Mi amor ¡Que matachin!

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

A sentir ha venido este recuerdo de mi Amor, cuando se ha ofrecido para comerme el conejo, como él mismo dice. Él es un cazador de primera, un matachín depredador. ¡De qué modo y qué manera mata aves, jabalíes, corzos, conejos¡ Yo nunca le he aplaudido sus cacerías, además de que soy simpatizantes de la Organización Amigos de las Especies y los Animales, pero como me come el conejo y todos los cercanos valles retumban a sus disparos, pues me alegra, además de que siempre tiene en la mano una cosa poderosa que me tira sobre el suelo, y me hace abrir las piernas como un Ayuntamiento abre sus puertas al señor Alcalde.

Sí que me duele verle disparar contra seres inocentes, contra estos animales tan bellos, tan hermosos. Alzaría un varapalo y le daría fuerte en la cabeza cuando veo que se alegra de sus muertes y se burla de los conejos vivos cuando les echa en hora mala los hurones. Yo se les echaría a sus huevos, y prohibiría cualquier caza de matariles y matarifes: pero como sé que los poderosos y ricachones, en toda junta por hombres celebrada, festean sus lujurias y maldades asesinando animales y aves, mi amor por los animales y las aves, es ilusión de borrajas; aunque les amo con toda mi alma.

Los: "Hoy traigo cuatro conejos"; "Ayer maté dos jabalíes; "Anteayer un corzo"; "El viernes pasado cuatro perdices", adobados con Rebuznos de alegría me dan verdadero asco; y no pocas veces le he cerrado la entrepierna, pero como dijo el prior de un gran convento a mi hermano: "la carne es débil", y mi Amor se pone como esos canónigos que incendiaron las iglesias en la Guerra de Cruzada, echándole la culpa a los anarquista y republicanos, me tengo que dejar hacer perrerías, como una inocente. Además de que, en el fondo, me gusta que él sea reo de mi conejo; pues como reo le trato cuando está salido y no tiene listo el pienso; lo que me hace recordar que cuántos conejos han ganado tiaras, reinos, gobiernos y capelos. ¡Qué de reyes y gobernantes deben a un conejo su gobierno¡

Mi Amor, ¡qué matachín¡ No debiera ir de caza con él: más os lo aseguro que si voy es porque es muy maestro, y yo muy tonta, pues me he pirrado de él, y con su pan me lo come, Rebuznando los dos de placer como lo hacen los Jumentos. Si un día venís por la sierra palentina, nos oiréis.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers