Ayer tuve un sueño

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Ayer tuve un sueño: eran días de Inquisición, como hoy.
El pueblo arrastraba una cruz de pedofilia clerical
Las llamas borraban en unos maderos
Los nombren de brujas, herejes y curanderos
Que se deshacían dulces como caramelo
Para Magdalenas que se sentían golosas
Y meaban sin echar gota
Al igual que para maricones del clero
Acunados por la dictadura real o franco facha
De porra y represión, como hoy.
Una voz del cielo se escuchó, diciendo:

-Inquisidor: saca tu herramienta de pendejo
Y a las victimas domadas
Sobre todo si son jóvenes, porque os place
Metedlas en el talego; y si se rebelan
Hacedles ver, por martirio
Que cagan los girasoles de Van Gogh.
En una cazuela de judías pintas
Se cocían las almas fugitivas y la Razón
Mientras el Inquisidor general
Se sacaba de la bragueta el capullo de la coacción
Cogiendo la creación de una paja entre las manos
Amando la erección y eyaculando en la cara
Del Tribunal castigador
Como hoy hacen los obispos y arzobispos
Que siguen chupando
De la quijada del Asno de Sansón.
Los alguaciles quitaron el candil a una bruja
A la que hicieron desnudar
Que llevaba colgado en un peniforme consolador
Mientras le decía el general Inquisidor:
-Estate quieta, puta
No me toques los cojones con tus ungüentos malvados
Que te voy a meter, aquí y ahora, mano
Contra el palo, y mirando hacia el Camino de Santiago.
El putero y pedófilo Inquisidor, como hoy
Se retorcía de ansias de condenar
Importándole un bledo los gemidos y los gritos
Gritándole al pueblo, para confundir:
-Por dios, amado pueblo
Estas condenas que firmo con "Nihil Obstat"
Son para vagos y maleantes
Que sois todos los que no seguís la doctrina
Así como las de grillo y mordaza
Contra la libertad de prensa y expresión
Simplemente son locuras de amor.
La bruja, el brujo y el hereje tienen un tesoro
Esto todos lo sabemos
Y para abrir estos tesoros
Y para quedarnos con ellos e inmatricularles
El Inquisidor tiene la llave de oro.
-Bruja, se confiesa el general Inquisidor
Si te hubieras puesto de pechos en la ventana
Y tu gato no hubiera intentado arañar mi tamarrusquito
No hubiera dictado condenatoria sentencia
Esperanzado de que me hubieras dicho:
-Tenga señor Inquisidor, grande de dios
Tenga esta teta y mame.
Yo me desperté
Chupándome el capullo
Para, después, mear sin daño alguno
En la isla Perejil.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers