Varios insolentes

Los viajes de la casta

Escrito por Javier Gallego el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

El resultado del escándalo de Monago no ha sido más transparencia y menos gasto sino un pacto entre PSOE y PP para simular transparencia y repartirse más dinero de todos para viajes de los diputados

Llaman política a pasarse el día viajando a nuestra costa para dar mítines a fieles, asistir a congresos para amiguetes y oficiar homilías para militantes

Así que el resultado del escándalo de los viajes de Monago a cuenta del Senado no es que, a partir de ahora, los senadores y diputados se paguen sus desplazamientos con la caja del partido, no. Tampoco que Monago dimita ni que devuelva lo que gastó en sus vuelos privados. Ni siquiera que los parlamentarios nos cuenten qué viajes son esos que pagan con el dinero de todos. Nada de eso. PSOE y PP han llegado a un acuerdo por el cual harán pública la cantidad que el Parlamento gasta en viajes de diputados pero sin especificar quiénes ni adónde. Y de paso han aprovechado para incluir como gasto del Congreso viajes para actos del partido, un privilegio que antes no estaba escrito. Así que el resultado no es más transparencia y menos gasto, sino una simulación de transparencia y más dinero de todos para gastar. La regeneración de la democracia era esto.

Baile agarrado e ira de Dios

Escrito por Arturo Pérez-Reverte el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Me ha discutido algún que otro lector la veracidad de algo que afirmé aquí hace unas semanas, cuando comparaba a nuestros curas fanáticos de antaño, o de no hace tanto, con los imanes fanáticos de hoy. En concreto, mencionaba yo el todavía reciente deseo -hace sólo setenta años- de algunos obispos españoles de meter en la cárcel a quienes bailasen agarrados, porque eso era fuente de pecado y semilla de todo mal. Y en este punto debo admitir algo: cuando lo escribí me goteaba el colmillo, clup, clup, clup, porque conozco a mis clásicos y sabía que más de uno iba a entrar a por uvas. Así que, si les parece bien, hoy vamos con ello.

No soportamos la situación de España

Escrito por Antonio García Trevijano el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Para una conciencia normal ya no se puede soportar vivir en la atmósfera irrespirable que invade todos los ámbitos de la vida pública española. La incompetencia más absoluta de los llamados a resolver los problemas de la nación,  como hemos visto en la desastrosa gestión –al borde del delito contra la salud pública– del primer caso de ébola, la ineficacia del Estado en todos sus niveles, la mentira como forma de gobierno y los mares de nepotismo y corrupción no son más que fenómenos consecuentes a la degeneración moral que ideó y cristalizó la “fórmula política” imperante en España desde la Transición. La nueva clase política nos impuso un régimen oligárquico de partidos, llamado cínicamente democracia, donde el pueblo no puede elegir ni a sus representantes ni a su presidente, y donde además el poder judicial depende absolutamente del poder ejecutivo.

Sin memoria y sin vergüenza

Escrito por Arturo Pérez-Reverte el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Se va el caimán. Transcurre, indiferente, el año en que acabó la guerra de la Independencia. Que, como saben ustedes, y también todos los escolares y todos los políticos de este país, empezó en 1808 y acabó seis años después, en 1814: el año en que se libró la última batalla española de esa guerra, la de Toulouse, que ya tuvo lugar en suelo francés. Hace, vamos, dos siglos. Y se va el aniversario, o la efeméride, o como quieran llamarlo, no de esa batalla en concreto, sino de toda la guerra, sin pena ni gloria. Sin dejar nada tras de sí.

Pa que valen los bancos

Escrito por Antonio Dyaz el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

La dudosa utilidad de los bancos.

¿Qué diferencia existe entre un calcetín repleto de billetes oculto en un cajón y una cuenta corriente? El calcetín no te pide nada, no comparte tu información personal y financiera con terceros, no está sujeto a los vaivenes del mercado ni del Euribor, ni te cobra comisiones si no tienes un saldo medio de 5.000 euros. (Opinión)

Hubo un tiempo, quizá subrayado por cierta épica cinematográfica, en el que un emprendedor podía acudir a una oficina bancaria, exponer una idea potencialmente triunfadora y obtener la apuesta de la entidad en forma de crédito, a pesar de todos los intereses, letras pequeñas y suscripciones obligatorias de seguros de vida. Ese tiempo pasó. Y quizá la banca como la conocemos debería también pasar a mejor vida.

Por supuesto, si usted dispone de más de un millón de euros es mejor acudir a entidades suizas o luxemburguesas o de cualquier paraíso fiscal ubicado en el Caribe. Recordemos que tener una cuenta en Suiza no es ningún delito, pero este artículo habla de quien no tiene patrimonios holgados ni está en la lista Forbes; habla de gente con nómina o de autónomos y otras víctimas de un sistema bancario que no tiene nada que ofrecerles, pero que cada vez les exige más.

Ellos también son gilipollas

Escrito por Arturo Pérez-Reverte el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Consuela comprobar que en todas partes cuecen habas, y que otros, a veces, incluso las cuecen más gordas. El daño colateral, sin embargo, es que, como toda estupidez suele ser contagiosa, y España -lugar donde una ardilla podría recorrer la península saltando de idiota en idiota- es lugar bastante propenso a tales contagios, al final las habas gordas de los demás también acabamos, indefectiblemente, cociéndolas nosotros. Con lo que no hay disparate guiri digno de telediario que, tarde o temprano, no acabe siendo adoptado, con militante entusiasmo, por nuestros tontos del haba de aquí.

Somos gilipollas

Escrito por Arturo Pérez-Reverte el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

A veces, cuando pienso «somos gilipollas», recuerdo aquel chiste en el que, al decirle eso un amigo a otro, y responder éste «no pluralices», concluye el primero «vale, eres gilipollas». Por cierto, y ya que estamos con eso, la definición de gilipollas que da el diccionario de la Real Academia Española -inocente, cándido, tonto o lelo- queda, a mi juicio, incompleta. Un gilipollas es un tonto, por supuesto. Pero la definición, que espero se pueda corregir en una próxima edición, no recoge lo fundamental: un gilipollas es un tonto que no sabe que lo es, y que además se cree listo. Para entendernos, una mezcla de cantamañanas y tonto del ciruelo. Que a veces ni siquiera hace falta que hable, ni nada. Y al que a menudo se le conoce hasta por los andares.

Pero hay gilipollas que hablan, naturalmente. Y que escriben. O que -vamos a pluralizar- escribimos. El otro día oí hablar a uno de ellos, o tal vez era una de ellas. Porque gilipollas los hay de ambos sexos, y algunos hasta con carrera. La estupidez, aunque mucho más acusada en los hombres que en las mujeres -casi todas ellas vienen con intuiciones extra de fábrica-, no es exclusiva del varón. Y el otro día, como digo, oyendo comentar en la radio el último viaje del rey de España a Arabia Saudí para vender trenes Ave y cuanto allí nos quieran comprar, escuché una frase perfecta para inscribir en los anales recientes de la hispana gilipollez: «El rey se vino de allí sin hablar de derechos humanos».

El derecho a ser cursi

Escrito por Antonio Dyaz el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Hay que ejercitar el perverso placer de pensar, escribir ¡y decir! frases que teñirían de rubor el rostro de nuestras madres… e incluso de nuestras abuelas. Las novelitas de Corín Tellado están jalonadas de esos piropos melosos que a ellas les encanta escuchar y a ellos no les da pudor pronunciar… al menos en sus páginas. Pero en el mundo real hay bastante diferencia entre estos dos requiebros:

Desearía ser una lágrima tuya para nacer en tus ojos, navegar por tus mejillas y morir en tus labios
y
¡Quién fuera baldosa ‘pa’ verte ‘toa’ la cosa!

Cuando escribo esto acaba de estallar la primavera como una inesperada bomba hormonal que reclama toda clase de satisfacciones…, muchas de ellas fuera de nuestro alcance, ¿no es así? Pues es tiempo de dejarse llevar por la lírica y por el bombeo de nuestras vísceras, sobre todo del corazón, no vayamos a liarla.

Moros de la morería

Escrito por Arturo Pérez-Reverte el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

Pues va a ser que no. Por mi parte, al menos. En los últimos tiempos, un abogado de origen marroquí residente en España, en perfecto ejercicio de su derecho a solicitar, se ha dirigido a la Real Academia con la petición formal de que la palabra moro se defina en el Diccionario como racista, discriminatoria y xenófoba. La cuestión no es menor en absoluto, entre otras cosas porque una definición de esa clase incluida en el DRAE, instrumento que los tribunales hispanohablantes -500 millones de personas a su alcance en España y América- utilizan como base para consultar el verdadero sentido de las palabras en cuanto asunto juzgan, supondría que, en el futuro, cualquier uso de la palabra moro podría verse incluido, por la cara, en dos o tres artículos del Código Penal. Hasta el momento, ateniéndose los jueces a lo que el Diccionario dice -Natural del África septentrional frontera a España. / Que profesa la fe islámica. / Que habitó en España desde el siglo VIII hasta el XV- ninguno de los procedimientos judiciales contra el uso de esta palabra ha prosperado; salvo, lógicamente, cuando ésta iba incluida en contextos realmente injuriosos. La intención expresa del abogado de origen marroquí -moro, según el DRAE- es que el solo uso de la palabra, aunque sea a secas -lo que yo acabo de hacer, por ejemplo- ya pueda constituir delito. «Por eso es innegable revisarla y definirla con contenido racista y xenófobo -dice en su petición- pues su permanencia con la definición actual provoca conflictos y atenta contra la paz social».

Los mitos catalanes

Escrito por Encontrado en Facebook el . Publicado en Varios insolentes

0
0
0
s2sdefault

LA HISTORIA NO PERDONA - MITOS

Soy un barcelonés de 30 años que, como mi generación, creció con el Club Super 3, el Tomà...tic, la Bola de Drac, la Arare , Sopa de Cabra, Els Pets, Els Caçafantasmes, “Regreso al Futuro”.

Veíamos la predicción del tiempo en la TV 3, con los dibujos de soles y nubes sobre un mapa de los Países Catalanes.

En la escuela nos explicaban la historia de las cuatro barras, pintadas por el emperador franco con la sangre de Wilfredo el Velloso sobre un escudo o tela de color amarillo dorado: así nació nuestra bandera ( la Senyera ).

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers