La vida en una caca de perro y el globo terraqueo es el culo de una mona

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Paseo las plazuelas con juegos de madera y piso de plástico donde juegan los niños traídos por abuelos y algunos papas calzonazos con sus perros. También hay alguna que otra chacha; más el cuento ese de que se liga en estas plazuelas, sobre todo si vas con perro, no es más que eso, un puto cuento chino.

Mientras los poderosos se miran en el culo de una mona, forra de su género para formar el botón de su latrocinio constante, y horma usada en las operaciones de su arte fullero, me complazco viendo la madriguera que hacen las hormigas, torciendo el cuello hacia donde las chachas y los abuelos les gritan a los niños por haberse subido a lo alto del tobogán y orinar sobre las niñas.

Los abuelos y los papas calzonazos, al coger las cacas de los perros, parecen que juegan con dados falsos. A alguno de ellos se les escucha: - ¡Qué castigo¡ Mientras, las niñas hacen montoncitos con las hierbas que han arrancado del jardín que les rodea. Muchas de ellas están desdentadas.

Otros niños traen arena, y, meando sobre ella, preparan una torre, "como la del ajedrez", dice uno de ellos.

La Vida pasa en estos hombres y mujeres contemplando cómo cagan sus perros. La vida, en este instante, es una mierda de perro, mientras ellos se pasan las bolsitas de mano en mano, para recogerlas e ir a tirarlas a la papelera. Quizás ahí, intercambiando el "hormigo de mierda", manjar de repostería perruna, es cuando puede saltar la chispa de la lujuria, viendo el movimiento que producen las reacciones entre el macho y la hembra que arrojan los ingredientes a la papelera con el instinto de beneficiarse mutuamente.

Que la misma unión sexual está hecha con los mismos materiales, es una puta verdad. Mucho han estudiado los científicos, y siguen estudiando, para intentar de adivinar que el Globo terráqueo es el culo de una mona, y su substancia de alma, hecha de bizcocho molido, azúcar y diversas especias; que ya lo decía Adán, envidiado de dios, mientras besaba el culo de la mona Chita:

-Parece que tiene hormiguillo; le bulle, está inquieto y sin sosiego, como la Tierra.

-Juana, Felipa, Gustavo, Adolfo, Lipsia, bajaos de ahí, gritan los abuelos y los padres calzonazos a los niños y niñas que se mueven "a lo burro" en los columpios; y que ellos no hacen ni puto caso, haciéndoles burlas, mofas, desprecios.

Otros niños hacen agujeros en el jardín para buscar lombrices y echárselas a los perros.

Uno de los padres calzonazos, que se las da de fornecino, bastardo, adulterino, comenta a unos viejos y otras chachas, quizás para insinuárselas, "que su mujer es hornera y tiene la cabeza de manteca, y que se deshace cuando la cuece y templa el horno".

Alguno de nosotros nos reímos. Yo advierto que su cabeza es como un hornazo, especie de rosca o torta, como esa que algunos lugareños le daban al predicador en Pascuas después del sermón de gracias.

-¡Pobres criaturas¡ me digo, al levantarme para marchar. Acarrean la mierda de sus perros, ejerciendo de calzonazos y viejos de mampostería. Miro a la ciudad y se me aparece dibujada en el culo de esta mona que me ha traído un amigo de Hornillos del Camino, en Burgos.

Antes de dejarles, le oigo a una chacha decirle al calzonazos adulterino:

-No está la Magdalena para tafetanes.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers