Baudelaire, un pajarraco de amor

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

- Los poetas malditos se aman a sí mismos como perros que se lamen su cipote, me dice ni amigo Ramiro, con el que voy a Copacabana, sala de fiestas, en el Barrio de Usera, en Madrid, para ver de bailar y conquistar alguna pardala, joven o vieja, ¡qué más da¡

Alegre, por la calle yo le canto:

"Jueves por la noche, día de los mili tronchos, vamos a Copacabana
Y en el baile encontraré una mujer más puta que un ángel"

Mi a migo ríe. Seguimos caminando.

Hemos quedado en encontrarnos con un tal Verlaine, trabajador del ayuntamiento de París, alegoría del ingenio de Baudelaire, hábil en transformar la historia de sus "Poemas Saturnianos" en una obra de gran complejidad y riqueza escénica como consecuencia de ser amante de Rimbaud, lo que le permite salir triunfante de sus "romanzas sin palabras", con "la sensación devuelta", cantando : " Mi corazón tiene tanto pene" ( Mon coeur atant de pénis).

También, nos vamos a encontrar en la misma sala con un tal Gautier, que mantiene muy buenas relaciones con de Nerval, a quien advierte que la victoria final del ser humano contra la clerecía pedófila y las democracias asnales se deberá a un marica; que los sucesos políticos de aquellos tiempos y de este nuestro tendrán el sangriento desenlace de los viejos argumentos de amor y guerra.

Asimismo, va a venir Poe, un tío extravagante y excéntrico, gótico de ciencia ficción, con su prima Virginia de 13 años, a la que hace pasar por quince y con una tuberculosis galopante que para ellos quisieran Heber, el quenita, que mantenía buenas relaciones con Jabín, rey cananeo, ¡que me meo¡ No son pocas las historias que narran fogosos amores de este sediento poeta romántico, que apacigua su sed con alcohol , echando cohetes ( "Echar un cohete= a echar un kiki = a Follar), y que esta carta dejó escrita: "Esta carta dejo escrita para todas las niñas solteras, que no hagan caso de otro hombre mientras a mí me tengan. Que mi vida es capricho, impulso, pasión, anhelo de soledad, y mofa de la cosa material".

-Y Baudelaire?, me pregunta Ramiro. Yo le contesto:

-Baudelaire, también, vendrá.

Baudelaire, el pajarraco de amor, moneda de uso corriente en la prepotencia del poeta varón, como es el caso de Nerval, Sainte-Beuve, Banville, Balzac y, mucho más, Ménard, poeta y químico, que parece ser sólo patrimonio de Baudelaire, drogadicto y bohemio, ensalzado por las putas como "el más bendito de los varones", según las palabras de Sarah, una prostituta judía del Barrio Latino, en Paris, La Louchette, "La Bizca" como la llama Baudelaire, de la que está locamente enamorado, y ella finge corresponder a su afecto, seducido porque era calva y, además, torcía la vista, y amaba su propia sífilis, con quien encontró, finalmente, el amor y la muerte.

Baudelaire le seguía los pasos por ver dónde y con quien caminaba. Si para escapar de él, por confundirle, ella se metía en una iglesia consagrada, Baudelaire, cuando la veía, entraba y se ponía al lado suyo y le preguntaba si le amaba y, al momento, ella le decía:

-Eres un puto en misa. Lárgate. Vete con Jeanne, "la hermosa mulata", tu otra puta amante y regálale Las Flores del Mal, poemas de recursos teatrales con elementos trágicos y cómicos; lenguaje puto y asnal de putero celoso sediento de venganza apuntando erecto hacia un mensaje alegórico, simbolista, del propio auto sacro sexual, en el que aparece tu figura cargando los poemas de un tono fálico, despotricando contra la falsa moral de los imbéciles burgueses, recordando a tu puta de a cinco francos, Louise, que una vez te acompañó al Louvre y se sonrojó, tapándose la cara, al ver las estatuas y cuadros inmortales desnudos como habían venido al mundo o en actos divinamente impúdicos, salpicando su gracioso y rústico cuerpo una buena dosis de comicidad, sacándola tú, Baudelaire, por un momento, de la farsa, llevándola al excusado para hacer el acto sexual, sacándole de su vientre el gargarismo sensacional mientras tú le introducías el dinamismo del verbo Amar.

Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers