Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

No faltan Asnos en este País. Asnos de la Iberia que tiene el honor de haber poblado de Asnos las Américas. Al río de La Plata los llevó un fraile, y se procrearon por el Amor extremado de una Burra que a la chusma le anduvo haciendo elogios del fraile Y prueba que no hay Asnos como los nuestros lo hallamos en el privilegiado Sancho Panza cuando le menciona a don Quijote que la Educación es propia del Asno y que en la Poética de la Asnal Lengua Castellana "Rebuznar no es un Arte; es una Ciencia", según la insigne proeza y portento literario que lo es Cervantes en su Historia de Don Quijote, donde la Carne del Asno es manjar exquisito, tanto o más como la del Cerdo, a cual mejor de nosotros ha sabido
Daniel de Culla


Hay asnos en el cielo

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Un Asno salió, todo lucido, a dar un paseo en Burra por Burra, Australia, lo mismo que hizo el Asno de aquel amigo tuyo, padre de Ovidio, que a nadie va en zaga, y sus estudios han sido muchos, muy buenos, graves y serios, acabando de camarero en un bar de copas, un punto fijo, sitio o puesto donde el Asno tiene su pesebre, y vienen todos los Asnos de fuera a verle.

Un salido mental, un tonto del culo o un trastornao

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

El nuevo Sancho Panza le diría a don Quijote
Viendo la geografía política actual del Globo Terráqueo:
-Que descojone, mi señor don Quijote.
El fuelle de los curas y frailes que nunca han sido
Se rompe
Mientras las pavesas caen sobre el Vaticano.

Cosa de cien años

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Cuentan, y es cosa de cien años, que un grupo de larvas se habían reunido en una cueva cubierta de cieno, donde los antepasados se manchaban, se deshonraban y vilipendiaban.

Para ejercer sus manifestaciones animales y espirituales, según los principios de alguna ciencia o arte, intentaban localizar el paraíso mirándose unos a otros en cuclillas y cagando diez veces diez.

El agente etiológico primigenio y adorado, el Jefe ¡vamos¡, era llamado Cochinococo Granuloso, nacido en Alcabala, en un juego de naipes entre trigales. Su oratoria caía como quiste hidatídico en los pulmones de sus seguidores, que comían corazoncillos o cientoenrama.

De Burgos a Cantabria

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Debajo de la ventana de mi chica calabacera, pues siempre que le pido un polvo, me da las calabazas, me dio sueño y me dormí. Sí, me dormí de pie de tanto esperar. Llevaba en el bolsillo unas bolitas de anís y, cuando desperté, comencé a tirarlas a los cristales, pidiendo a gritos que bajase o que me abriera la puerta, pues se me corría el alguacilillo entre las piernas; y si no me abría pronto, aquí vería morir un kiki.

Estando en este trance, advertí que el ocupante y conductor de un coche me llamaba. Justo había parado en la confluencia de la Calle Delicias con la de San Francisco, a la altura del número 28. Un poco espabilado, me voy a él. Me puse a su lado, junto a la ventanilla bajada.

Tragones, puteros y mordazas

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Es una pequeña aldea llamada Roscón de San Lesmes. Sus habitantes son chiquitos, tan chiquitos como los que aparecen en los roscones de Reyes como sorpresa.

Esta aldea le sirvió de inspiración a Swift en su famoso cuento Gulliver cuando unos liliputienses que no eran otra cosa que mosquitos esbeltos de colores diversos le picaron el pene agrandándole sobremanera, a modo de lira, cuando cometía adulterio con mujeres metidas en deudas.

Bandoleros, parásitos y sus veedores

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

En una Península, cual grano en el culo del mundo, malamente convivían dos Ordenes Dípteras del Buen Romance del Culo Tradicional, la una místico fascista, la otra, cojonera. La místico fascista tiene tintes bien trágicos como su nombre lo indica; la cojonera estaba para acometer a la otra siempre, presentándola al auditorio como lo que era: la más cruel y merecedora del mismo castigo que infringía e infringió a los cojoneros.

Los místicos fascistas salían por la noche con disimulo y se desahogaban el culo en cunetas, fosas comunes y loberas, donde dejaban sus larvas y pupas cual insecticidas rociados sobre los cadáveres de muertos salvajemente asesinados. Eran las moscas azules, moscas sacras negras, conocidas, también, en Australia, como "moscas de las cunetas bajo palio".

La historia se repite

Escrito por Daniel de Culla el . Publicado en Elogio del Rebuzno - Por Daniel de Culla

0
0
0
s2smodern

Iba yo camino del abrevadero de la fuente a darle de beber al Burro de mi abuelo cuando, de repente, el Burro se paró, asustado, delante de una plasta de vaca; comenzando a Rebuznar y Rebuznar con esmero. Hasta le oí decir entre Rebuznos: "O, romanos: me cago en la perrita Marilín".

Esto me disgustó mucho, pero, a la vez, me produjo mucho placer al ver que mi paisana Gervasia, que subía por el camino, de vuelta a casa, con un cántaro de agua bajo el brazo, al oír el Rebuzno se asustó; y, del susto, soltó el cántaro que se estrelló contra el suelo, rompiéndose y escupiendo toda el agua, cayendo ella al suelo de espaldas con las piernas hacia arriba enseñando en su carnal tijera el Chisme que tanto ardor produce en prelados y monarcas.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers