Mitin en la casa de cultura

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Una zalea, piel de carnero con su lana cubre el salón de actos de la casa de cultura donde, cual zoquetes, estamos escuchando al orador de turno divulgando su doctrina, extendiéndose con las noticias del día, y a su locutora, con el cuerpo y pies en el agua.

La presentadora ha dicho:

-Aquí está el que tiene condiciones para hablar en público, que hablará en esta reunión solemne como un gran orador.

-Anda o vete a esparragar, gritó uno de entre los oyentes. Exclamando la locutora:

-Y tú a escardar cebollinos.

"Le ha estado bien empleado" se cuchicheó entre el auditorio, diciendo otros: "a éste orador hay que amar y saludar como a un Papa".

Mientras, el orador, como todo político, hacía halagos fingidos o maliciosos para engañar a otros, nosotros. Con el lazo o trampa para cazar animales, al soslayo, con la sabida intención, decía frases halagüeñas o zalameras para captar la voluntad del voto. Decía que estamos gobernados por mamarrachos que habían hecho de la Nación una atarjea o cloaca de bandoleros.

La locutora o entrevistadora le ayudaba a atalajar, enganchar y arrear las bestias con un sí afirmativo de cabeza.

La gente escuchaba cual beatas y beatos con esas medallas de oro o plata que se lleva encima del sujetador o el pecho. Unos zaguanetes o escolta de honor custodiaban en la primera fila al orador sagrado o augusto. El se definió como persona muy difícil de domesticar frente a los demás opositores a quienes consideró pájaros de cetrería. Tocó todos los palillos: la sanidad, el empleo, la educación, la represión, etc. censurándoles con acrimonia. Para él, el programa de los otros no era más que gachas o puches de calor místico fascista.

Dijo:

-Entre cervuno y negro es el perro que guarda la viña y el ganado. Las instituciones se han convertido en pocilgas. Recordad que el lobo con piel de carnero sueña con comer nuestra piel y llevar nuestros cuartos al puto Amo para disculpar su falta en el rebaño, celebrando, zamarreando cual perro, la presa que tiene entre los dientes. La vida es zamba por tener las piernas juntas por las rodillas y separadas por el ano. Hasta ahora la política nos ha enseñado a zambucar, ocultar una cosa metiéndola de pronto en el bolsillo. Frente a los zampabodigos, zampahostias, están los zampalimosnas y desahuciados, a quienes tenemos que socorrer sin miedos. Que no está el alcacer para zampoñas. Ni el horno para bollos. Ni la Magdalena para tafetanes, aunque a otros les convenga agarrarse al volquete de putas, o querer cachifollarnos, fastidiándonos para quedar deslucidos. Como el salmón después del desove, saldremos de la campaña del voto flacos al mar de la vida. Ahora, zancajeamos, andamos mucho y apresuradamente de una parte a otra, no llegándonos al zancajo los políticos de turno , que hoy no son más que zancarrones que enseñan ciencias o artes de las que saben poco o nada.

Hizo una pausa y siguió:

- Hoy y, ahora, jugaremos la zanga, cierto juego de cartas entre cuatro. A otro Rebuzno, otro gobierno. Y espero que no volváis a elegir al mismo Asno. Todo ello podrá ser; más no aseguro que lo sea, pues el pensamiento de los hombres y mujeres es muy tonto y en Rebuznos asnales muy maestro. La historia es nuestra guía. Bien sabemos de Caco las maldades, los enredos, olvidando del pueblo su sudor y su trabajo.

-Para ti la tiara y el capelo, gritó una de entre el público asistente. Y con la misma porra con que ahuyentan al protestante, esperamos que hagas una tortilla su cerebro.

-Para mí, dijo otro, ya en la calle, este tío es un buen texto.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers