Con la O de pollón

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2sdefault

... O COMO EL POLLASTRE NO PUDO FOLLAR

Mi tío Chisdasvinto, hombre apicarado del pueblo bajo de Madrid, tiene un hijo al que conocemos como "el Pollastre", pues tiene un pollón cual reptil ofidio. El conduce el carro chirriador con el que lleva a su padre a visitar los prostíbulos. A él no le gusta topar su cuerpo con otro que está inmóvil y abierto de patas, '¡dios mío¡', como él mismo dice: provocar y enojar a unas y otras por genio o costumbre de polla, no me hace gracia alguna. A él le gusta meter su pollón en la chocolatera cuando el viento norte llega no muy fuerte y. como los chofistas, personas que se mantienen con chofes, por ser alimento barato, él se mantiene como los pajistas, con golpes dados con la mano de canto en la nuca del capullo. "Un orgasmo no es más que un juego de chirimbolos", dice.

Hoy mi tío me ha invitado a acompañarles a visitar el prostíbulo, pues quiere que su hijo se haga un hombre muy macho. Dice que van a visitar a una tal Cholula, mujer de genio alegre, coqueta, vivaracha, que trabaja sexo en el Cerro de los Ángeles, en Madrid, y es sordomuda; que tiene un totí o avechucho como la cometa de los niños, que echa chispas sin paular ni maular, no importándole un bledo sus dos tetas.

Su tío, el muy cabrón, ha ordenado al hijo sacarse de la bragueta su tordo argentino para que se le frote y le ponga en marcha y entre al prostíbulo erecto, y sepa engancharse de soldado del culo femenino .El padre le acaricia cabeza, le adula. Yo me quedé pasmado al ver tal pollón; el cual ya tenía en la punta una especie de rodaja de papel untada de sebo. La mano del pollastre parecía una máquina de hacer chorizos. Yo pensé que no llegaría a tiempo de meterla, y que se correría mucho antes acabando en balancín de volatinero.

A ella, Cholula, que apareció totalmente desnuda, había que cogerla en brazos y, a horcajadas, elevándola, metérsela. El pollastre, afectuosísimo, no pudo hacerlo, no quiso entrar, como él dijo: "En la choza pequeña donde se recogen los cabritos", inundándola de piezas gruesas de esperma, como quien da cebadura al azor dejándole pasar la noche con la perdiz que voló.

Mi primo era una cabeza de chorlito. Su pollón era como una serpiente trepadora. Más de una vez, al ir a visitarle a su casa sita en el distrito de La Latina, le vi su pollón asomarse por el balcón con la piel surcada de rayas, chorreando ese líquido que chorrea colmado, y que se derrama por los bordes, dejando señales por donde ha corrido, cual adornos de pechera de camisa o adornos muy lujosos en el traje de golilla que llevaban pendientes las órdenes militares.

Antes de dejar el prostíbulo, saludamos a la Gobernanta de las Rajas, como así le llamaba Chisdasvinto, quien llamó a viva voz a Cholula; más al ver que no se acercaba a ella, fue a buscarla, trayéndola de la cintura, como muy acostumbrada a ella, diciéndonos:

-Otra vez, echad el grano en el surco en chorro continuo, que es como le gusta a ella.

Chisdasvinto y yo estábamos erectos en aluvión de espermas. Sin embargo, él, el Pollastre, ni se inmutó, teniendo partículas de esperma en los ojos que le ofuscaban la vista, al mismo tiempo que hacía un ruido agudo y desagradable ludiendo un nalga con otra, cantando desentonadamente, arrojándonos saliva que salta de la boca al intentar hablar, cual cohete que arroja muchas chispas, el día en que están cerrados los tribunales y suspendidos los negocios de justicia.

-Daniel de Culla

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers