Los aforismos de Friedrich Nietzsche – A2

el . Publicado en Frases, citas y proverbios

0
0
0
s2sdefault

ALBEDRÍO

Lo que se llama "libre albedrío" es esencialmente la conciencia de la superioridad frente al que debe obedecer. Más allá del bien y del mal.

ALCURNIA

…triunfo de la cultura sobre el orgullo del abolengo. Humano, demasiado humano.

Vuestro honor no lo constituirá vuestro origen, sino vuestro fin. Así habló Zaratustra.

Se puede estar orgulloso con justo título de una línea ininterrumpida de padres a hijos, de "buenos" abuelos, pero no de la ascendencia en sí, pues cada uno la tiene igualmente. La descendencia de buenos abuelos es lo que constituye la nobleza de nacimiento; una sola solución de continuidad en esta cadena, un solo antepasado malo, suprime esta nobleza. Al que habla de su nobleza, le debemos preguntar: ¿No tienes entre tus antepasados ningún hombre violento, ávido, extravagante, malo, cruel? Humano, demasiado, humano.

En los hijos de los grandes genios estalla la locura; en los de los grandes virtuosos la idiotez, observa Aristóteles. ¿Quería de este modo invitar a los hombres excepcionales al matrimonio? Aurora.

ALEGRÍA

Imaginar la "alegría" ajena y regocijarse con ella es el mayor privilegio de los animales superiores. Humano, demasiado humano. El que tiene mucha alegría debe ser un hombre bueno; pero quizá no es el más inteligente, aunque alcance los fines a que aspira el más inteligente con toda su inteligencia. Humano, demasiado humano.

Hay "hombres alegres" que se sirven de la alegría porque a causa de ella nos engañamos sobre su carácter, pero quieren precisamente que nos engañemos. Más allá del bien y del mal.

Hay que tomar las cosas con más alegría de la que merecen, sobre todo porque las hemos tomado en serio más largo tiempo del que merecían. Aurora.

Sólo las almas ambiciosas y tensas saben lo que es arte y lo que es alegría. Filosofía general.

La madre de la orgía no es la alegría, sino la ausencia de alegría. Humano, demasiado humano.

ALEMÁN

Los alemanes son un pueblo peligroso. Se comprenden en la embriaguez. Filosofía general y Más allá del bien y del mal.

Los alemanes creen que la "fuerza" se debe manifestar en la dureza y en la crueldad, y por esto se someten a ella gustosos y con admiración. No creen que pueda haber fuerza en la suavidad y la dulzura. Tratados filosóficos.

¿En qué consiste que los alemanes no tengan "esprit”? Sienten lentamente y no dejan madurar sus sentimientos; los cruzan con la vocación o con las cosas diarias; por esto son medianías, siempre parecen frutos no madurados.

1º No comprenden el ocio. 2º No toman en serio su experiencia. 3º Leen demasiado y son celosamente serviles con un partido o camarilla dominante. 4º Hacen música no para desahogar sus pasiones sino para excitarse. Por esto necesitan de la música más apasionada. Tratados filosóficos.

En Alemania, en donde las mejores voces son arruinadas por nuestro horrible idioma, hasta el punto de que al cabo no quedan más que bellos instrumentos de viento. Tratados filosóficos.

…usted no aprecia lo debido, la dificultad de decir cosas finas en alemán. Filosofía general.

ALEMANIA

Entre los extranjeros se puede oír que los judíos no es lo más desagradable que encuentran en Alemania. Tratados filosóficos.

ALMA

Permanecer echado sin moverse y pensar poco, es el remedio costoso para todas las enfermedades del alma, cuando se hace con buena voluntad esta práctica, se hace más agradable cada hora que pasa. Humano, demasiado humano.

ALTRUISMO

El "prójimo" alaba el desinterés porque "recoge sus efectos". El eterno retorno.

ALUMNO

Es indefectible: cada maestro no tiene más que un alumno, y este alumno le llega a ser infiel, pues está predestinado a ser maestro también. Humano, demasiado humano.

Los hijos son siempre los que educan a los padres, y… por cierto, los hijos de todas clases, incluso los espirituales, Sólo nuestras obras, y nuestros discípulos son los que dan al navío de nuestra vida brújula y dirección. Tratados filosóficos.

AMBICIÓN

Sólo las almas ambiciosas y tensas saben lo que es arte y lo que es alegría. Filosofía general.

El deseo de inmortalidad es la consecuencia del descontento, y aquí aparece la voluntad de cultura como una exigencia del "descontento consigo mismo". Filosofía general.

AMBIENTE

Nuestro estado de espíritu habitual depende del estado de espíritu en que sabemos mantener a los que nos rodean. Aurora.

… Hay alguno que dirige diez veces por día una palabra fría y difícil a los que le rodean y se preocupa de ellos muy poco, sin pensar que, al cabo de los años, ha creado, por encima de él, una ley de hábito que le obliga desde entonces a indisponer a los que le rodean diez veces al día. ¡Pero puede también habituarse a hacerles diez veces el bien! Aurora.

AMISTAD

Quienquiera que tú seas amado extranjero, que por primera vez encuentro, entrégate al encanto de esta hora y del silencio que nos rodea por todas partes, y deja que te refiera un pensamiento que se eleva ante mí y que quisiera arrojar su luz sobre ti como sobre cualquier otro, igual que una estrella, porque ésta es la misión de las estrellas. El eterno retorno.

No en la manera de que un alma se aproxima a otra, sino en la manera cómo se separa, es en lo que yo reconozco el parentesco y la homogeneidad que tengo con ella. Humano, demasiado humano. Yo no hago excepciones, y menos que con nadie, con mis amigos. Ecce homo.

Se debe hacer la prueba de cuál de nuestros amigos y de aquellos que "se interesen por nosotros" se mantiene firme: hay que tratarlo mal alguna vez. Tratados filosóficos.

El amigo debe ser un maestro en el arte de adivinar y callar: no debe querer verlo todo. Así habló Zaratustra.

…¿serían nuestros amigos si nos conociesen bien?… Humano, demasiado humano.

¿Habrá algún hombre que no se sienta herido mortalmente si supiera lo que sus más fieles amigos piensan de él en el fondo? Humano, demasiado humano.

La falta de confianza entre amigos es un pecado que no puede ser repetido sin hacerse irremediable. Humano, demasiado humano.

¿Eres esclavo? Entonces no puedes ser amigo de nadie. ¿Eres tirano? Entonces nadie puede ser amigo tuyo. Así habló Zaratustra.

¿Dónde hallaremos nosotros, solitarios entre los solitarios, pues esto llegaremos a ser por efecto de la ciencia; dónde hallaremos nosotros a los compañeros del hombre? En otro tiempo buscábamos un rey, un padre, un juez, porque carecíamos de buenos padres, de buenos reyes y de buenos jueces. Después buscaremos el amigo; los hombres se engrandecerán, pero se encontrarán "solos". Entonces el instinto místico se lanzaría en busca del amigo. Tratados filosóficos.

El que quiera tener un amigo tiene que luchar por él, y para luchar hay que "saber ser enemigo". Así habló Zaratustra.

En nuestro amigo debemos tener nuestro peor enemigo. Cuando luches con él, debes procurar acercarte a su corazón. Así habló Zaratustra.

Más de uno debe sus amigos a la feliz circunstancia de no haber dado ocasión a la envidia. Humano, demasiado humano.

Cuando nos trasformamos radicalmente, nuestros amigos, los que no se han trasformado, se convierten en los fantasmas de nuestro propio pasado; su voz resuena en nuestros oídos como si viniera de la región de las sombras, como si nos oyésemos a nosotros mismos, más jóvenes, pero más duros y menos maduros. Humano, demasiado humano.

El talento de tener buenos amigos es, en muchas gentes, más grande que el de ser buen amigo. Humano, demasiado humano.

Muy bien puede suceder que una mujer sienta amistad por un hombre; mas para mantenerla es preciso el concurso de una pequeña antipatía física. Humano, demasiado humano.

Durante mucho tiempo la mujer ocultaba dentro de sí un tirano y un esclavo. Por esto la mujer no sirve todavía para la amistad: no conoce más que el amor. Así habló Zaratustra.

¿Qué amigos son ésos, que no saben dónde está nuestro punto grave y nuestro punto débil? Hay horas en las cuales nosotros pesamos nuestras amistades. Tratados filosóficos.

El hombre ocioso es peligroso para sus amigos; pues no teniendo bastante que hacer, se mezcla en los asuntos de los demás y se hace importuno; por eso es preciso ser bastante prudente para no hacer amistad más que con gentes que trabajan. Humano, demasiado humano.

Cuando dos antiguos amigos se vuelven a encontrar después de una larga separación, sucede muchas veces que afectan tener interés por cosas que les han llegado a ser completamente indiferentes; a veces lo notan ambos, y no se atreven a descorrer el velo, a causa de una duda un poco triste. Así es como ciertas conversaciones parecen sostenerse en el reino de los muertos. Humano, demasiado humano.

No hay que hablar de los amigos; de lo contrario, se hace traición con las palabras al sentimiento de la amistad. Humano, demasiado humano.

Nuestra confianza en los demás delata por qué quisiéramos creer en nosotros mismos. Nuestra necesidad de un amigo es lo que nos delata. Así habló Zaratustra.

Hay una negligencia noble y peligrosa, que proporciona una decisión y una visión profunda: la negligencia del alma, segura de sí misma y muy rica, que no se esforzó nunca por encontrar amigos, y que sólo conoce la hospitalidad, que sólo sabe ejercer siempre la hospitalidad, tiene el corazón y la casa abiertos al que quiera entrar, ya se trate de mendigos o lisiados o reyes. Esta es la verdadera afabilidad: el que la posee, posee "cien amigos" pero probablemente ni un amigo. El ocaso de los ídolos.

…como decía aquel poeta que escribió en su puerta: "El que entre aquí me hará un honor; el que no entre me proporcionará un placer." El eterno retorno.

AMOR

"Amor” es el sentimiento de la propiedad o de aquello que nosotros queremos convertir en propiedad nuestra. Tratados filosóficos.

El querer libera, pues querer es crear. Así habló Zaratustra. Estimar es crear, es convertir las cosas estimadas en tesoros y joyas. Así habló Zaratustra.

…¡en la pasión la naturaleza es tan avara de palabras, tan muda y tan torpe! El eterno retorno.

El amor desea, el temor evita. En esto consiste que no se pueda ser al mismo tiempo amado y respetado por una misma persona, por lo menos al mismo tiempo. Pues el que respeta reconoce el poder, es decir, teme; su estado es un temor respetuoso. Pero el amor no reconoce ningún poder, nada que separe, que distinga, que establezca superioridad e inferioridad de rango. Humano, demasiado humano. Lo que se hace por amor se hace también más allá del bien y del mal. Más allá del bien y del mal.

La frase más púdica que yo he oído: "En el verdadero amor, el alma es la que envuelve al cuerpo." Más allá del bien y del mal. El amor perdona a su objeto el deseo mismo. El eterno retorno. Cuando amamos queremos que nuestros defectos permanezcan ocultos, no por vanidad, sino porque el objeto amado no sufra. Sí, el que ama querría aparecer como un dios, y esto tampoco por vanidad. El eterno retorno.

La exigencia de ser amado es la mayor de las pretensiones. Humano, demasiado humano.

La mujer querría creer que el amor lo puede todo; ésta es su propia superstición. Ecce homo.

En toda clase de amor femenino se trasparenta algo del amor maternal. Humano, demasiado humano.

Las mujeres palidecen a la idea de que su amante podría no ser digno de ellas; los hombres palidecen a la idea de no ser dignos de sus queridas. Aurora.

Es preciso aprender a amar, aprender a ser bueno, y esto desde la juventud; si la educación y la suerte no nos dan la ocasión de ejercer estos sentimientos, nuestra alma se secará y se hará más impropia para la inteligencia de todas esas tiernas invenciones de los hombres amantes. Del mismo modo, el odio debe ser aprendido y alimentado, si queremos ser buenos odiadores; de lo contrario el germen morirá enseguida. Humano, demasiado humano.

Cuando echarnos de ver que creyéndonos amados por alguien no somos considerados más que como utensilios de gabinete y corno elementos de ornato para la vanidad del dueño de la casa ante sus visitantes, nos sentimos irreconciliablemente ofendidos. Humano, demasiado humano.

Un alma que se sabe amada y que no ama hace traición. Más allá del bien y del mal.

En la venganza, como en el amor, la mujer es más bárbara que el hombre. Más allá del bien y del mal.

El amor y el odio no son ciegos, sino que están cegados por el fuego que llevan dentro. Humano, demasiado humano.

El amor y la crueldad no son cosas opuestas: siempre se encuentran juntos en los caracteres más firmes y mejores. Tratados filosóficos.

Cuanto más libre y determinado es el individuo, más exigencias tiene su amor; por último, acaba por aspirar al superhombre, porque todo lo demás no satisface su amor. Así habló Zaratustra. La tempestad del deseo arrastra a veces al hombre a una altura en que todo deseo enmudece: es cuando "ama" verdaderamente y cuando vive en una existencia mejor y con una voluntad mejor. Y, por otra parte, una mujer buena desciende a veces hasta el deseo por amor verdadero, y llega hasta rebajarse ante ella misma. Este último caso, sobre todo, forma parte de las cosas más emocionales que la idea del matrimonio implica. Humano, demasiado humano.

El pudor es la causa del amor; siempre que se cohibe una satisfacción del instinto se produce un nuevo estado y un cierto tormento y satisfacción espiritual, con lo que se echa el germen de un ideal algo sensible, supersensible. Tratados filosóficos.

La entrega absoluta y el gusto de sufrir por el amado, el deseo de ser maltratado; de otro lado, el amado que atormenta al amante goza de su sentimiento de poderío, y tanto más cuanto con él se tiraniza a al mismo, es un doble ejercicio de poder. La voluntad de poderío la ejercemos aquí a despecho de nosotros mismos. Tratados filosóficos.

Creen ser desinteresados en amor, porque quieren el provecho de otra criatura, muchas veces contra su propio interés. Pero en compensación, quieren poseer a esta otra criatura. Ecce homo. Las mujeres aman la mayoría de las veces a un hombre de valer queriéndolo para ellas solas. Se lo guardarían en su faltriquera si la vanidad no se lo impidiese; quieren que ostente su valía ante los demás. Humano, demasiado humano.

Una mujer que comprende que dificulta el vuelo de su marido debe separarse de él, ¿por qué no se oye hablar de este acto de amor? Tratados filosóficos.

El signo de un hombre envidioso, que aspira a elevarse, es que se siente atraído por la idea de que ante lo perfecto no hay más que una salvación: el amor. Humano, demasiado humano.

Las mujeres llegan a ser, por medio del amor, lo que son en la mente del hombre que las ama. Humano, demasiado humano. En el fondo, ¿qué es lo que amamos nosotros, hombres, en la mujer sino que, cuando se "dan”, siempre dan también un espectáculo? Filosofía general.

A veces basta con unos lentes de más alta gradación para curar al enamorado; y el que tuviera bastante imaginación para representarse un rostro, un talle, con veinte años más, andaría muy exento de inquietudes por la Vida. Humano, demasiado humano.

No debería estar permitido, cuando se está enamorado, tornar una decisión sobre su vida, y fijar de una vez para siempre, a causa de un capricho violento, el carácter de su sociedad; se debería declarar públicamente nulos los juramentos de los enamorados y negarse a casarlos, y esto porque se debía dar al matrimonio una importancia mucho más grande, de suerte que en los casos en que se realiza hoy no se realizase. La mayor parte de los matrimonios, ¿no son de tal clase que no se desea tener por testigo a. un tercero? Y este tercero no falta nunca -es el niño-; es más que el testigo: ¡es el cabeza de turco! Aurora.

El amor que en sus medios es la guerra, en su fundamento es el "odio mortal" de los sexos. Ecce homo.

Los hombres han hablado del amor con tal énfasis y adoración, en resumidas cuentas, porque nunca han encontrado mucho y no pudieron saciarse de este alimento; así es cómo terminó por ser para ellos "un alimento divino". Si un poeta quisiese mostrar la imagen realizada de la utopía del “amor universal de los hombres" tendría que describir un estado atroz y ridículo de que no se vio jamás ejemplo en la tierra; todos estaríamos mortificados, importunados y deseados, no por un solo hombre amante, como sucede ahora, sino por miles, y aún por todo el mundo, gracias a una tendencia irresistible que acabarla por maldecirse corno se ha maldecido al egoísmo. Y los poetas de este nuevo estado, si se les dejase tiempo para componer sus obras, soñarían con el pasado venturoso y sin amor, con el divino egoísmo, con la soledad que en otro tiempo era posible sobre la tierra, con la tranquilidad, con el estado de antipatía, de odio, de menosprecio y cualesquiera que sean los nombres que se quiera dar a la infamia de la querida animalidad en que vivimos. Aurora.

Es preciso saber amarse a sí mismo, con amor sano y saludable, para saber soportarse a sí mismo y no vagabundear. Así habló Zaratustra.

Amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos; pero ser primero de los que se aman "a ellos mismos" de los que se aman con gran amor y con gran desprecio. Así habló Zaratustra.

Siempre hay un poco de locura en el amor. Pero siempre hay algo de razón en la locura. Así habló Zaratustra.

El hombre sucumbe a la mujer que no merece. Filosofía general….

Se la ama como a una mujer que inspira dudas… Ecce homo. En el fondo no amamos más que a nuestros hijos y a nuestras obras; y el amarse mucho a si mismo es un signo de fecundidad. Así habló Zaratustra.

Hasta en el cáliz del mejor amor encontraréis amargura. Así habló Zaratustra.

¡Cuántas cosas puede hacer aquella ebriedad que se llama “amor" y que es a la vez otra cosa más que amor! Mas sobre este tema, cada uno de nosotros tenemos una ciencia propia. El ocaso de los ídolos.

Aun por lo que se refiere al conocimiento yo necesito de todos mis instintos, buenos y malos, y pronto fenecería si no quisiera ser hostil, desconfiado, cruel, hábil y vengativo, y aun propenso al disimulo con las cosas. Todos los grandes hombres lo han sido por la fortaleza de sus afectos. Tratados filosóficos.

Hay una triste astucia que consiste en querer engañarse sobre alguien por quien nos hemos sacrificado, dándole la ocasión de aparecer tal como desearíamos que fuese. Aurora.

ANTÍTESIS

La antítesis es la puerta estrecha por donde el error se desliza de buen grado hasta la verdad. Humano, demasiado humano.

APELLIDO

… triunfo de la cultura sobre el orgullo del abolengo. Humano, demasiado humano.

Vuestro honor no lo constituirá vuestro origen, sino vuestro fin. Así habló Zaratustra.

Se puede estar orgulloso con justo título de una línea ininterrumpida de padres a hijos, de "buenos" abuelos, pero no de la ascendencia en sí, pues cada uno la tiene igualmente. La descendencia de buenos abuelos es lo que constituye la nobleza de nacimiento; una sola solución de continuidad de esta cadena, un solo antepasado malo, suprime esta nobleza. Al que habla de su nobleza, le debemos preguntar: ¿No tienes entre tus antepasados ningún hombre violento, ávido, extravagante, malo, cruel? Humano, demasiado humano. En los hijos de los grandes genios estalla la locura; en los de los grandes virtuosos la idiotez, observa Aristóteles. ¿Quería de este modo invitar a los hombres excepcionales al matrimonio? Aurora.

ARISTOCRACIA

Ante el populacho, sin embargo, no queremos ser iguales. Así habló Zaratustra.

ARTE

Sólo las almas ambiciosas y tensas saben lo que es arte y lo que es alegría. Filosofía general.

El arte y nada más que el arte. ¡Él es el que hace posible la vida, gran seductor de la vida, el gran estimulante de la vida! El ocaso de los ídolos.

…la idea del arte en relación con la vida: el arte es entendido, tanto en sentido psicológico como en sentido fisiológico, corno el gran estimulante, como lo que nos impulsa eternamente a vivir, a vivir eternamente. Ecce homo.

…Y en este peligro inminente de la voluntad, el arte avanza entonces como un dios salvador que trae el bálsamo saludable: é1 sólo tiene el poder de transmutar ese hastío de lo que hay de horrible y absurdo en la existencia, en imágenes que ayudan a soportar la vida. El origen de la tragedia.

La nueva concepción del arte, entendido ahora como el gran estimulante de la vida y para la vida, y la concepción del pesimismo, de un pesimismo de la fuerza, de un pesimismo clásico; empleando aquí la palabra "clásico" para hacer no una delimitación histórica, sino una delimitación psicológica. Lo opuesto a pesimismo clásico es lo romántico, en que la debilidad, el cansancio, la decadencia de las razas se formula en ideas y valoraciones. Ecce homo.

Los artistas, muchas veces no saben qué hacer: son bastante vanidosos para saberlo. Ecce homo.

Esencia del arte: ejercer una función perjudicial sin producir perjuicio. La más agradable paradoja. Tratados filosóficos…. Más tarde comprendí que la liberación más fundamental de un artista es la de haber visto el propio ideal… Ecce homo.

ARREPENTIMIENTO

Se está sano cuando se ríe uno de la seriedad y el ardor con que se hipnotiza sobre un acontecimiento cualquiera de la existencia, cuando el remordimiento nos hace experimentar algo que se parece al asombro del perro que muerde una piedra, cuando se tiene vergüenza de arrepentirse. La voluntad de dominio.

¡No debemos ser viles ante nuestros propios actos! No debemos ponerlos en jaque. El remordimiento es cosa inconveniente. El ocaso de los ídolos.

ARROGANCIA

Se olvida la arrogancia cuando se está entre hombres de mérito; estar solo hace orgulloso. Los jóvenes son arrogantes, pues frecuentan sus semejantes, todos los cuales, no siendo nada, quieren pasar por mucho. Humano, demasiado humano.

ATAQUE

No sólo se ataca por hacer daño a alguno, por vencerle, sino a veces por el mero deseo de adquirir conciencia de la propia fuerza. Humano, demasiado humano.

ATEÍSMO

El ateísmo es la consecuencia de una "elevación del hombre". Filosofía general.

AUTOR

Yo no quiero ya leer a los autores que dan a entender que han querido hacer un libro. No leeré más que aquellos cuyas ideas formen inopinadamente un libro. Humano, demasiado humano.

Aquel que lleva el papel lo que él "sufre" es un autor triste; pero se convierte en un autor serio cuando nos dice lo que ha "sufrido" y por qué ahora descansa en la alegría. Humano, demasiado humano.

AUTORIDAD

Donde no hay instinto de obediencia el "tú debes" no tiene sentido alguno. Filosofía general.

Así como somos, nos hacemos recalcitrantes ante un "tú debes". Nuestra moral debe decir: "yo quiero". Filosofía general.

La estimación de la autoridad aumenta en relación de la disminución de fuerzas creadoras. Filosofía general.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers