Las primaveras árabes

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Las primaveras árabes cantadas no fueron más que un trágico argumento del corpus de bombas y sainetes de violaciones y muertes en el que los protagonistas son siempre los países que predican democracia y vienen vestidos con plumas que, al final, son represión y latrocinio, teniendo como desenlace común el suicido de estas naciones, convirtiéndolas en terrenos domésticos para soldadesca de vacaciones.

A Atila, el rey de los Unos, se le veía venir, se le sentía, igual que a Hitler con sus tanques, observando el odio riguroso por la muerte del judío. Pero a estos países de embustera y falsa democracia, con su romance de "Petróleo más poderoso que la muerte", les anima el carácter mágico de la guerra y su contrabando, y el amor prohibido, asesinando y violando por doquier.

El motivo del poder no es más que la balada de la muerte, el tiro en la sien o en la barriga, como queda bien demostrado en todas las historias nacionales. "Soldadito, soldadito, ¿qué haces que no te alegra? ¿Es que te marea la guerra o el tiro por la espalda?"

A palacio real, llegan los reyes por las armas. A Consistorios y Cabildos de Clerecía, llegan los arzobispos y obispos por el embuste y la impostura de la falsa fe, y por las armas, también. Al poder, llegan los experimentados protagonistas de la represión, el palo y tentetieso, en votos amañados allá donde el romance del miedo pervive y guarda la viña.

Los coros de los Mercenarios Democráticos que tan importante labor de miedo y analfabetismo social desarrollan se alían solapados a los señores de la guerra para traer a las naciones muerte y desolación; sabedores que donde pone la pezuña Democracia, allí sólo brotan rosas negras.

El hada madrina de las primaveras árabes ha sido y será el tío criminal y democrático que neutraliza el poder benéfico que ejercen las madres, celosos por seducir aun a las más niñas, y vejarlas según su religión.

El muestreo de las primaveras árabes no ha sido más que el humo y la destrucción que traen las guerras por el vicio de matar por matar y apoderarse del petróleo, sus tierras y salida al mar, y si se raptan a las guapas mujeres, ir corriendo a entregárselas al capitán, que soldado más o menos no determina una guerra, pero sí los señores criminales, ladrones o asesinos que en democracia gobiernan.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers