Escucha, habla después

Escrito por Anónimo el . Publicado en Bailando con lobos

0
0
0
s2sdefault

Digamos que usted entra en una zapatería y el vendedor le pregunta:

- ¿Que tipo de zapatos busca?

- Bueno, algo que...

- Creo que sé que le gustará -le interrumpe- . Todos usan éstos, confíe en mí. Mire esta belleza (le dice mientras muestra un par de zapatos realmente horribles)

- Bueno, a decir verdad, no me gustan.

- ¡A todos les gustan!. ¡Son de última moda!.

- Busco algo distinto.

- Se lo aseguro. Le encantarán.

- Pero yo...

- Escuche: hace diez años que vendo zapatos y reconozco perfectamente un buen zapato, y éste, es un buen zapato.

Tras esta experiencia, ¿volvería a esa zapatería? Definitivamente no. No puede confiar en las personas que le dan soluciones antes de comprender cuales son sus necesidades. ¿Pero sabe algo? Muchas veces hacemos lo mismo al comunicarnos...

- Hola, Marisa, ¿cómo estás? Te ves muy deprimida. ¿Te sucede algo?

- No podrías entenderlo, Gaby. Pensarías que es muy tonto.

- No, no es así. Dime lo que te pasa. Soy toda oídos.

- No sé...

- Vamos, puedes decírmelo.

- Bueno está bien... las cosas entre Alejandro y yo ya no son lo mismo.

- Te dije que no te metieras con él. Sabía que te pasaría algo.

- Alejandro no es el problema.

- Escucha Marisa: si estuviera en tu lugar, me olvidaría de él y seguiría con otra cosa.

- Pero, Gaby, no me siento así.

- Creeme, sé perfectamente como te sientes. Pasé por lo mismo el año pasado.

¿No te acuerdas? Prácticamente arruiné todo el año.

- Olvídalo, Gaby.

- Marisa, sólo trato de ayudarte. Realmente quiero ayudarte. Continúa. Te escucho...

Nuestra tendencia es volar por los cielos como Superman y resolver los problemas de todos, antes de que podamos comprender lo que pasa. Simplemente no escuchamos. Como dice un viejo proverbio: "Escucha, o tu propia lengua te dejará sordo".

La clave para comunicarse y tener poder e influencia sobre los demás puede resumirse en una sola frase: escuche primero y hable después. Esto funciona. Si puede aprender esta simple conducta, empezará a ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona, en vez de hablar del propio. Abrirá un mundo nuevo de comprensión.

"A la gente no le importa cuánto sabes, sino hasta que saben cuánto te importan".

Piense en alguna situación en la que alguien no se tomó la molestia de comprenderlo o escucharlo. ¿Cómo se sintió? ¿Pudo abrirse de una manera sincera?. Una vez que las personas se sienten comprendidas (y no juzgadas) inmediatamente dejan caer sus defensas y se abren a la influencia de sus "consejeros".

- Vamos hijo, dime que te pasa. Sé que es difícil, pero trataré de entenderlo.

- Oh, no lo sé, mamá. No me animo a decírtelo.

- Vamos, puedes contármelo. Sabes que nadie se preocupa tanto por ti como yo. Sólo me interesa que estés bien. ¿Qué te hace sentir así?

- Oh, no lo sé...

- Vamos hijo, ¿de qué se trata?

- Bueno, para ser sincero, ya no me gusta la escuela.

-¿Qué???? ¿Qué quieres decir con que no te gusta la escuela? ¡Después de todos los sacrificios que tu padre y yo hemos hecho por tu educación! La educación es la base de tu futuro. Si fueras tan aplicado como tu hermana mayor, te iría mejor y te gustaría la escuela. Una y otra vez te hemos dicho que sientes cabeza. Eres capaz; simplemente no eres aplicado. Esfuérzate. Adopta una actitud positiva....(Pausa)... Continúa. Dime por qué te sientes así...

"Primero escuchar" supone un cambio de hábito muy profundo. Lo típico es que primero tengamos el impulso de hablar, para hacernos comprender. La mayor parte de las personas no escuchan con la intención de comprender, sino para contestar. Cuando se aprende a escuchar profundamente a otras personas, se descubren diferencias enormes en las relaciones. Hasta es común que surja "el afecto" entre personas que se encuentran en situaciones "difíciles" de interdependencia.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers