Orangután de color naranja

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Nos dicen que, desde los Países Bajos, nos llega un Orangután de color naranja, originario del estado boer del Africa Austral, que estudió para bombero, pero se quedó en Bode, macho cabrío, quien, en la sucesión natural de las cosas, pone a cada uno de los aspirantes de cabeza gorda a futuro presidente de gobierno de la Insula Barataria en el lugar que le corresponde, pues sus mentes, de estos futuros presidentes, son un libro de oraciones y su boca un Orá-Culo.

Con actitud orante y en ordenada geometría elegirá de las dos cabezas una cabeza viviente para determinar, por medio de una intersección figurada o corte del cráneo, cuál de las dos cabezas alcanzará ese punto en el plano para gobernar; no sin antes, cual pitoniso, encomendarles a los Rebuznos del Asno de Apolo y de la Jumenta Dodona, que de gobernar les pueden dar preceptos.

El mismo toque de campanas que se escuchan en la Catedral y en las iglesias de los pueblos Rebuznan tal cual creemos, que las pruebas para conseguir este puesto es que se mete uno por pienso y si roba y prevarica, será la mejor prueba de aceptar este aserto acreedor de una armonía que no admite sacramento alguno, aseverando que los ministros del culto dan por culo, como cualquiera de los sistemas de formar tropas de orden público.

El Orangután naranja tiene ahora una cabeza en cada palma de su mano. Las mueve hacia arriba y hacia abajo, como si de una balanza se tratara. Bajando la cabeza izquierda y, enseñándonos la de la derecha, nos habla como un predicador.

Escuchémosle:

-Esta cabeza, es de la orden de los rumiantes.

Baja la cabeza derecha y sube la de la izquierda. Dice:

-Esta otra es de la orden de los solípedos.

Y sigue:

-Pero cada una de las dos tiene gusanera civil y eclesiástica de la orden de los gusanos gordos. Cada una de las dos son como un grano canónico en el cuerpo social. Yo no elegiría ninguna, pues las dos tienen un cerebro no labrado y adehesado, un cerebro de puerco y gorrino con constantes vitales de bandoleros, siendo su pelo espuma grasa de jabón.

Alguien le corta la plática y le ruega elegantemente nos diga algo sobre su currículo de vida de orador. El asienta, y dice:

-A mí me conocen los Asnos y los frailes. Me llaman "Valiente". Los Asnos que llevaron los frailes al Río de la Plata me hicieron valiente. Yo estuve con Diego de Ordás, soldado aventurero y jodedor. Estuvimos con Cortés en la conquista de Méjico. Allí Ordás y yo, además de distinguirnos como buenos jodedores, fuimos ilustres "marcadores", de marca mayor, pues sabíamos marcar como nadie, ni como el propio Cortés, el ángulo que forma el rancho en las nalgas de un culo "maricastaño" con la visual erecta dirigida a ese punto negro de referencia.

Cuando fuimos invitados por Cortés a lamerle el culo a Carlos V y darle matraca con nuestras chorradas, le regalamos una cabeza de Asno y unos palillos de hueso hechos de la quijada de mil indígenas del pueblo. Carlos V le agració a Ordás con un muñeco de barro con el hábito de Santiago abierto, enseñando un largo pene que se podía elevar a lazo. A mí, pidió a unos saldados que me dieran por culo por haber ensalzado una de mi más nobles hazañas: el haberme hecho una paja en el cráter del volcán Popocatepetl antes que Ordás, regalándome un Balao, pez de la Martinica, semejante a la sardina.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers