El burro de mi tío

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

Hoy he cogido al Burro de mi tío y le he arrastrado hacia las eras tirándole de la verga, que tiene salida por culpa de una historia de adulterio; y no quiero yo llevarme los vara palos de la tía Candelas por haberle montado su Jumenta a escondidas.

Mira que le dije al Burro, delante de ella: -No jodas esta Jumenta, jodes de tu sangre burra, pues los dos sois primos carnales.

Le traigo a las eras para enseñarle las cuatro letras, y alabarle, lejos de la tía Candelas, la suerte que corrió con la adúltera Jumenta, quién dijo de él: -Su verga es una joya siempre engarzada en los textos romancísticos tradicionales y en los libros sagrados, donde los demonios monacales se la llevan de calle; que ya los legos y seminaristillas cantaban en gregoriano:-No pajeamos, no pajeamos, que la verga del Burro del demonio está en la puerta. Y, en burros transformados, cometían acciones bien obscenas.

Taquines es el Burro, y mi tío Casablanco, orgulloso de llevar este nombre pues siempre dice "que desciende de moros como la mayoría de los españoles". Taquines es porque a mi tío le gusta mucho jugar a las tabas, y es un fullero que se vanagloria.

Le digo al Burro, acercándome a su hocico: -Escucha y aprende. Tú eres inteligente, pues has inventado la pólvora; has dado luz a la ciencia del gobierno, la Política; has enseñado cortesía y buenos modos a los humanos; y como tu nombre empieza por la T, vigésima tercera letra del abecedario y décimanona de sus consonantes, vas a leer conmigo lo que yo te vaya indicando.

Mira, ya ves, lee:- ¡Ta¡ interjección de sorpresa que repetida suena a tu propio Rebuzno. Recita: TaTaaaaaaaaa

Golpeando con los dedos, imitando el toque del tambor, los tobillos de sus patas, le pido que me recite "Taba".

Un tábano venía hacia nosotros, y él, más espabilado que yo, le dio con el rabo, mandándole lejos; al lavadero donde las mujeres lavan las ropas en las aguas cristalinas.

Le iba a hablar del tabardo o ropón de ceremonia que llevan los maceros del Ayuntamiento, cual albarda, cuando vimos venir a la tía Candelas, quien tenía que cruzar por donde nosotros estábamos para ir a su paño o haza de tierra que tiene sembrada de hortalizas.

Decididamente, sin reparos ni escrúpulos, nos dijo:

-¿Qué hacéis aquí, Burros?

Yo le respondí:

-Estamos aquí para enseñarle a Taquines las cuatro letras, y que sepa jugar en el jardín del amor con varías Jumentas a la vez, incluida la suya. ¿Quiere venirse con nosotros a aquel monte donde mi tío a cazar iba?

-Qué más quisiera el gato lamer el plato, nos respondió. Aunque, si quieres, en vez de ofrecerte una rosa, te ofrezco, a ti, a la Jumenta mía.

-De ningún modo, señora mía, le contesté. Para consuelo del alma mía, ya tengo la verga del Burro de mi tío, aunque sé que usted mucho le quiere porque sabe guardar sus pollos y gallinas. ¿Alucina, Vesta vecina?

-Le odio, me contestó, Y es una pena que usted, que se las da de Príapo, tan sólo le venga a chupar al Burro el rabo.

Iba a responderle, cuando Taquines, que se distingue por su exagerada y ceremoniosa cortesía, me cortó Rebuznando un "Ta", que era como un "Ja"; así:

-JaJaaaaaaaaaaaaaa

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers