Salía a la calle, iba por el monte, descendía el valle, entraba en las casas y le daban algo de comer. Mirábanle como a un manso galgo. Un día, Francisco se ausento. Y el lobo dulce, el lobo manso y bueno, el lobo probo, desapareció, torno a la montaña, y recomenzaron su aullido y su saña. Otra vez sintiose el temor, la alarma entre los vecinos y entre los pastores; colmaba de espanto los alrededores, de nada servían el valor y el arma, pues la bestia fiera no dio treguas a su furor jamás, como si tuviera fuegos de Moloch y de Satanás.


El Zar y la camisa

el . Publicado en Bailando con lobos

0
0
0
s2sdefault

Un Zar, hallándose enfermo, dijo:

-¡Daré la mitad de mi reino a quien me cure!

Entonces todos los sabios se reunieron y celebraron una junta para curar al Zar, mas no encontraron medio alguno.

Uno de ellos, sin embargo, declaró que era posible curar al Zar.

-Si sobre la tierra se encuentra un hombre feliz -dijo-, quítesele la camisa y que se la ponga el Zar, con lo que éste será curado.

El Hombre Mediocre de José Ingenieros

el . Publicado en Bailando con lobos

0
0
0
s2sdefault

Hace poco me recomendaron un libro (El Hombre Mediocre – José Ingenieros), y me resultó interesante, por eso posteo un resumen resumido de algunos de los capítulos que más me interesaron, sobre cosas que suelo hablar con mis amigos y justo las encontré allí. Puedes descargarlo si te gustó clickeando acá. LIBRO

Kharanakhara

el . Publicado en Bailando con lobos

0
0
0
s2sdefault

Libro III, cuento IV

En cierta región de un bosque vivía un león llamado Kharanakhara que corriendo un día hambriento por todas partes no pudo cazar ninguna bestia.

A eso de la puesta del sol, llegó a una gran cueva, entró en ella y pensó: "Seguramente que algún animal vendrá a pasar la noche en esta cueva; de modo que me voy a quedar aquí escondido".

Estando allí en tal situación, llegó el dueño de la cueva, que era un chacal llamado Adhipuchchha, el cual miró y vio las huellas del pie de un león que había entrado y no salido de la cueva.

Un tipo optimista

el . Publicado en Bailando con lobos

0
0
0
s2sdefault

Jerry era el tipo de persona que te encantaría odiar.

Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir. Cuando alguien le preguntaba cómo le iba, el respondía,"Si pudiera estar mejor, tendria un gemelo!"

Él era un gerente único. Tenía varias camareros que lo habían seguido de restaurante en restaurante. La razón por la que sus empleados seguían a Jerry era por su actitud. El era un motivador natural. Si un empleado tenía un mal día, Jerry estaba ahí para decirle cómo ver el lado positivo de la situación.

Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Jerry y le pregunté: -

-No lo entiendo! No es posible ser una persona positiva todo el tiempo. ¿Cómo lo haces?

El país de afloja y aprieta

el . Publicado en Bailando con lobos

0
0
0
s2sdefault

En lo interior del África buscaba
un joven viajero
cierto pueblo en que a todos se hospedaba
sin que diesen dinero;
y con esta noticia que tenía
se dejó atrás un día
su equipaje y criado,
y, yendo apresurado,
sediento y caluroso,
llegó a un bosque frondoso
de palmas, cuyas sendas mal holladas
sus pasos condujeron
al pie de unas montañas elevadas
donde sus ojos con placer leyeron,
en diversos idiomas esculpido,
un rótulo que hacía este sentido:

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers