coba, estaba de centinela cual azorera, compañera o cómplice de ladrón, y Clyde Barrow, azor, ladrón importante, recorren los Estados Unidos en la época de la Depresión asaltando bancos y retando al poder establecido, favoreciendo a los humildes y ridiculizando a la autoridad desde su atarazana, casa de los maleantes donde se recogen junto con el producto de sus fechorías. O marchando a lo largo, huyendo de un lado para otro, "mudados de aire", mudándose en la libertad del campo, para esquivar las almendras, balas, de sus perseguidores. Un clásico de todas las épocas que no debemos echar en saco roto"

-Sí, le subraya el de Porras. En el baile de los maleantes, ellos son los más guapos.

-Toda una pareja que te hará experimentar la vida de un puro instinto familiar, le responde el de Porras.

Su historia en Maldito Insolente: Bonnie y Clyde

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers