Cabrito del día

el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

HAY CARNE DE CABRITO DEL DIA

Dicen este chiste, que no es chiste, y si puro cuento, algunos viejos de Sevilla, que salen hartos de esos caldos de la casa de acogida, y van hablando como haciendo estantiguas con las manos sobre el pecho.

Uno, que fue médico ignorante en Salamanca, dice:

- Los políticos, hablando y mandando, pueblo al desahucio.

Otro responde:

- La nación, salida de una guerra fraticida, lleva a cuestas una losa permanente.

Ellos, que ha venido a Madrid a manifestarse con los indignados, van hacia una tienda de carnes y charcutería dirigida por un Yolá, mandinga esclavo de las colonias, que está situada cerca de la Puerta del Sol, y en cuyo escaparate hay un letrero que dice; "Hay carne de cabrito del día", y, justo al lado una foto de un presidente bajo cuyo rostro se lee: Presente. Incansables, siguen haciendo largas pláticas, así:

Uno: Huelgueando, indignados a la porra policía.

Otro: Los políticos todos desean verse libres de sujeción y robo y que los daños vayan al pueblo.

Otro: Aquí, como en Dinamarca, que diría el Hamlet de Sakespeare, "hace oscuro y huele a mierda".

Otro compañero, recordando a Obama, se tira un pedo, diciendo:

-Este es para el Dólar que anime la lumbre y avente para que cueza el puchero de la inmigración y la crisis.

A lo que responde otro:

-Hacedle aire, que no está cocido, que aquí, en España, hay muy buenas Empresas al Pedo. De repente, todos callaron y miraron a una joven muy embarazada que tiraba de un niño con una soga para que no escapara e hiciera travesuras en una gran superficie comercial de al lado Antes de entrar en el gran comercio, pasó a la charcutería del Yolá, pidiendo con maña, pues era de Aragón, como dijo:

-Déme por favor una polla, una olla y una cebolla.

El Yolá, alegre y boquiabierto, enseñando unos dientes de un blanco reluciente, le preguntó:

-¿No te gustaría llevar Cabrito del Día?

A lo que ella respondió;

-El Cabrito del Día para la indignada gritadera; marchándose bien sonriente.

Los viejos, sin entrar todavía, seguían "haciendo descosidos de un roto", como uno de ellos dijo. Se les oía:

Uno: Vaya tía con bemoles.

Otro: callen y oigan. Y como Mambrú que se fue a la guerra se tiró cuatro pedos, diciendo:

- Uno: Este vaya por los delincuentes de estado.

- Otro; por nuestro hijos curas y monjas que dan topetazos de un pie contra otro dando al mismo tiempo un brinco hacia el ateísmo.

- Este: por los cabritos de día, y, de noche cabrones, que nos echan su aliento fétido en el cogote; como hizo el obispo Coronilla, en Guatemala, al cristiano Lobato; y otro que hubo en Andalucía, cerca de Morón.

- Estotro: Y este, que viene disfrazado con olor a ajo, para todos vosotros.

Todos los otros, al unísono, le dieron unas buenas collejas cerca de la calva zapatera, la que sale en la coronilla, diciéndole:

-Tú si que eres cabrón de día, y cabritillo de noche, pues mira como despuntan tus cuernos, machote. Jeje, Jaja.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers