En un pueblito ya desaparecido

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Estoy en un pueblito ya desaparecido de los reinos de Aragón (Aragón, Cataluña, Valencia y las Baleares), que tomó su nombre del río Aragón, y de Castilla (en Castilla el caballo lleva la silla), conjunto de los territorios de Castilla y León, comprendiéndose entre ellos a Galicia, León, Extremadura, Murcia, y Andalucía. El nombre de Castilla fue adoptado como propio por sus reyes y por sus hijos bastardos. Estamos dentro de una castilleja plantada sobre un aramio o tierra propia para sembradura cerca de un castro eminente, donde hubo fortaleza o campo fortificado en tiempo muy antiguo, y en el que suelen quedar restos. Aquí encontramos la pluma de un Diostedé, cierta ave americana.

Estamos hablando de la próxima beatificación de la gloriosa patriarca Democracia, otra mascarada más de los instintos del poder conforme a la figura que cada cual quiera representarla. Unos la guían con trompetas celestiales y sus palios fascistoides, otros con atabales y personajes desaliñados que la siguen tirando pedos de mogollón, al estilo del despeado Rucio, el Asno de Sancho Panza, en la boca de don Quijote.

Por el aderezo de todos ellos, son verdaderos jumentos cosidos con artificio y con trapos de colores, camino del poder, gracias al voto aldeano y al de los listos analfabetos que compran la prensa o libros para no leerles, todos ellos con la ilusión castigadora entre arrieros, que es el de atar el badajo del cencerro a los políticos electos, con la castigadora o correa que a ellos mismos, el pueblo, les atará, cual borregos por mandato represor de los cencerros.

Unos llevan como bandera un paño de cama azul recién cagado, y con manchas amarillas de esperma, apolillada y rota, deslucida, característica de los ladrones del Erario. Otros llevan una bandera de colores con un cabrito dibujado dentro de una A rojinegra con un rótulo a su alrededor que dice "Desposorio de la Libertad con la Anarquía". Todo ellos, unos queriendo y otros sin querer, tocándose los huevos y cojeando, arropados por sectarios de la religión, vestidos de grajos con fajín rojo, clamando malditas invenciones contra los rojinegros, y bendiciones a los de azul caca, porque "¡anda que no están ellos a gusto cuando el Rey caza, y ellos se corren de gusto y emboscan a los niños por el culo¡".

Estamos sentados, las ancas en tierra, al estilo del cura, el sacristán y don Quijote, cada uno con la insignia de su ministerio, ¡enseñando el badajo¡ como lo refiere Sancho Panza. Hacemos chistes graciosos que escribimos sobre una mesa figurada en el suelo. Nos reímos del "Bola", pues está redondo como un burro preñado. También, del "Chovilla", pues se parece a una corneja; del "Choto", que hace gestos con la boca como el cabrito que mama; y del "Chotuno", pues despide un tufo como el del ganado cabrío.

Choteamos de las personas que se van a presentar a las elecciones con dichos graciosos con cierto desenfado, llegando a la conclusión que todos ellos son de cal y de arena, pues que siempre obrarán alternativamente en un sentido y en el contrario por contemporizar, y llevarse la pasta gansa, mientras al pueblo "que le den por la cala, con esos sus programas que no son más que el pequeño rollo de papel o cosa semejante que se introduce a los niños por el orificio para provocar las evacuaciones".

Con una tomiza, cuerda de esparto, rústica, me saco de los huevos una curiosa nota en la que está puesto este texto: "La patriarca Democracia viene montada en un pollino con vestido igualmente ridículo, y tal. La befa y su profanación les guían. Tras de ella vienen trúhanes perdularios, pedófila clerecía, que le sirve de ludibrio a la ignorante muchedumbre, que alaba y alabará a la beatífica Democracia, hecha un pingo, soñada como ideal sacado de una escena de cualquier novela de esclavitud global".

- ¿No es verdad?, pregunté.

Todos ellos murmuraron, y, muy cerca de aquí, se escuchó el ruido ronco y bajo que emiten de ordinario los Cerdos, Cochinos, Lechones, Marranos, Gorrinos, Puercos, lo que nos cayó en gracia por su coincidencia. Yo les grité ¡silencio¡ y, en vez de morirnos de risa, comenzamos a imitar ese gruñido con extraordinaria habilidad.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers