AC-DC

el . Publicado en Lo mejor del rock

0
0
0
s2smodern

La historia se remonta al otro lado del globo, en la muy escocesa Glasgow, cuando el matrimonio conformado por el Sr. y la Sra. Young (quienes ya para ese enero de 1953 contaban con cinco vástagos en su hogar, vio nacer a su nuevo hijo: Malcolm, el sexto de la cría y, a esa altura del partido, pura rutina en la actividad del prolífico clan. Nadie jamás se hubiera imaginado que el nuevo regalo del Cielo sería más tarde el encargado en tomar iniciativa con respecto a formar una banda de rock. Los Young eran de clase obrera, por si las moscas, y la llegada del recién nacido Angus McKinnon Young, aquel 31 de marzo del ‘55, les complicó la cosa. Años después, con Angus y Malcolm de 8 y 10 abriles respectivamente, los Young abandonaron la ciudad de Strathclyde y se marcharon a Australia en busca de un pasar más digno. Corría 1963 y la populosa familia echó anclas en Sidney, al sudeste de Nueva Gales del Sur.

Ciertas influencias extranjeras ya se habían hecho presentes en las Antípodas, algo que se establecería aún más con la llegada de los mismísimos Beatles a Australia en junio de 1964. Pero los Young ya tenían un pasado de rock’n'roll, si bien fugaz… en Glasgow, Alex (uno de los hermanos mayores) tocaba saxo y trombón y llegó a tener un ignoto paso profesional como George Alexander. Casi al mismo tiempo, su hermana Margaret usaba sus ratos libres investigando los discos americanos de Elvis Presley, Little Richard, Buddy Holy y Cuck Berry que llegaban al país. No pasaría mucho tiempo sin que los hermanitos se desvivieran por Berry, especialmente por su magnifica forma de ejecutar la guitarra y su coqueto paso de pato”.

Hoy día, más de tres décadas después, Angus lo sigue citando como uno de sus músicos favoritos. No obstante, fue George Young quien incursionó seriamente en los andares de la música pop: a comienzos de los 60’s integraba los Easybeats, banda de Sydney en la cual oficiaba de guitarrista junto al cantante “Little” Stevie Wright, Harry Wandan (o Vanda, también en las seis cuerdas), el bajista Dick Diamond y el baterista Gordon “Snowy” Fleet.

Las imágenes de AC-DC

Tras un saludable contrato en manos del productor Ted Albert, lograron un gran éxito al año siguiente con el single “She’s So Fine”. La llamada “Easyfever” estaba en marcha, y en 1966 retornaron a Inglaterra y brillaron con “Friday On My Mind”, que llegó a los primeros puestos de los charts británicos. El grupo se desmembraría poco después (el suceso fue relativamente pasajero y la dupla compositiva Vanda/Young volvería a Australia, donde seguirian trabajando en conjunto).

Al mismo tiempo, su hermano menor Malcolm empezó a tocar la guitarra, abandonando la acústica y dedicándose de lleno a la eléctrica, hecho que le permitía el pequeño Angus apoderarse de los instrumentos que su hermano dejaba de lado. No por nada en 1971 Malcolm se unió a la Velvet Underground australiana (absolutamente nada que ver con la banda americana del mismo nombre comandada por Lou Reed), pero no lograron trascendencia alguna. La misma ansiedad por tocar hizo que, con sólo 17 años de edad, Angus forme el grupo Tantrum, actividad pasional que se veía encantado en desarrollar tras alejarse de la escuela un poco antes (y para siempre). Por aquellos días, una vez que volvía a casa del colegio, Angus llegaba a los ensayos de su grupo todavía enfundado en su uniforme escolar.

Su hermana Margaret pronto le sugeriría que los atuendos colegiales le serían más originales a la hora de salir a tocar, a modo de atracción. Pero Angus seguía muriendo por Chuck Berry y no paraba por un instante de escuchar sus discos, junto a los de los Who y los Yardbirds. Tras separarse la Velvet Underground, Malcolm le propuso unirse a su futuro proyecto de banda en el rol de segundo guitarrista: alguien capaz de sonar duro, con toques de boogie, pelos bien largos y botas de taco alto. Corría 1973 y los rankings estaban liderados por gente como Led Zeppelin, Black Sabbath o Deep Purple.

Por consiguiente, Malcolm reclutó al experimentado baterista Colin Burgess, al bajista Larry Van Knedt y al cantante David Evans. Los primeros ensayos se basaban en clásicos del blues y el rhythm’n'blues. Desesperado por encontrarle un nombre a la nueva agrupación, fue una vez más su hermanita Margaret la encargada de sugerirle el de AC/DC, sigla que ella misma había divisado en la parte trasera de su aspiradora, la clásica abreviatura de “alternating current/direct current” (corriente alterna/corriente continua). Además encajaba con la electricidad del grupo…¡Bingo!

Los vídeos de AC-DC

El verdadero primer show de la flameante banda tuvo lugar en Chequers, un salón de fiestas en el medio de Sidney, en pleno invierno del ‘73 y con un repertorio plagado de clásicos del rock’n'roll.

La estabilidad grupal no se mantendría por mucho más: Burgess y Van Knedt se largaron de la banda y fueron reemplazados por Ron carpenter y Rob Bailey. El primero se alejaría del grupo más tarde y en su lugar llegaría Russell Coleman, que volveria a ser sustituido por el baterista Pete Clack. Los trastabilleos de rigor no se acababan ahí: secretamente, los hermanitos Young no estaban muy de acuerdo que digamos con el vocalista Evans, quien se empeñaba tozudamente en imitar a Rod Stewart o Gary Glitter.

Así y todo, en junio de 1974, los dos Young más Evans, Clack y Bailey se internan en los Albert Studios de Sydney y registran el single “Can I sit next to you/Rockin’ in the parlour”, que se editaría para julio en ambas Australia y Nueva Zelanda, religiosamente producido por la dupla Vanda/Young. Para aquellos días, el incansable Angus salía a tocar vestido de cualquier cosa que se le ocurriera: de gorila, de espadachín y hasta los personajes de la TV y hasta la historieta como el Zorro o Superman. En plena vorágine del disfraz, su hermana Margaret no tuvo mejor idea que la de volver a sugerirle lo del uniforme escolar y, si bien Angus le huía despavorido a todo lo relacionado a la escuela, aceptó la interesante propuesta. De ahí en adelante, las diversas masas a las que el grupo se enfrentaría tardarían en creer lo que estaban viendo: un escolar enano, munido de una guitarra eléctrica y saltando por todas partes, con 220 voltios de pura electricidad corriendo por sus venas.

En el ‘74 los Young se trasladan a la imponente Melbourne y se apropian del manager Míchael Brownlng, pieza indiscutible de la maquinaria AC/DC por los cinco años siguientes, sobre todo cuando éste contrata al conductor de camionetas Bon Scott (Ronald Belford Scott), un escocés que había obtenido varios títulos como percusionista en la escuela, antes de abandonarla a los 16 años de edad. No sin antes trabajar de cartero, Scott se entregaría a la vida del rock’n'roll. Amaba vestirse con boas de piel al cuello, hábito que, fuera de atraerle asombradas miradas de los transeúntes, lo llevarla a pasar por varias bandas: primero fueron los Spectors (donde ofició de cantante y baterista) y algo después los Valentines, una agrupación de estilo pop que gustaba de vestirse con ropas bien a la moda (con las que Scott tapaba sus reos tatuajes) y con un espectáculo donde no faltaban el papel picado y las bombas de humo, en pleno Verano Del Amor de 1967.

Tras grabar algunos singles poco exitosos para la Clarion Records (entre ellos dos temas de los Easybeats, recuerden), los Valentines batieron un record: en 1969, fueron el primer grupo australiano en ser arrestado por posesión de drogas. No obstante sobrevivirían y hasta harían algunas grabaciones para la compañía Phillips. Pero la banda decide separarse y Bon se marcha a Sydney, ciudad en donde se une a los Fraternlty, banda de rock con toques de jazz y reminiscencias hippies.

El grupo registra dos álbumes para la RCA, “Líve Stock” (1971) y “Sweet Peach” (1972), todo antes de salir de gira por Inglaterra y Alemania un año más tarde. Los Fraternity regresan a Australia y Bon sufre un grave accidente de moto, situación que llevaría a la banda a disolverse y a su cantante a optar por conducir camionetas para unos tales AC/DC, los mismos que tiempo más tarde le propondrían enrolarse como baterista del grupo. Nada mal para un as del volante y para su amigo Bruce Howe, a quien Scott trae consigo para integrarse al combo en el rol de bajista. Y mucho menos aún si, apoyado por el descontento general de los australianos por Evans, el viejo chico de los tatuajes acepta la sugerencia de ocupar nada más y nada menos que el puesto de cantante. La campana de largada ya había sonado.

Ser frontman de una banda como los AC/DC no significaba poca cosa y, tras establecerse el grupo en Melbourne, Scott comienza a ganarse una fama paralela por sus escandalosas borracheras y su desesperación por las chicas. Pero el grupo venía en carrera y, para 1974, logran superar en popularidad a los Aztecs, los Skyhooks y Hush, las tres bandas más fuertes de Australia para ese momento.

El repertorio general del quinteto estaba basado en clásicos de blues, canciones de Chuck Berry y versiones como la de Jumpin’ Jack Flash de los Stones y las de “Jailhouse Rock o That’s AII Right, Mamatm de Elvis Presley. No por nada en ese año la banda llega a la edición de su primer gran-álbum-gran en Australia, el bien eléctrico “Hlgh Voltage”. Los cambios de integrante seguirían produciéndose continuamente, ahora reforzados por el nuevo baterista Phil Rudd (quien venía de tocar con los Colored Balls) y el bajista Mark Evans, de quien Bon se había hecho amigo unos dias antes de su ingreso al grupo. Con esa formación llegan al lanzamiento de T.N.T., la segunda placa de la agrupación, que solo se editó en Australia y Nueva Zelandia a fines del ‘75 y que vendiera más de 100.000 copias. Idas y venidas mediante, respaldados por un copioso ascenso, producen en 1976, un nuevo redondo. DIRTY DEEDS DONE DIRT CHEAP que era un disco 100% AC/DC, donde no escaseaba absolutamente nada. Todos los ingredientes estaban allí.

Semejante receta les permite llegar a Londres en abril del ‘76, invitados por la discográfica Atlantic y prontos a alojarse en un pobre recoveco al otro lado del Hammersmith Bridge, en pleno apogeo de la era punk inglesa de ese año.

Bautizados por la Atlantic como “punks de las antípodas” (¡?), Angus y sus secuaces ofrecen un show debut en Gran Bretaña en el pub Red Cow de Hammersmith, y luego continuaría a través de algunas presentaciones de escasa repercusión. Al mismo tiempo…bueno, casi, le dan la patada inicial a su primer tour inglés, como soportes de los Back Street Crawler del ex-Free Paul Kossof, quien fallece poco antes de iniciarse la travesía y retrasándose esta por un mes más. Mientras tanto, la Atlantic lanza al ruedo el nuevo álbum High Voltage (un refrito de las ediciones originales australianas de ese mismo y T.N.T.).

No demorarían demasiado en emprender una segunda gira inglesa, esta vez como acto principal (oh!) y con entradas bien baratas. Tras algunos shows de destacado nivel (como el del Lyceum Theater londinense), el legendario Marquee los contrata para tocar allí todos los lunes por la noche a partir del 26 de julio de ese año.

En agosto participan del festival de Reading junto a grupos como la banda dde Ted Nugent, The End y Black Oak Arkansas, entre otros, pero los australianos no quedan satisfechos con su performance. Menos complacido todavía se veía el público inglés en general, el cual estaba en total desacuerdo con que Angus se bajara las bermudas y mostrara el culoen plena actuación. Así y todo, los diablejos se las ingenian para llevar a cabo otra gira durante los meses de octubre y noviembre y precediendo el lanzamiento en Inglaterra de DIRTY DEEDS DONE DIRT CHEAP.

De vuelta a casa a principios de 1977, la banda se recluye en los Albert Studios de Sydney y registran un flamante LP, tan bueno y empapado de energía como para que, tiempo después, el mismísimo Pete Townshend declarase que “Let There Be Rock” era su disco favorito de hard rock. Con letras como las de “Whole Lotta Rosie” o “Crabsody In Blue”, la reputación de Bon Scott iba adquiriendo cada vez más tonos de indecencia pura, aunque intachable. Nuevamente en Londres, son invitados a oficiar de grupo telonero en la gira presentación de Black Sabbath de su último disco (en ese momento, “Technical Ecstasy”), pero una fuerte rencilla entre Malcolm y el Sabbath Geezer Butler obliga a los australianos a abandonar el proyecto en plena aventura. La gira junto al combo comandado por Ozzy Osbourne también sería la última participación de Mark Evans con AC/DC, quien tras algunos problemas con Angus se largaría del grupo, regresaría a Australia y circularía por un sinfín de agrupacio-nes. En un abrir y cerrar de ojos el hueco dejado por Evans sería ocupado por un tal Cltff Wllllams, cierta vez bajista del no tan ignoto grupo Home, el mismo que supo ser telonero de algunos shows de Led Zeppelin durante el ‘71. Sin vueltas, el novato Williams aceptó el puesto fervientemente y asimismo desconociendo el futuro proyecto de los AC/DC: una ambiciosa gira por los Estados Unidos. Y asi fue nomás.

El verano boreal vió a estos atrevidos demonios de las antípodas comenzar a circular por el territorio estadounidense. Primero fueron los estados sureños y luego la alocada San Francisco, hasta llegar a la mismísima Nueva York…¡uf!. Tras el lanzamiento en octubre de Let There Be Rock, en medio de la gira europea presentación del LP, se dieron el inesperado gusto de colgar el cartelito de “sold-out” durante el show en el Hammersmith Odeon londinense. Lo que se dice todo un logro para estos poco pretensiosos y revoltosos tipejos, comandados por un salvaje tatuado y un escolar poseído por el rock, contra quienes cualquier tipo de exorcismo pecaba de inutil.

El personal de los Albert Studios de Sydney no se sorprendió en lo más mínimo cuando vió volver a trabajar por enésima vez al grupo en una nueva labor: la grabación de otra placa de estudio. Tamaña inversión resultó en POWERAGE. AC/DC logró catapultar las ventas de su disco recién salido de fábrica con una gira de 28 actuaciones durante abril y mayo por Gran Bretaña y algo después por los Estados Unidos, a modo de teloneros de bandas como Rainbow, Alice Cooper y Aerosmith, entre otros. Resultado: 76 conciertos agotadores a lo largo y ancho de EE.UU., pilas de comiquísimas anécdotas y una lista de seguidores que crecía dia tras día, y a pasos agigantados. La llegada a las bateas del nuevo LP IF YOU WAN BLOOD…YOU’VE GOT IT no podía haber sido de otra forma: AC/DC daban lo mejor de sí en vivo, y el disco era el fiel retrato de los shows del grupo. Era el álbum ideal para los fans, una vieja deuda que acarreaba la banda para con éstos. Pero la edad del poder y los buenos ratos verían, un poco después, oscurecer su limpio cielo por una tormenta inexorablemente negra, tan injusta como oportuna. Con John “Mutt” Lange a cargo de la producción, dedicaron seis meses de su valioso tiempo a la grabación del nuevo LP. Editado el 27 de julio de 1979, HIGHWAY TO HELL proponía un cambio en el sonido del grupo que se codeaba más asiduamente con las melodías y principalmente en los estribillos de sus temas. Claro que no faltó el tour presentación de rigor por EE.UU. y luego Inglaterra, donde incluso llegaron a telonear a los Who. De gira por europa, tambien se ocuparon de registrar el film Let There Be Rock, un compilado de imágenes y canciones en vivo y entrevistas que hasta fue proyectada en algun que otro cine capitalino de Argentina, a mediados de los años ‘80.

Durante la primera semana de febrero de 1980, Bon Scott se instaló en Londres, donde juntó a Angus y Malcolm para juntos redondear algunas ideas enfocadas al futuro disco del grupo. En la noche del martes 19 de febrero, Bon se dirigió al Music Machine de Candem (actualmente conocido como el Candem Palace) y se retiró del lugar alrededor de las tres de la madrugada junto a su amigo Alistair Kinnear, quien se ofreció para llevarlo hasta su piso en Victoria. Durante el viaje, Kinnear percibió que Bon se había dormido, algo bastante normal para cualquier persona tras una noche de copas. Pero Kinnear no pudo ni siquiera sacarlo de su auto una vez que arribaron a destino, y optó por llevárselo a su propia casa, tras no conseguir despertar a Scott. Derrotado una vez más en su intento por retirarlo del coche, decidió dejarlo dormir en éste, lo tapó con unas mantas y se marchó a su hogar. Quince horas después, luego de volver al auto y encontrarse con Bon totalmente inconsciente, aterrorizado, lo llevó hasta el King’s College Hospital. Pero la pesadilla se había tornado realidad y Bon ya estaba muerto. El ahogo por tragarse su propio vómito parece ser el indicio más exacto, pero los verdaderos motivos que rodearon el deceso de Bon Scott no fueron jamás aclarados y el más detallado análisis de su muerte merecería un capítulo aparte. Y si, en el peor de los casos, una vasta cantidad de whisky le dijo adiós a su vida, la insuperable borrachera y culto de sus fans será eterna afectivamente.

La densa ola de tristeza que circundaba los dias del grupo flirteaba con la confusión. La necesidad de encontrar un sustituto para Bon se hacía imperiosa y una larga lista de posibles candidatos al puesto vacante comenzó a circular vivamente. La decisión cayó finalmente sobre Brian Johnson, del cual el mismísimo Bon Scott había hecho referencia cierta vez al escuchar el LP “Hope you like it” de la agrupación Geordie y de la que Johnson era cantante.

Ya para mediados de abril, Brian se había olvidado de Geordie y estaba junto a sus cuatro compañeros de AC/DC en los estudios Compass Point de Nassau, en las Bahamas, registrando lo que luego se convertiría en el álbum Back in black, editado el 31 de julio del corriente 1980. Su portada, totalmente negra, era un homenaje directo a Bon Scott y su música lo era al rock’n'roll sin duda alguna.

Tras realizar algunos shows mostrando el nuevo disco en Holanda y Bélgica (donde Brian debutaría junto al grupo), el quinteto voló hacia Pennsylvania donde iniciarían una nueva gira estadounidense y luego por Canadá, Inglaterra, y Japón. El ingreso de Brian a AC/DC había sido tomado naturalmente por los fans de la banda, quienes lo aceptaron inmediatamente brindándole el mayor de los respetos, situación por la cual Johnson no cesaría de encantarse.

1981 los vió participar de una nueva edición del clásico festival británico de Castle Donnington, que AC/DC empleó en modo de paréntesis en la grabación de su flamante producción FOR THOSE ABOUT TO ROCK (WE SALUTE YOU), que tenía lugar en París. La idea original era devolver a registrar un nuevo disco capaz de vender tantos millones de copias como el anterior, o más, pero no les fue fácil. El productor Lange parecía no encontrarle la rosca definitiva al sonido que la banda perseguía y el resultado fue poco satisfactorio, auque el disco terminó primero en varias listas. Editado en diciembre del ‘81 FOR THOSE ABOUT TO ROCK… no cumplió con los requisitos básicos de un disco precisamente “para aquellos que están en el rock”, como sospechosamente fue titulado aquí, en Argentina. Menos aún si se trataba del trabajo sucesor del imponente Back in black.

Tras “Cannon and bell”, nombre de la gira presentación del disco, aquella de los cañones y las campanas, se pasaron la primera mitad de 1983 dedicados a un merecido descanso y poco más tarde se volvieron a juntar en los Compass Point Studios de Bahamas con la mera inetnción de realizar las pistas para un nuevo LP con el cual se empeñaron en retornar a las fuentes. Debido a una extensa lista de problemas con Phil Rudd, y alegando las trilladas “diferencias musicales”, el grupo decidió poner al baterista de patitas en la calle en medio de la grabación de la placa.

FLICK OF THE SWITCH finalmente vió la luz durante el mes de agosto y, desafortunadamente, no lograron colmar ningún tipo de expectativas en comparación con los viejos tiempos del buen rock’n'roll. Retormaron inmediatamente a Londres en busca de un reemplazante del alejado Phil Rudd. Después de una serie de extenuantes pruebas, la banda opto por Simon Wright, un gordito de 20 años originario de Manchester y con un pasado musical adecuado, si bien desconocido. Esta vez la gira se desarrolló sobre territorio canadiense y luego sobre los EE.UU., con el grupo Fastway, del ex-Motorhead Fast Eddie Clarke, como teloneros, para entonces participar en una nueva edición del “Monsters of rock” de Donnington aquel 19 de agosto. En enero de 1985 se tomaron un avión que los depositó en la mismísima Sudamérica en ocasión del recordado “Rock in Rio” y junto a otras celebridades como Queen, Yes, Rod Stewart, Whitesnake, James Taylor, Ozzy Osbourne, Iron Maiden o Scorpions por nombrar algunas. El evento fue magnífico y un gran aliciente como para alentar a la banda a retornar a estudios durante la primavera. El sitio escogido fueron los Mountain Studios en Montreaux, Suiza, y esta vez, sorpresivamente, los hermanitos Malcolm y Angus se encargarían de la producción de FLY ON THE WALL, donde además estrenarían nuevo baterista. El disco resultó ser un paso más en la debacle musical, pero, a pesar de su escasa propuesta, significó un atisbo de nueva luz en futuro a corto plazo.

Tras un destacado puñado de demoledores shows por EE.UU. y europa, el grupo se reinstaló en Londres con la idea de registrar el video promocional de “Shake your foundations”, el single más exitoso de AC/DC desde los días dorados de “For those about…”. Los próximos pasos que darían los remontarían a una deuda del pasado: en su última gira estadounidense, el escritor Stephen King les había demostrado su interés por utilizar viejo material de la banda para la banda de sonido de su futura aventura fílmica “Maximum Overdrive”. Por ende Angus, Malcolm, Brian, Cliff y Simon viajaron por enésima oportunidad a Nassau y se recluyeron en los Compass Point Studios, donde solo registraron tres nuevas canciones (”Who made who”, “D.T.” y “Chase the ace”) y bajo la producción de los regresados Harry Vanda y George Young, cuya última labor para el grupo había sido el LP POWERAGE. Ni hace falta aclararlo: “Who made who” pasaría a integrar la extensa categoría de los clásicos del grupo y tema central de la mencionada banda sonora que, conformada por viejos éxitos de la banda, coronaba una etapa de aires nuevos a respirar. ¡Quién no recuerda el clip promocional de “Who made who” y los incontables clones de Angus!

Giraron nuevamente por los Estados Unidos desde Julio hasta noviembre del ‘86 y ocho meses después entraron a los estudios Miraval, en el sur de Francia, con la intención de volcar sus ideas en lo que luego sería la nueva producción en vinilo del grupo. El disco se llamó BLOW UP YOUR VIDEO y ganó las calles para enero del siguiente año. Absolutamente carencioso de baladas (algo que el mismísimo Angus se encargó de dejar bien en claro ante la prensa), fue quizás el esfuerzo más notable de AC/DC en una pila de años. Acto seguido, y más entusiasmados que nunca, se prepararon para encarar una nueva gira, la misma que los llevaría a rodar por su añorada Australia por primera vez en siete años. La saga prosiguió por Gran Bretaña y luego en el resto de Europa. Y si la maratónica travesía parecía marchar como nunca, el alejamiento de Malcolm del grupo, a tan sólo tres semanas de viaje, fue sin duda el baldazo de agua fría más grande desde la muerte del inefable Bon Scott. Agotado y virtualmente decidido a dejar de beber, Malcolm debió ser sustituido temporalmente por, oh casualidad, otro miembro de la numerosa familia Young, nada más y nada menos que el sobrino Stevie, y a otra cosa. Los primeros meses de 1989 fueron de ocio y descanso. Fuera de algunas pruebas realizadas por lor Young en Londres (en cuyos ensayos el ahora más limpio Malcolm demostró estar listo y dispuesto para volver al ruedo) y de la deserción del baterista Simon Wright (quien se había marchado a integrar la banda de Ronnie Dio), el grupo se mantenía tranquilo y sin otras novedades que las antes mencionadas. Nuevamente debían abocarse a la estresante tarea de encontrar un nuevo integrante capaz de sacudir los parches. En menos de lo que canta un gallo surgió la idea de reclutar al calvo Chris Slade, cuyo curriculum incluía participaciones junto a artistas tan variados como Tom Jones, Tomorrow, Gary Moore, Manfred Mann’s Earth Band, Uriah Heep, Gary Numan o The Firm (¡si, el combo comandado por Jimmy Page!). Slade fue aceptado unánimemente y después de ensayar en Brighton, AC/DC se internó en los Windmill Road Studios irlandeses junto al productor Bruce Fairbairn. THE RAZOR’S EDGE, o el resultado de las prometedoras sesiones que fueron redondeadas en los Little Mountain Studios de Vancouver, Canadá, llegó a las disquerías en septiembre de 1990, previamente promocionado por la edición del primer single adelanto del álbum, la arrolladora “Thunderstruck”. Les esperaba una maratónica gira por los EE.UU. y luego Europa, montada sobre un espectáculo de características monstruosas, en tamaño y sonido. No por nada retornaron a EE.UU. con el mismo objetivo de llevar adelante la tercera parte del tour y luego treparon el tren de la gira de los “Monsters of rock” acompañados por los Black Crowes, Queensrÿche y Mötley Crüe, que culminaría el 28 de septiembre con un concierto gratuito en las afueras de la mismísima Moscú, con 400.000 espectadores o más. Semejante epopeya no pudo menos que haber dado jugosos frutos y en 1992 saldría a la venta el esperado doble en vivo “AC/DC LIVE COLLECTORS EDITION” (también con su versión simple por quejas y críticas hacia la discográfica, de la banda), lanzamiento oportunamente apoyado por un Home-Video que, al igual que el álbum y bajo el título de Live At Donnington, era nada más y nada menos que una exacta reproducción de la energía exhibida por el grupo en el escenario.

Pasó un buen tiempo hasta que los muchachos volvieran a grabar. En 1993, formaron parte de la banda de sonido de la película “The last action hero” (pelicula dirigida por John McTiernan y con la actuación de Arnold Schwarzenegger), con un hit impresionante: “Big Gun”. Despues de un merecido descando, a finales de 1994 entran en estudios para grabar lo que sería BALLBREAKER, el álbum definido por Brian Johnson como “el más blusero”, debido a la comodidad de tiempo cedida por la discográfica.

Después de otros dos años sin noticias de ellos, en 1997 sacan a la venta su último y más reciente álbum BONFIRE una caja con 5cd’s: LIVE FROM THE ATLANTIC STUDIOS, Back in black (en una edición especial) y LET THERE BE ROCK-LIVE IN PARIS (como una banda de sonido de el primer video de AC/DC) con 2cd’s, aparte de un poster, un destapador, y una púa con el nombre de la banda.

Mientras tanto, Angus y sus pandilleros seguramente emplearán su tiempo haciendo lo que mejor les sale: instalar tantos enchufes como sea posible y, de paso, seguir proponiendo su divertida doble dosis de electricidad que cierta vez los convirtiera en los cables pelados de una red que necesita nutrirse permanentemente de su legendaria usina. Y todo por una aspiradora…

En 1997 sacaron a la venta una edición especial, una caja llamada Bonfire que incluye 3 discos con diferentes grabaciones inéditas y versiones de temas clásicos.

Stiff Upper Lip le siguió a principios del 2000. Con ese álbum, volvieron a los sonidos que más les influenciaron durante su juventud.

Desde el 22 de marzo de 2000, AC/DC tiene una calle en Leganés (Madrid) llamada "Calle de AC/DC", a cuya inauguración asistieron Malcolm y Angus con gran expectación de público y fans. El mismo día de la inauguración, la placa fue robada y repuesta a las dos horas. Tres días después, fue robada de nuevo. Y posteriormente, fue incontable el número de veces que ha sido sustraída. Ante esa situación, el Ayuntamiento de Leganés decidió sacar las placas a la venta, para satisfacer las ansias de los fans. Esta anécdota fue expuesta en la película española Isi/Disi: Amor a lo bestia dirigida por Chema de la Peña y protagonizada por Santiago Segura y Florentino Fernández.

Sus éxitos como el sencillo "You Shook Me All Night Long", han sido interpretados por grandes personalidades del mundo de la música, como Céline Dion & Anastacia en el especial de "Divas Live Las Vegas". Curiosamente la versión de "You Shook Me All Night Long" de Céline Dion fue elegido por la revista inglesa Total Guitar en el 2008 como la peor versión del Mundo.22

En 2003, AC/DC fue incluido al Rock & Roll Hall of Fame. En octubre de 2004, la ciudad de Melbourne también les rindió honores con una calle, la ACDC Lane, al aprobar el Ayuntamiento la sustitución del nombre anterior, Corporation Lane. Inscribieron "ACDC" porque la normativa de la ciudad no permite usar determinados símbolos como la barra "/" en los nombres de sus calles.

En 2005, se lanzó el dualDisc de Back in Black y el DVD Family Jewels, una recopilación de sus vídeos desde 1973 hasta 1990. En 2006, se editó un libro con la historia de la banda, llamado "Let There Be Rock: The Story of AC/DC", escrito por la periodista Susan Masino.

En octubre de 2007 salió a la venta el nuevo DVD Box-Set, titulado "Plug Me in", en versión sencilla (dos DVD) y "de coleccionista" (tres DVD), con gran cantidad de material inédito y desconocido, incluso por los coleccionistas.

En 2008 la banda grabó en los Warehouse Studios, donde ya registraron su antecesor Stiff Upper Lip, lo que sería su nuevo disco con Brendan O'Brien a la producción titulado Black Ice, a la venta desde el 20 de octubre de 2008. El primer sencillo del disco vio la luz el 28 de agosto con el título "Rock 'n' Roll Train". El grupo grabó el día 15 de agosto el videoclip de su sencillo "Rock 'N Roll Train" en el centro de Londres. El videoclip vio la luz en el mes de septiembre de 2008. En noviembre de este año, la canción “Spoilin’ for a Fight" fue usada como tema oficial del PPV de la WWE "Survivor Series (2008)".* «AC/DC’s ‘Black Ice’ debuts at No. 1» (1). Consultado el 28 de septiembre de 2009. En Wrestlemania 25, los temas "Shoot to Thrill" y "War Machine" fueron usados para el evento, aunque se usó más el primero.

En verano del 2009 Brian Johnson anunció su posible retirada de la banda debido a su edad. "Todos los miembros de la banda rondan los cincuenta y cinco años. Yo tengo 62. Soy el perro viejo de la manada.", dijo el cantante.

En diciembre del 2009 AC/DC eligió Argentina como escenario de un DVD en vivo que se basaría en las grabaciones realizadas durante las tres presentaciones con localidades agotadas que brindaron en el estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti (propiedad del Club Atlético River Plate) los días 2, 4 y 6 de diciembre de 2009, fechas a las que asistieron aproximadamente 66000 personas por noche. Durante los tres shows que ofrecieron en Argentina, los australianos grabaron todas las imágenes que formaron parte de ese nuevo registro en vivo. Adicionalmente, el sábado 5 se grabaron a puertas cerradas ciertas tomas e inserts que no podían realizarse con el público dentro del estadio.

En abril de 2010 se puso a la venta la banda sonora de Iron Man 2, de Jon Favreau (director), donde AC/DC presta su música de nuevo al personaje (en la primera entrega la película comenzaba con Back in Black). "Shoot to Thrill" es el tema principal del filme, junto a Highway to Hell y War Machine (con su primera aparición en la franquicia) o The Razor's Edge.

El 28 de junio de 2010, con un concierto en el estadio de San Mamés, en Bilbao, AC/DC puso fin a su gira Black Ice, en la que desde octubre de 2008 han ofrecido unos 170 conciertos en cuatro continentes ante más de cuatro millones de personas.

El DVD de la gira Black Ice, grabado en vivo en diciembre de 2009 en Buenos Aires, Argentina, salió a la venta el 10 de mayo de 2011, con el nombre de Live at River Plate.

En la escena de presentación del filme, AC/DC aseguró que, para el 40 aniversario de la banda, en el año 2013, sacarían un nuevo disco y volverían a hacer una nueva gira mundial.

En mayo de 2012, Malcolm, en una entrevista realizada para la revista Classic Rock, ha confirmado que se encuentran trabajando en un nuevo disco, pero que los fans todavía deberán esperar un poco hasta su aparición, desmintiendo, de este modo, las afirmaciones de Brian Johnson donde indicaba que el próximo año habría nuevo material en el mercado. Malcolm ha explicado que la fecha de lanzamiento del nuevo disco todavía se demorará uno o dos años. Ha indicado que se encuentran trabajando en algunas ideas, pero que estas están en un estado muy primitivo. También ha añadido que no es probable que realicen una gira tan mastodóntica como la realizada para su último álbum 'Black Ice'.

El grupo AC/DC fue inducido en el Rock and Roll Hall of Fame el 10 de marzo del 2003. Durante la ceremonia el grupo toco "Highway to Hell" y "You Shook Me All Night Long" (con el vocalista de la banda Aerosmith, Steven Tyler).

En mayo de 2003, Malcolm Young aceptó el premio Ted Albert Award por su destacado servicio a la música australiana.

El 1 de octubre de 2004, una calle de Melbourne, la Corporación de Lane, fue renombrada ACDC Lane, en honor de la banda. Sin embargo, la ciudad de Melbourne prohibió el uso del carácter de barra en nombres de calles, por lo que las cuatro letras se combinaron. La ??calle está cerca del Swanston Street, donde, en la parte trasera de un camión, la banda grabó uno de sus más grandes éxitos "It's a Long Way to the Top (If You Wanna Rock 'n' Roll)".

AC/DC vendió más de 1,3 millones de discos en los EE.UU. durante el 2007 a pesar de no haber lanzado ningún nuevo álbum desde el año 2000.

En 2009, la Recording Industry Association of America actualizo el récord de ventas del grupo cambiando su cantidad de ventas de 69 millones a 71 millones, por lo que AC/DC se convirtió en la quinta banda en vender más discos en EE.UU. vendiendo más discos que Madonna, Mariah Carey y Michael Jackson. La RIAA también certifico al álbum Back in Black (álbum) con doble diamante (20 millones) en ventas en EE.UU. y en 2007 el álbum había vendido 22 millones de copias.

Página web oficial: AC-DC - Nota: Un fallo: No recuerdo quién coño es el autor del texto, así que si aparece por ahí que lo diga.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers