El Yayo anarco y meloso

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Satirio se llama el Yayo. Él nos cuenta que sobrevivió a las coces de un Asno castrense, que se entronó por las armas, infligiendo grandes daños al pueblo, escondido en un campanario de una iglesia anegada por un pantano," a la altura del agua de dos hombres altos puestos uno encima del otro", entre Burgos y Segovia, cercano a Montejo de la Vega de la Serrezuela, las Hoces del río Riaza y el refugio de las aves rapaces de Félix Rodríguez de la Fuente.

Nos dice, también, que fue perseguido por asesinos a sueldo mandados por el Enano con decretos expresos de muerte en el paredón, pero que no le encontraron, pues él tocaba las campanas, con sonido bronco o vocinglero como les gustaba a los lugareños, que decían de él: "este pobre hombre blanco de miles embustes y políticas patrañas, ¡santo cielo¡ si es un santo ermitaño".

Que participó, con otros amigos de Durruti y Bakunin, en asaltos a iglesias, monasterios y conventos para que revertieran al pueblo, su único dueño y señor, pero nunca, como ninguno de sus compañeros anarquistas, destruyó imágenes o las quemó, como tampoco violó monjas, "que más hubieran querido ellas"; que esto lo hicieron los curas y mercenarios del otro bando para comprometerles y les odiara el pueblo.

Que sí tiró un diablo, un diablo de dios o un dios del diablo, que imitaba el Rebuzno de los curas, y propagaba el odio a los que preferían el color rojo y negro.

Que este acto de tirar el diablo desde el campanario le imitaron los quintos del pueblo de Manganeses de la Polvorosa, de Zamora, situado en el alfoz de Mansilla de las Mulas, en cuya fiesta tradicional del "salto de la cabra", a la que llaman "santa Vicenta mártir", los quintos tiran una cabra desde el campanario, para cruel regocijo y peor gusto de este pueblo.

Que aquí, en este campanario, vivió una anárquica harmonía de espiritualidad y desorden, recordando a Peter Kropotkin: "¡Actuad por vosotros mismos¡" y Sergei Nechaev: "Catecismo del Revolucionario" ; enamorado de Voltairine de Cleyre, famosa anarco feminista: "El Primero de Mayo".

Que el único libro que guarda, todavía, con el que aprendió a leer y escribir, es "Rapunzel", que significa rapónchigo, una flor silvestre con forma de nabo; un cuento de hadas de los hermanos Grimm, "digno de leerse en los campos o en la alcoba; y no es menester que diga con qué objeto".

En el campanario hay una sola campana y, en el hueco de la campana, por debajo, un gran badajo. Para hacerle sonar, él realizaba una suerte gimnástica, tendiéndose boca abajo en el suelo, dando una vuelta completa sobre la coronilla hasta quedar tendido boca arriba; y, con su deseo armado erecto, la hacía sonar con oficio de ingeniero, trabajando la campana como un enamorado anarquista y caballero, cual un Freddie Baer pintando sus elegantes gráficos con su armado deseo.

Quienes se bañaban en las aguas del pantano no se acercaban hasta el campanario. Hasta que un día, una pareja de novios, él se llama Enrique, ella se llama Lola, criados en Barcelona, trabajando los brazos y los pies se acercaron, diciéndole:

-Yayo anarco meloso, que tus favores campaneros extiendes desde el cielo, y de quien dicen que a las mujeres asombras, mas no espantas, podías arrojarnos algo con intento de subir a verte, saludarte y felicitarte por bien de tocar la campana; que a mi novia le apetece.

Satirio campante, ufano y satisfecho, se vio obligado y, campaneándoselas como pudo, sacó su miembro hacía fuera. Un miembro que era como la raíz de un masto de la cola, árbol en que se injerta otro, al que se agarró Lolita, subida a los hombros de Enrique, trepando.

Al coger Satirio a la novia y meterla en el campanario le ha dicho con sentimiento:- Perdona; pues la joven se había rozado una rodilla contra el alfeizar de la ventana.

El joven, con sarcasmo, les gritaba desde abajo:

-Arráncate Yayo.

-Daniel de Cullá

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers