Recuerdo de Madrid (Un tío chorra)

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Mi amigo me lleva a regañadientes a la celebración de una misa de difuntos "In Memoriam", misa de archelo, entierro, en Adalí, Madrid, en la parroquia de san Fermín de los Navarros; altana o iglesia del neomudéjar madrileño, situada en el paseo del Cisne, ¡qué bonito¡ hoy de Eduardo Dato, rodeada de zonas ajardinadas con olor a sudor de sobaco de meapilas e ingles repletas de glándulas sudoríparas apocrinas de beatas franco fachas.

El templo, por delante y en sus laterales, así como en todo su interior y escondrijos, está tomado estratégicamente por arpías, guardianes, que cuidarán la presencia en la misa de gente "muy importante", y de un bobón cargadito de oro, incienso y plata, depredador de elefantes y "corinas" con su mujer que le sirve y el pueblo por esclavo, según la prensa. Hasta los periodistas y fotógrafos nos han dicho que han sido cacheados; y un perro o perra, parecido a Rex, el peliculero, ha recorrido todo el templo de cruz latina y sus alrededores, guiado por un hombretón que daba miedo.

Hombres altaneros, de importancia, venían al amarre de coches de alta gama que paraban frente a la puerta principal de la iglesia, para ayudar a salir a tantos andobas, que entraban al templo mirando hacia otro lado de los fotógrafos, desapareciendo entre nubecillas de fullería y pena embustera, entre corros de gente.

La mayor parte de los asistentes tenía cara de angustias forzada. Dejé yo a mi amigo a la entrada del templo, cuando sonaba el introito "Lacrymosa" del Réquiem de Mozart, cantada por Favola in Musica, Según me dijeron, luego, justamente, al irme yo, porque no creo y soy ateo, cerraron a cerrojos todas las puertas; dejando vigilantes dentro y fuera, en cantidad; y toda la beata gente como metida en una lata de sardinas en noche oscura; pareciendo la iglesia una capilla de presidio.

El sermón del cura acarabeador, hablador y parlanchín, según dijo mi amigo, fue en abanico doctrinero, flor de fullero en doctrina de indios. Todo fueron alabanzas en honor de los favores recibidos y los intereses vaticanales de su vara de medir. Araquelaba constantemente al difunto. El apaño de la comunión en la misa pareció un cortejo de apartadores de ganado guiados por centinelas a recibir la hostia.

Yo me fui a esperarle metido en el coche que habíamos aparcado en la calle Zurbano, a la altura del Hotel del propio nombre, en la zona de impares, entre farolas poco iluminadas, y muy cercano a la calle Eduardo Dato.

Dentro del coche, estaba yo en silencio y pendiente por si pasaba el controlador de la hora, pues no habíamos puesto ticket de zona verde, limpiándome lo negro de las uñas con una navajita, cuando, de repente, veo acercarse a un hombre alto con gafas oscuras y un chaquetón negro, abierto de botones en la entrepierna.

Se colocó delante de nuestro coche y la trasera del de delante, achantado, como escondido entre los dos, y apoyado en un árbol lo largo que era, el muy osado animal. Con las manos metidas en los bolsillos, abrió un poco más el chaquetón, empezando a orinar con una polla gorda y larga, no propia de su edad, ¡que él no había tocado con las manos¡ mirando con sus gafas oscuras hacia el lado de los pares, sin advertir que yo le estaba viendo dentro del coche.

Cuando terminó la micción, sacudió un poco la polla con la mano izquierda; no haciendo ningún gesto de esconderla y, así, viéndosele el colgajo, marchó hacía la calle santa Engracia, con las manos metidas en los bolsillos al estilo de los exhibicionistas del metro.

Al regresar mi amigo de la función de la defunción, ya acabada, le dije con sorna:

-No te lo pierdas. ¡Qué fuerte¡ He tenido una suerte inesperada. Me llevo un recuerdo estupendo de Madrid: un tío chorra, que se apoya en su polla, como un Borrico, meando; comunicándole lo acaecido.

Él me contestó;

-Bueno, al fin tú has conseguido algo bueno porque lo que es yo ha sido tan sólo un clamor parecido al de los Jumentos y Jumentas envueltos entre nubes de embustes y patrañas Rebuznando.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers