Una rareza escénica

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

-Me cagüen la madre del cordero, grita un pastor, a quien se le ha despistado una cabra.

Se llama Oliveros Roldán y piensa que se la ha robado el señor cura, por culpa de que el no cree en dios y no va a misa.

-El señor cura tiene larga cola de toro, dice, y sigue, hablando solo: que me lo han dicho la "Bueyona" y la "Catavinos", que cuentan que en el centro cultural del pueblo, viendo la película Bienvenido Mr. Marshal, la "Bueyona" perdió una sortija, que luego encontró la "Catavinos" en el pene del cura.

"Los hombres en el pueblo llevan valientes cuernos, y el señor cura uno bien grande, cual unicornio, puesto en la frente, y en el culo unas cencerrillas", cantan las dos cuando van a la taberna y están bien "mamadas".

Veo al pastor, ahora, limpiándose el culo con papel colorado. Su zamarra está hecha de penachos de lana de cabrito. Ha guardado las ovejas y cabras en el aprisco, marchando hacia una cueva, que dicen en el pueblo que fue centro de reunión de caballeros templarios, donde hacían guarrerías y orgías sadomasoquistas aprendidas en sus cruzadas, practicadas, principalmente, a las puertas de Jerusalén.

Le sigo, recordando a esos dos primeros enamorados maricones Durandarte y Orlando, primeros en la historia del romancero sarasa, que llevaban un aro de buey en la nariz, y zapatillas de esparto en los pies.

Todos los días se citan en un pinar del Toboso para hacer esgrima con sus penes antes de penetrarse alternando sus ojetes de unos culos como capachos de molino. El pastor, cual conde Galalón, lleva su pene fuera y colgando, ocultándose detrás de un matorral, y yo más atrás.

Ya da principio la tan lucida carnal lucha de sainete carnal unipersonal. Parece que juegan con penes de cartón, colgajos de salchicha y, viendo la erección de cada cual, es lógico que intentara cada uno penetrarse a la vez, lo cual están haciendo con postura no hallada en ningún Kamasutra, frente a frente.

-Cuán largo es el Amor, le oí jadear al pastor.

- ¿Qué se estará haciendo el muy cabrón?, me pregunté.

La paja del mete y saca no se hizo esperar y, cuando terminaron su penetración mutua, vimos que sus penes eran unas berenjenas redondas.

-Te has portado bien, defecador de tuertos, le dijo Durandarte a Orlando; a lo que este respondió:

-Cual burro me has hecho el culo pedazos, maricón de mierda.

-Y tú qué traidor, majete, le replicó Durandarte. Siguiendo:

-Lo que podía haber sido vida y dulzura, ha resultado ser una mierda, porque te has cagado, cacho guarro en toda la literatura erótica a una sola hoja de carnal papel jodido por ambas caras.

Se encerraron en sus pantalones y un escuadrón de pedos como los que expelieron en su tiempo Héctor y Aquiles, que ya oliera y cantara, en su día, Homero, salieron del culo de los dos, marchando hacia el pueblo, perdiéndoles de vista justo al tiempo en que cerraban sus braguetas con una rareza escénica amariconada.

El pastor ya se había corrido. Tendido está sobre el suelo, en voz alta diciendo:

-Vaya tramoya la de la polla.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers