Edgar Cayce

el . Publicado en Muy interesante

0
0
0
s2smodern

Edgar Evans Cayce (Hopkinsville, Kentucky, 18 de marzo de 1877 – Virginia Beach, 3 de enero de 1945). Psíquico/Vidente estadounidense.

Egdar Cayce fue uno de los psíquicos más notables de Estados Unidos, ya que poseía facultades de clarividencia, precognición y percepción extrasensorial . Entraba en estado de trance durante sus llamadas «lecturas» (Readings) y respondía a las preguntas de un individuo. Estas lecturas mencionaban, al principio, la salud física del individuo. Luego, los consejos se diversificaron y empezaron a referirse a las «vidas previas», las interpretaciones de sueños, los fenómenos psíquicos, la salud mental, la meditación, el rezo, el desarrollo espiritual y también el comercio. Además, solía ocuparse del mito de la Atlántida. El ARE (Asociación para Investigación y Aclaración) actualmente conserva todas las lecturas.

Cayce consideraba más importante su dedicación al trabajo social (la gran mayoría de sus "lecturas" se hizo para personas que estaban enfermas) o la teología cristiana (Cayce fue toda su vida un miembro de la iglesia protestante «Discípulos del Cristo»). La idea de que «California se sumergiría un día» podría deberse a Cayce. Aunque haya vivido antes de la aparición de la «New Age», algunas ideas de esta corriente recibieron una fuerte influencia de Cayce.

Según el escritor francés Louis Pauwels, que narra la historia de este personaje en su libro "Le Matin des Magiciens" (El retorno de los brujos) (1960, libraire Gallimard), Cayce era un hombre muy sencillo, sin apenas formación cultural, que cuando dormía era capaz de recetar la solución médica de cualquier enfermedad, desde que a la edad de cinco años cayera en coma a causa de un pelotazo del que parecía que no sobreviviría, víctima de una enfermedad incurable que no quiso revelar a nadie.

Edgar Cayce por la evidente certeza de sus profecías, la cual se ha valorado por fuentes independientes en un mínimo de 85% y con un promedio del 92% de certidumbre.

Entre 1933 y 1939, Edgar Cayce dio varias lecturas en las que se hablaba de los futuros cambios en la tierra. Vamos a citar a continuación algunas de ellas:

3.1 Lectura 826 – 8 Agosto 11 1936

Pregunta: Que grandes cambios o el comienzo de que cambio, si hubiese alguno, tendrá lugar en la tierra entre los años 2000 y 2001 ?

Respuesta: Entonces habrá el cambio de los polos. O un nuevo ciclo comienza.

3.2 Lectura 3976 – 15 Enero 19 1934

Con relación a los cambios, que han de ser vistos como avisos, como un signo para aquellos, de que esto va a suceder prontamente – tal como se ha dicho desde la antigüedad, el sol se oscurecerá y la tierra se romperá en diversas partes – y entonces se proclamará – a través de la intersección espiritual en los corazones y mentes y almas de aquellos que han buscado Su camino- que Su estrella ha aparecido, y que dirigirá el camino para aquellos que entran en el sagrario de ellos mismos.

Ya que Dios el Padre, Dios el Maestro, Dios el Director, en las mentes y corazones de los hombres, debe estar siempre en aquellos que van a conocerle a El como El primero en la búsqueda de aquellas almas….

Con relación a los cambios físicos de nuevo, La tierra se romperá en la porción oeste de América. La mayor parte de Japón se hundirá en el océano. La parte superior de Europa cambiará en un abrir y cerrar de ojos. Aparecerá tierra en las costas orientales de América. Habrán los levantamientos en el Ártico y en el Antártico que producirán la erupción de volcanes en las zonas tórridas y habrá entonces el desplazamiento de los polos – de tal forma que donde ha sido frígido o semitropical se convertirá en mas tropical, y crecerán el musgo y el helecho.

Y esto comenzará en aquellos periodos del 58 al 98, este tiempo será proclamado como el período en que Su luz será vista de nuevo en las nubes. En relación al momento, a la estación, a los lugares, solamente le será dado a aquellos que han proclamado su Nombre – y que llevan la marca de Su llamado y de Su elección en sus cuerpos. A aquellos se les dará.

3.3 Lectura 378 – 16 Octubre 29 1933

En la cámara de los registros (en Egipto) hubo mas ceremonias además de la convocación de la gente al finalizar aquello llamado la pirámide. Ya que aquí, aquellos que fueron entrenados tanto en el Templo del Sacrificio como en el Templo Hermoso se aproximaban al sellado de la cámara de los registros. Ya que debían ser guardados tal como habían dicho los sacerdotes de la Atlántida o Poseidia, cuando los registros de la raza, de los desarrollos, de las leyes pertinentes al UNO fueron puestas en sus cámaras y serian abiertas solo cuando se diera el retorno de aquellos al plano material o a la experiencia en la Tierra, cuando los cambios fueran inminentes en la Tierra; Que cambios?

Vemos, empieza en el 58 y termina con los cambios forjados en los levantamientos y el desplazamiento de los polos, cuando comienza el reino en el 98 (tal como se cuenta el tiempo en el presente) de aquellas influencias que informadas por muchos en los registros que se han guardado por aquellos moradores en la tierra de los pueblos Semíticos.

3.4 Lectura 1602 – 3 Septiembre 22 1939

Pregunta: Hace 300 años Jacob Boehme predijo que la Atlántida emergería de nuevo en el tiempo de crisis cuando pasamos de la Era de Piscis a la de Acuario. Está emergiendo ahora la Atlántida? Causará esto una convulsión repentina y en que año?

Respuesta: En 1998 podremos encontrar una gran cantidad de actividades que han sido forjadas por los cambios graduales que están sucediendo. Este es el periodo cuando el ciclo de la actividad solar, o los años relacionados al paso del sol a través de las varias esferas de actividad llega a su máximo supremo marcando el cambio entre las eras de Piscis y Acuario. Este es un cambio gradual, no una actividad cataclísmica en la experiencia de la Tierra en este período.

Es indudable entonces que las fuentes que hablan a través de Edgar Cayce, en reiteradas oportunidades predicen con claridad el desplazamiento de los polos, fenómeno que se inicia en forma gradual y que se comienza, con los levantamientos en el interior de la tierra, en el año 1958, culminado con el proceso de cambio en la corteza exterior lo cual debe darse entre 1998 y el 2000 al 2001. Igualmente se predice que el sol llegará a su máximo de actividad en estos años.

Cayce no recordaba nunca nada de lo que decía en sus trances y su obra fue recopilada tomando al dictado sus visiones. Su libro Misterios de la Atlántida recoge cerca de 700 "lecturas parapsicológicas" que fueron recogidas a lo largo de veintiún años. Tal relato empieza por la llegada de la Humanidad a la Tierra hace unos diez millones de años y termina con el hundimiento de la Atlántida hacia el año 10.000 a. de C.

Los relatos sobre la Atlántida y Egipto aparecen entretejidos en las lecturas de Cayce. Habló repetidamente de Egipto como de uno de los destinos principales de los atlantes en su huida. En los textos aparecen diversas alusiones e indicaciones de que Egipto había sido un lugar de depósito de registros históricos de la Atlántida. También hablan repetidas veces de tumbas y pirámides "que todavía no se han descubierto" en la nación africana. Lo extraordinario de Cayce es haber acertado con datos que sólo recientemente se han sabido.

Cayce remonta la cultura egipcia hasta darle una antigüedad de 12.500 años, situándola hacia el 10.500 a. de C., la misma fecha que Robert Bauval y Adrian Gilbert (El Misterio de 0rión; El Guardián del Génesis) calculan como fecha de erección de las pirámides de Giza. Exactamente la misma que la calculada por el egiptólogo John Anthony West, por el profesor de Geología de la Universidad de Boston, Dr Robert Schoch, y por el Jefe de Sismografía de Houston, Thomas Dobecki, según los análisis efectuados en la Esfinge. Las lecturas de Edgar Cayce sitúan puntualmente los lugares donde los atlantes colocaron su particular conocimiento:

"…Hubo indicios y profecías de que la Atlántida se iba a disgregar, y Egipto fue elegido como uno de los lugares donde se debían depositar los registros de aquella actividad…

Para los atlantes, una preocupación de primer orden en su emigración a Egipto fue la conservación de los registros históricos y su depósito seguro tanto en la llanura de Gizeh como en otros lugares…la Entidad era uno de aquellos que fueron enterrados en la tumba, en una de aquellas que todavía no se han descubierto; pero está frente a la Esfínge, y es el más próximo de los enterramientos en aquel montículo… Pues las pirámides posteriores, las que no se han descubierto todavía están entre la Esfinge (o el Misterio) y el Nilo… la Entidad era uno de aquellos que participaron en la construcción de algunos de aquellos edificios que todavía existen y en la preparación de la que todavía no se ha descubierto…"

En otras lecturas se habla más concretamente de cámaras, pirámides y túneles subterráneos bajo las patas de la Esfinge, y frente a ella. "Estos hallazgos se pueden encontrar en la base del antebrazo o pata izquierda de la bestia tumbada; en la base de los cimientos. No en el canal subterráneo (que fue abierto por el monarca muchos años, siglos, después), sino en la verdadera base. Existe una cámara o pasadizo desde la pata delantera derecha hasta esta entrada de la cámara de los registros…".

No sólo la Esfinge, sino que también la Gran Pirámide es mencionada por Edgar Cayce:

" .. . ¿Qué función cumplió la Entidad en relación con la construcción de la Esfínge? Cuando los monumentos se estaban construyendo en la llanura de lo que ahora se llama la Pirámide de Gizeh, esta Entidad construyó y preparó los cimientos; es decir, los dirigió, calculó su situación geométrica en relación con los edificios que se erigieron comunicados con la Esfinge. Y los datos relacionados con ellos pueden encontrarse en las cámaras de la base de la Esfinge…".

Entre los años 1957 y 1988 la Association for Research and Enlightenment, Inc. – ARE – (Asociación para la Investigación y la Iluminación), patrocinó diversos proyectos encaminados a la comprobación real de las salas ocultas propuestas por Cayce, contando para tal fin con organismos tan reconocidos como la Universidad de Ain Shams del Cairo o el Instituto de Investigaciones de Stanford, SRI. Las prospecciones y sondeos han dado como resultado la localización de vacíos en el terreno, en los mismos lugares referidos por el vidente.

Lectura (5753)

Edgar Cayce realizó su primera lectura en 1901, acerca de un problema de salud que le concernía personalmente. Luego dictó muchas más, pero el concepto de la reencarnación no apareció hasta 1923, en una sesión ejecutada para Arthur Lammers, impresor en Dayton, Ohio. Conviene mencionar que una lectura había abordado la cuestión doce años antes; no obstante, la alusión se ignoró durante mucho tiempo, pues nadie en el entorno de Cayce conocía el concepto en aquel entonces. A fin de cuentas, la reencarnación fue el objeto de casi dos mil lecturas psíquicas, denominadas "lecturas de vida". Constituye el segundo gran tema evocado por Cayce en trance. Reencarnación y Karma

En esencia, ¿qué es la reencarnación? Es la creencia de que cada uno de nosotros pasa por vidas sucesivas, con el propósito de crecer en espíritu y de recobrar la plena conciencia de su naturaleza divina. El punto de vista de Cayce excluye la metempsicosis o transmigración de las almas, según la cual los humanos pueden reencarnarse en forma animal. A la vez, provee un marco filosófico para el pasado, poniendo especial énfasis en la manera de asumir nuestra existencia actual: debemos vivir el momento presente, procurando desarrollarnos espiritualmente y ayudarnos los unos a los otros. Las lecturas enseñan que el recorrido que hemos efectuado nos ha traído al punto en que nos encontramos.

Sin embargo, lo esencial no es quiénes hemos sido o qué hemos hecho antes, sino cómo reaccionamos frente a las oportunidades y a las pruebas que surgen ahora mismo, dondequiera que nos hallemos. En efecto, nuestras elecciones y conducta del momento, provenientes de nuestro libre albedrío, son las que realmente importan. La perspectiva de Cayce, para nada fatalista, abre horizontes casi ilimitados.

En las lecturas, Cayce señaló también el peligro de comprender incorrectamente la reencarnación. Indicó que ciertas teorías alteraban su verdadero significado. En particular, todas las que no reconocían la libre voluntad creaban lo que llamó "un monstruo kármico", es decir una idea errónea que no tomaba en cuenta los hechos auténticos, ni la estrecha conexión existente entre el karma, el libre albedrío, el destino y la gracia. Aún hoy en día, mucha gente interpreta, de manera equivocada, la reencarnación como un eslabonamiento o una concatenación ineluctable de experiencias y de relaciones que nos impone nuestro karma.

Si así fuera, nuestras decisiones anteriores nos obligarían a seguir una trayectoria marcada con acontecimientos específicos, y nuestro porvenir ya estaría fijado. Esta visión difiere totalmente de la de Cayce, pues las lecturas destacan que el pasado no proporciona sino una coyuntura posible o probable. Muestran que, lejos de ser meros espectadores, a veces reticentes, desempeñamos un papel dinámico en el desenvolvimiento de nuestra propia existencia.

La palabra "karma" es un término sánscrito que significa "obra, hecho o acto". A menudo se le da el sentido de "causa y efecto". Las lecturas concuerdan con esta acepción, pero añaden la noción filosófica inédita y exclusiva de que el karma puede definirse como una memoria. Por ende, no se trata de una "deuda" que tenemos que pagar conforme a algún criterio universal, ni de una serie de experiencias determinadas por nuestras previas acciones, buenas o malas.

El karma es sólo una memoria, una fuente de información que incluye elementos ‘positivos’ y otros aparentemente ‘negativos’, en la cual el subconsciente busca los datos que utiliza en el presente. Esto explica, por ejemplo, las afinidades o las animosidades espontáneas que sentimos por ciertas personas. Aunque esa memoria subconsciente se refleja en nuestra fisonomía e influye en nuestros pensamientos, reacciones y decisiones, siempre podemos recurrir al libre albedrío para orientar nuestra vida.

Las lecturas de Cayce mencionan que cuando fallecemos, no nos reencarnamos de inmediato. Puesto que lo que llamamos subconsciente en el plano físico viene a ser nuestro consciente en el más allá, el alma recapitula todo lo que ha atravesado y escoge, entre las lecciones que debe aprender, las que se siente capaz de asumir ahora a fin de seguir su evolución. Entonces aguarda el momento propicio para renacer en la tierra.

Ordinariamente, elige un entorno que ha conocido antes. En cada nueva vida, opta por un cuerpo masculino o femenino, según el objetivo de su encarnación. Además, selecciona el ámbito y las condiciones (padres, familia, lugar, época, etc.) que le permitirán perfeccionarse y cumplir con lo que espera realizar. Sin embargo, sus experiencias dependerán de la forma en que emplee su libre albedrío dentro de ese contexto.

En efecto, podemos considerar nuestras tribulaciones como obstáculos e impedimentos o, por el contrario, transformarlas en situaciones beneficiosas, en oportunidades de elevar nuestro nivel de conciencia. El proceso de reencarnación continúa hasta que logremos personificar el amor universal en el mundo y expresar nuestra esencia divina en todos los aspectos de la vida terrenal.

Conviene notar que talentos y cualidades nunca se pierden, de modo que las facultades cultivadas en cada encarnación se suman al capital del futuro. Por ejemplo, el don de los niños prodigios es el resurgimiento de un talento ejercitado en una o varias existencias previas. Asimismo, un excelente profesor de literatura podría haber sido escritor, historiador y copista en vidas anteriores. De hecho, nuestras aptitudes se manifiestan en función del motivo de nuestra encarnación actual.

Las lecturas revelan que el karma no se instaura entre los individuos, sino únicamente con uno mismo. En otras palabras, "uno siempre se enfrenta a sí mismo". En consecuencia, el curso de nuestra existencia se basa en las decisiones que tomamos a fin de responder a la coyuntura que nosotros mismos hemos suscitado. No obstante, la noción más difícil de entender es que, en general, se nos brinda la posibilidad de resolver nuestros propios problemas kármicos a través de nuestras interacciones con los demás. Por esta razón, en lugar de aceptar la plena responsabilidad de nuestros fracasos y decepciones, tendemos a imputárselos a otros.

Así nuestro karma nos es personal, pero nos sentimos constantemente atraídos por la gente o los grupos que nos ofrecen ocasiones favorables de asumirlo. De manera similar, ellos se acercan a nosotros en su recorrido individual para satisfacer su memoria kármica. Por lo tanto, nuestras relaciones con los demás nos permiten enfrentarnos a nosotros mismos y vivir sucesos que nos enseñan y nos ayudan a avanzar en el sendero espiritual.

Con frecuencia, los episodios vividos en grupo reaparecen, en encarnaciones posteriores, como vínculos familiares, profesionales, culturales o étnicos. Las lecturas subrayan que nunca nos encontramos con alguien accidentalmente, porque las coincidencias no existen. Del mismo modo, no experimentamos de entrada una profunda simpatía o antipatía sino hacia personas que hemos conocido antes.

Debemos atenernos a las consecuencias de nuestras decisiones y actitudes previas, ya que cosechamos inevitablemente lo que hemos sembrado. La Biblia dice: "Todo lo que sembrare un hombre, eso mismo cosechará." Los adeptos de la reencarnación suelen afirmar: "Atraemos lo que es semejante a nosotros." Esto implica que, algún día, tendremos experiencias análogas a las que nuestras elecciones han producido en la vida de otros.

A diferencia de las doctrinas fatalistas que nos reservan una suerte inmutable, la teoría de Cayce asevera que somos dueños de nuestro destino. En efecto, podemos controlar nuestros pensamientos, palabras y acciones, y escoger nuestro comportamiento ante las circunstancias que nosotros mismos hemos engendrado. Comprendamos que todo lo que acontece en nuestra existencia es el fruto de nuestra propia creación, y que nuestras tribulaciones siempre contribuyen a nuestro desarrollo cuando las consideramos como oportunidades de corregir los errores del pasado o de adquirir sabiduría y entendimiento.

Descubrir por qué nos hallamos en una u otra situación no es necesariamente fundamental: lo primordial es cómo nos disponemos a hacerle frente, pues de nuestras reacciones nacen nuestras experiencias futuras. Así, dos personas podrán adoptar una actitud muy distinta en casos comparables, por ejemplo con respecto a la pérdida de un empleo. Mientras que una se angustiará y amargará, la otra verá una ocasión inesperada de reconstruir su vida y de dedicarse a alguna actividad que le apasiona desde hace mucho tiempo.

La reencarnación es un concepto que figura en las grandes religiones del mundo y no se limita a las filosofías orientales. Profesa la tolerancia y la compasión, contesta numerosos interrogantes y da sentido hasta a los más mínimos aspectos de la existencia. Algunos la encuentran provechosa, otros controversial. De cualquier forma, lo que los demás opinan no es pertinente. Los adeptos serios saben que todos hemos experimentado varios ámbitos, condiciones y circunstancias en el transcurso de nuestras vidas sucesivas.

Ellos se sirven de la reencarnación, no para detenerse en el pasado o enorgullecerse de quizás haber gozado de notoriedad anteriormente, sino para crecer en espíritu y contribuir a mejorar el mundo en el que vivimos. Cayce ilustra esta idea en la siguiente lectura:

"Determine por qué razón está buscando esa información. Si es a fin de oír que ha vivido, fallecido, y sido enterrado al pie del cerezo al fondo del jardín de su abuela, ¡esto no le hará un mejor vecino, ciudadano o padre! En cambio, si es para saber que ha pronunciado palabras hirientes, de lo cual se ha sentido culpable, y que ahora puede redimirse actuando de manera justa, ¡entonces sí, vale la pena!"

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers