El asno de Shakespeare y el asno de Cervantes

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Al Rebuzno de los dos Asnos se acercan muchos sujetos destinados en cátedras dotadas a este efecto. En Inglaterra como en España, antes del IV Centenario de su muerte, estos Asnos Rebuznaron por uso, por moda y sin maestros. En los libros de caballería de Rebuznar se dan preceptos. Dos muchachas llenas de Literatura y de Rima, montadas en sendos Asnos, con un verbo en los brazos abren una larga procesión de escritores, poetas, ermitaños de poesía y bellacos que sirven para la historia universal del cuento y el chismorreo, pues gracias al Asno de Shakespeare y al Asno de Cervantes, donosos y elegantes, sabemos "que ha habido y habrá siempre gobiernos que de Rebuznos cátedras permitan".

Tirándoles del rabo ved que vienen El Quijote y don Quijote en América, Hamlet y el Rey Lear, mantenedores de una verga celebrada por los montes claros y por los potosíes , mientras muy cerca de ellos Cervantes, el Manco de Lepanto, juega con su brazo malo a ensartar una sortija con una lanza, corriéndose de gusto, retando a Shakespeare descamisado, el Bardo de Avon, incrédulos los dos e ilusos, que negaron siempre su aprecio a las mujeres, porque se mostraron siempre más veraces en sus amores anales con efebos, como el caballero Venturoso, el fuerte Bradaleón, Belflorán, el caballero Lucisor, el Furibundo, el de la Selva, el de la Escura Cueva, el galán de Contumeliano, Cardenio, el mejor Ángel, el dulce cisne de Avón.

Grandes corredores de lanzas en fiestas poéticas y juegos florales les siguen. Muchos frailes católicos y clérigos anglicanos que llevan colgada de sus pechos, y escondida, la imagen del dios Baco. Éstos, los clérigos y los frailes arrastran una cuba como retrete hecho de mimbres y cubierto con hojas de parra. Después vienen los caciques y los banqueros, seguidos de toda la plebe metida dentro de una bota de vino grande, arrastrada por escritores y poetas que atabalean, chirimían y trompetean este IV Aniversario dándole vuelta a las letras, curiosamente hechas de ramas y flores de plástico, de pajas mentales, que dejan sobre andamios vistos al pasar la recua tras los dos Asnos aventureros y mantenedores de este IV Aniversario, soñadores de montar caballo.

En una cuneta, en Sierra Morena, como cansados, (sólo lo hemos visto tú y yo), están el Príncipe de los Ingenios, y el Bardo de Avón, buscando en una grillera una grilla, que ellos dijeron llamarse la Princesa Micomicona, o el Eunuco, de Terencio.

-Tú, tú, si, tú, elogiador del Rebuzno, que dar acabas, Cervantes, un Rebuzno bueno, dice Shakespeare.

-Guárdate Shakespeare, conozco al hombre bien y sus Jumentos. El hacer justicia es muy propio del Asno cuerdo y recto.

-Como dar al César lo que es suyo, Cervantes, y a la Regla de las Jumentas lo que es justo en tertulias, conventos o colegios.

-¿No les darás de lo tuyo?

-Así lo he hecho.

Los dos callan por un momento, y recitan, al unísono, al instante:

"Nuestra instrucción Rebuznal y nuestro talento
Que de nuestros Asnos nos viene
Cargarán con nuestra conciencia
Y no nos importa atraernos el fuego eterno
A causa del Rebuzno.
Rebuznemos, que no se nos olvide.
Que se vea, se piense, se analice
Que estamos muy bien seguros y satisfechos
De que todos Rebuznarán a cual más recio"

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers