Tina Turner

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Tina Turner me encantó siempre. De joven, cuando me sentía excitado, cuando hacía sexo, siempre la tenía a ella delante con su música y cante tan torrencial y tan rompedor. Para mí ella era Vagina resalada y saltarina.

Con su Love Songs, ella me podía guiar con su propia mano, y así lo hacía, harto mejor que la hembra que conmigo gastaba este bien tan elevado en dos horas, sin importarme el cansancio o el Rebuznar sobre ella, que era un jadeo de toda la nobleza.

Era miércoles 14 de febrero, y mi "marcelo" erecto, como si nada hubiere pasado, seguía escuchando a Tina Turner en River Deep-Mountain High, odiando a toda la concurrencia que la seguía de cuerpo presente.

De su mismo cuerpo brotaban las maravillas de la música y la canción. Ella era una tormentosa santa del rock, que me hacía el milagro de sentir que mi caracol "marcelo", dormido, sacaba los cuernos al sol, al igual que el de James Bond en su Goldeneye.

Le pedí a ella, la trabajadora del sexo, quedarme en la habitación. Me dejó. Una hora más pasé escuchando a Tina, Simply the Best. Yo le dije que podía entrar y tumbarse al "Bartolo de turno": que no me molesta el que atendiera a ese tipejo que ha venido y dice ser auditor de un arzobispo; o a ese otro, robusto y sano como un angelote, que dijo ser "pastor de ovejas de las buenas".

Cuando marche, le di las gracias por haberme dejado estar y escuchar Proud Mary un par de veces. Le dije, también, para animarla, que su arte de amar era un arpegio, sucesión de los sonidos de un acorde. Que aunque no me había divertido gran cosa, su sexo era un gran aparato digno de venerar, como el de esta reina, cuya imagen se aparecía entre la pared y su cama.

-Daniel de Cullá

Tina Turner

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers