Espectro

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Estaba yo jugando con mi sobrino a descomponer un rayo de luz a través de un prisma, cuando la línea directriz, como produciendo reflexión, se arrojaba a fuerza de luz en el tumor de los corvejones de un solípedo, en probanza del primer lugar en la gracia de esparaván o gavilán, como cuando el cura pedófilo, que no tiene dedos en los pies sino cascos, aplica su catarro sobre el cogote del niño cubierto de una substancia aglutinante más que probable, que puede probarse y demostrarse, como sucede con la fe, feminela o pedazo de zalea en que se envuelve el zoquete que forma la cabeza de la lanada o escobillón por la parte delantera donde va la roda y el tajamar, como en la proa de una nave varada.

Había prisa en prisar, tomar, coger, ocupar al crío, mientras los grillos cantaban debajo de unos albérchigos, frutos del árbol caído, que soportaban el espinazo o columna vertebral, desde la rabadilla, de un tal Priscili Aano disecado, que era natural de Galicia, y cuentan que fue heresiarca gnóstico y maniqueo, un prenda de observatorio astronómico, que sabía mucho de la gestación, el parto y el puerperio, como nuestros obispos de hoy, ¡vaya¡, preocupados e inducidos a error por una obsesión en la punta de sus capullos, que avanzan oblicuamente respecto a la dirección natural de la marcha, o sea, a la que mira al frente del punto en que se está la Chocha oblata oblicuángula del monasterio del culo, que da alojamiento y alimento cual abadía de patronato real, rendida, cortesana y dispuesta a complacer.

A la luz del cuerpo sólido geométrico engendrado por el movimiento paralelamente a sí mismo y siguiendo una línea recta, el espectro rodado era como el contenido de una carnal carta real que lleva después de la fecha una gran rueda u ojete con el sello del rey y en cuyo contorno van las firmas de los prelados y ricoshombres, que tributan burlescamente y prueban la morcilla más grande el día de la matanza; aquella de las lentes de un anteojo que está en el extremo opuesto al ocular, que sirve de materia o asunto al ejercicio de las facultades mentales en caldo mondongo.

El Espectro, cual soldado inválido, cogió las obladas de pan o rosca, la hostia puesta sobre la patena y el vino en el cáliz, llevando bajo el brazo las obladas, se subió a un campanario, comenzando a tañer las campanas, cual campesino que se ponía en tiempo de guerra en un paso o vado para observar los movimientos del enemigo, alegando razones para sacar libre su pene y compararlo con el badajo, pensando en lo imposible o muy difícil de realizar, pues para él, comparado con el badajo, el suyo no era más que una espingarda de pequeño calibre.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers