El asno que no quiso subir al arca de Noé

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

"La historia del Diluvio Universal es un cuento asirio babilónico!"
-Gerineldo Fuencisla
"Noé a cada especie que subía en su Arca le sacudía y ahuecaba la lana"
-Mamón de Tigre, de Mesopotamia

Por legitimidad de vuestros abuelos, callad y escuchad al Asno de Chiclana, que mostrarse quiere generoso y noble.

Dice con gratitud: "Pues ahora, en vuestra presencia, sin jactancia, Asnos y Jumentas de mi Tierra, elevar hasta el cielo quiero al Asno. Que hay Asnos en el cielo como en la tierra es un dicho y un hecho. Asnales académicos eméritos pueblan la Iberia y todos los Continentes. Catedráticos de Rebuznos se dan como las setas. Los sepulcros de las Salesas reales, la estatua de Cibeles que adorna el Prado de Madrid, y todas las obras notables que figuran en el libro Guinness, han sido hechas por el Asno.

Estos fueron distinguidos generales, conquistadores de Chile y de Costa Rica. Los Asnos fueron de los más distinguidos partidarios de Maximiliano. Fueron marqueses en la Habana, generales en la Argentina, caballeros montañeses y capitanes de galeras. Sin ir más lejos, el Asno de Enrique el Doliente, que no veía siete en un Burro, llegó a ver Londres de frente y volando, después de muchos aterrizajes, cayendo de su propio Asno al mar.

Si sabéis algo de astronomía entenderéis y veréis que hay un punto fijo para el Asno en su sitio o puesto del firmamento. Dicen que puso la primera piedra de la Catedral de Burgos. El Asno es el banco o asnilla que sostiene una Nación. Buena pieza del torno de la seda. No hay nadie como él para manejar la verga de mesana. Siempre cargado de letras, es de los primeros que Rebuznó: "Bachiller en Artes Burro en todas partes".

Íbamos a reír todos, cuando, de pronto, nos reprendió, pasando su rabo por nuestras narices, lo que nos hizo estornudar tan reciamente que todos los cercanos valles retumbaron y las campanas de los campanarios repicaron solas. Ha seguido, él nos advirtió:

-"Burlaos con el Asno, daros ha en las barbas con el rabo".

Terminó y le aplaudimos, no sabéis de qué modo o manera.

Uno, el Asno de Focio, que era Regidor y Alcalde de cuatro Ayuntamientos comenzó a hablar, pues se le tenía en consideración, ya que antes había sido canónigo y fraile de cabildos y Capítulos. Dijo, exclamando: -¡Qué Rebuzno nos acaba de dar el compañero¡

Tosió y escupió contra el suelo, lo que está de moda en los campos de fútbol de toda Eurocopa y del mundo Mundial.

Unas borricas del tío Camueso y del padre Juan Rebuznaron diciendo:

-¡Vaya gallo, echadle trigo a ver si canta¡ Do vino el Asno vendrá el escupitajo. Bien sabe el Asno en cuya cara lapea.

El Asno de Focio, cortándoles, exclamó:

-A arrieros lerdos, Asnos locos; continuando:

-Ahora, vamos a seguir hablando, inocentes, del cuento del diluvio universal con que dios castigó a los hombres y el Arca de Noé con todos sus animales secuaces, que él introdujo como reos, y que se salvó de tan copiosas lluvias, que hoy llamaríamos Tsunami, o Katrina, el huracán. Leyendas bíblicas para sujetos rudos y de poco entendimiento.

Todos le mirábamos con la boca abierta, cual bobos de baba. Yo miré a una Jumenta, que decían era su hembra concubina, Vi que se levantaba seguida de un pollino, dejando los dos la reunión. El, dándose cuenta, exclamó: "Asna con pollino va derecha al molino. Yo tengo asitia carnal, pérdida del apetito sexual, y no puedo asistir al palo".

Asnos ancianos y Burras devotas mostraban grave su devoción al Asno de Focio y Rebuznaban del modo más solemne y circunspecto.

A lo suyo, el Asno de Focio siguió:

-En este cuento o chiste, Noé, el último de los patriarcas antediluvianos y progenitor de todos los hombres, se hace una paja mental en el punto de intersección de la órbita de un planeta con la Eclíptica, quedándose en un punto que permanece inmóvil en una cuerda de agua a merced de las olas, siendo su arca soñada una nodriza, como lo fue después para las iglesias en el mundo de Europa. Él se sentía en su Arca soñada como Jonás, uno de los profetas menores, o Pinocho, en su ballena; o Garbancito en la tripa del buey; Adán y Tarzán en la tripa de la mona Chita haciendo sexo, o la abuela de Caperucita en la tripa del lobo.

Hace una pausa, y sigue:

-El Arca de Noé, persona de la que no se tiene aún cabal idea, y el Arca llena, Arca vacía, donde Noé pecaba y el diablo yacía, es un sueño soñado en el vacío que hay debajo de las costillas, encima de los ijares, en una noche tormentosa, donde el Rebuzno del Asno, que no quiso subir en esa caja grande con puerta giratoria, tres veces el mismo Noé repetía.

Cuentan que un día no muy lejano, al sacar del fondo de las aguas el Arca y abrir la caja del tesoro, la misma que pasearon y pasean los bucaneros y piratas por los mares de agua o de cemento armado, con ciertas formalidades, los tesoreros oficiales haciendo entradas y salidas con sus manos, salió una voz, parecida a aquella de la lámpara de Aladino, que exclamó diluyéndose en el espacio, aunque dejando una estela eterna, que decía: "O del Asno"

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers