Ondas sonoras

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Mida, la larva del brugo, sentada en un colmillo de mamut , mamífero antediluviano muy parecido a los mamelucos de la zona Euro que hacen pasar vicisitudes y desgracias a las regiones que tienen como esclavas, me cuenta que estos seres casi mitológicos que nos gobiernan tienen el don de convertir en euros la miseria y pobreza que provocan. Todos ellos nacidos de mujeres frígidas, la mayoría reinas concubinas o putas, que ya se habían provocado antes de que ellos nacieran varios abortos por la gracia de dios, que mamaron en mamilas parte principal de la teta, sin entrar en el pezón, y que así nacieron feos como monos y guarros como marranos con orejas de Burro como Midas, fabuloso rey de Frigia.

Nuestro amado Asno borrico, por "Bandolero" conocido, tiene cara de hurón cubierta de pelos con recelo o aprensión, quien, aun recelando, se pasa los miedos por el forro de los cojones, pues bien sabe la sentencia que aprendió y vio dibujada en una pared de Córdoba cuando, de estudiante, visitó su Mezquita y se cagó en el interior, incluida la Catedral, que dice: "el crimen y robo saludable de estado guarda las naciones".

Estos Borricos son, los hurones mandamases, "hombres de miga", pues la sustancia esencial de su ser, migajas o partículas que se desprenden del vientre, se convierte en migas de pan fritas en aceite, apareciendo entre las mieses del campo cual planta cereal en disposición y deposición de segarse.

Que ya cantó el Poeta:

En este valle cerrado
De la parte del culo
El chorizo preñado
Sale envuelto en corte.

Migajas o partículas que se desprenden del culo al partirlo o desmenuzarlo en los sembrados y matorrales de la Mancha, como les paso a don Quijote y Sancho Panza, manchegos ellos. O como dijera el obispo de Calahorra, cuando vio a Averroes dejar de cagar: "A lo que Razón, Locura; que para los Asnos y Bandoleros de la Patria todos somos averíos, bestias de carga o de labor".

Unos y otros, los Bandoleros y los Asnos, son ontológicos, y se tratan como seres en general. Tienen las orejas oolíticas de forma de huevecillos aglomerados, como cuentan las tenía Oña, mujer del conde de Castilla y madre de su sucesor Sancho García, acerca de la cual corre una leyenda de burros, sin duda fabulosa y verídica, relativa a que sobre sus orejas se erigió el monasterio de su propio nombre, en la provincia de Burgos, en cuyo panteón se hallan los sepulcros de varios Asnos soberanos y grandes Jumentas de Castilla.

Los bandoleros de antaño nunca imitarían a los bandoleros de hogaño. Los bandoleros de hoy se mueven en ondas sonoras, que producen devoción y admiración en el espíritu y ánimo de las borregas y borregos. Los bandoleros de hoy andan por los gobiernos como arcángeles y se desayunan como golfos en el mismo estado que les da pesebrera y nombre. Son gravosos, molestos para el pueblo, que, sin embargo, muchos de ellos les veneran como a aquel famoso mártir y protomártir, cual mártires antiguos del Mester de Fullería, tal cual san Caco, patrono de los ladrones, hoy y siempre alumbrado con aceite hecho de aceitunas sin madurar en el sótano del Vaticano.

- Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers