En Valencia un día

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

En Valencia, a un castellano, dos hijas le dio dios
María y Cristina y no las falsas Elvira y Sol
Teniendo la mala suerte de que ninguna fue varón
Lo que le hizo dar espuelas a Babieca, su caballo
Y, por delante y por detrás, a veintisiete soldados.
Un día, el Cid le pregunta a la más pequeña
-¿Qué tienes, que no te alegras, hija mía?
Ella, atusándole la barba, de esta manera le habló:
-Padre, mi hermana y yo, y una amiga, Marisol
Queremos follar con los condes de Carrión y un primo bobo
Por saber a qué saben estos condes, Diego y Fernán.

-No vayáis, hijos mías, de ningún modo vayáis
A Castillejo de Robledo, en los montes de Berlanga
Donde el rey moro Abengalbón, llenito de pene
Se hace pajas en la copa del roble de Corpes
Al ocultarse el sol, diciendo a las jóvenes que pasan:
"Tome usted, mi señorita, y hágase cargo de ésta."
Sabed que tenéis matriz infantil, mis chiquitas
Y los falsos condes de Carrión un fuerte y gran pollón.
-Si tenemos, padre, el coño chiquito, aproveche la ocasión
Y agrande nuestros coños con su admirado agrandador
Para sentirnos esclavas del sexo a los rayos del Sol.
Más los Condes de Carrión y el primo tonto de baba
Que huían de los leones robados a Daniel el Profeta
Al toparse con ellas y verlas desnudas en tierra
Derramando romance a cuatro patas sobre un verde impresión
Ni las tocaron ni grabaron un beso en su ideario del culo
Huyendo a caballo como alma que se lleva el diablo
Diciendo "Estás tías, hermanos, son tontas del Ano"
Y Diego, también, exclamó: "Tienen el pelo muy largo".

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers