Macarrabracadabra

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Es buenísimo: entre dos montañas, en un espacio ancho y despejado, dos jóvenes orinaban a la distancia de los troncos de una arboladura que hacían la figura de un navío, los árboles, intentando escribir la palabra "Macarrabracadabra", y lo consiguieron sobre un abomaso o cuarto estómago de un rumiante, ya disecado.

Ni fríos ni tibios se sentían, pero sí malhumorados por la abominable política que se seguía en su tierra, sin ninguna garantía, máxime, cuando ellos mismos decían: "que aquí se gobierna para cerdos y ladrones", pues el único alimento material y espiritual para esta sociedad aborregada eran el putiferio, la pedofilia santa, y el robo manifiesto.

-La estupidez es el barco social que puede atracar sin peligro. Y la nave del gobierno se arrima y se liga a la nave del pueblo por medio de cuerdas, mordazas y cadenas para asaltarla a diario; decía uno de ellos.

El otro, le respondía:

-Tienes toda la razón, amigo. Es odioso, detestable, abominable, el devenir de una nación como esta con la que tenemos que cargar, en cuyos terrenos, para mejorarlos, se echa estiércol de capadores y bandoleros. -País aborregado, país follado, exclamó el primero, mirando a un cielo con manchas blancuzcas y redondeadas.

Ellos dos no se aburrían, pues se habían propuesto, en su camino, el ver quién de los dos decía más rápido, y más veces, la palabra "Macarrabracadabra".

En su camino, pisotearon flores malparidas, sin fructificar. Esto le hizo, al segundo, exclamar: -Mira, abortos de la Naturaleza, abortos del Ingenio.

--Como nuestra piel de toro, que no es de toro, sino de abortón, piel de lobo mal parido.

A los lejos, ya cerca de un lugar con gentío, vieron acercarse a una persona botijo, que era un escritor institucionalizado, que venía haciendo entrar un botón por el ojal, y sus dedos sudaban, como el huevo los botoncillos de la clara al cocerse en el agua.

-Callemos, dijo el segundo, que este es un boqueras, un chiva, chivato del gobierno; anda, como ves, apoyado en un bordón episcopal.

Este venía con mala intención. Se le vio venir, con intenciones de hincar el acicate a estos dos hasta el botón, pues traía un pasquín vuelto del revés en el que se leía: "Malditos Macarrabracadabras".

Le dejaron pasar a su lado, sin echarle la zancadilla, que es lo que hubieran querido, y, al pasarles, se dijeron los dos:

-Qué bozal tiene este antepasado de caníbales sacro fachas.

Se cubrió el cielo de nubecillas blancuzcas como vellones y, uno de estos vellones figuraba el culo de Eechellensis, sabio maronita; los mismos que descansan sobre el monte Líbano en Siria, aun masacrada por los criminales y asesinos señores de la guerra.

Su vista la distrajo una mariposa de alas y cuerpo blancos con puntos negros, la Abraxas, tan deseada por ellos dos, cuando estudiaban Historia Natural.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers