×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /var/www/vhosts/malditoinsolente.com/httpdocs/images/gregory-crewdson
×

Aviso

There was a problem rendering your image gallery. Please make sure that the folder you are using in the Simple Image Gallery Pro plugin tags exists and contains valid image files. The plugin could not locate the folder: images/gregory-crewdson

Gregory Crewdson

Escrito por Maldito Insolente el . Publicado en Fotógrafos

0
0
0
s2sdefault

Galería de imágenes del fotógrafo Gregory Crewdson

Gregory Crewdson es un famoso fotógrafo estadounidense que nació en Brooklyn el 26 de Septiembre de 1962. Sus imágenes surrealistes y escenificación muy elaborada que se inspira en los hogares y vecindarios norteamericanos son lo que le llevaron al estrellato.

Una anécdota curiosa es que siendo adolescente formó parte de una banda de rock punk, llamada The Speedies. El mayor éxito del grupo, titulado, “Let me take your ohoto” (Deja que te haga una foto). Dicha canción fue usada por HP en 2005 para la promoción de sus cámaras digitales.

Así pues, como vemos, ya siendo adolescente tenía algo relacionado con la fotografía, aunque fuera de esta manera.

Pero no fue, sino hasta medidados de los 80, que empezó a estudiar fotografía en la Universidad del Estado de Nueva York, en Purchase, cerca de Port Chester. Se diplomó en Bellas Artes por la Universidad de Yale.

Una vez terminada su carrera también estuvo en el bando de la enseñanza en los centros universitarios Sarah Lawrence College, Cooper Union, Vassar College y, desde 1993, hasta la actualidad, ejerce como profesor de la Universidad de Yale.

Pero entrando en la materia que nos interesa, sus fotografías, Credwson es famoso por hacer uso de las técnicas hollywoodienses para preparar escenarios surrealistas que fotogafiar.

Como mencioné en la introducción, se centra sobretodo en mostrarnos cómo son los hogares y vecindarios norteamericanos, tratando de encontrar algo fantástico y misterioso en el día a día de dichas escenas, para luego plasmarlo en fotografía.

Las fotografías de Gregory Crewdson

55 imágenes
{gallery}gregory-crewdson{/gallery}
Todas las imágenes © Gregory Crewdson

Pero ¿qué quiere decir que tenga un estilo cinematográfico? Para ilustarlo, os contaré lo que vi en un documental en el que mencionaron a Crewdson (el documental está adjunto a esta entrada).

Se podía ver cómo se cortaba una calle entera, se preparaba la escena hasta el mínimo detalle, borrando huellas, colocando cada cosa en su sitio… También se colocaban luces en lugares estratégicos, para crear atmósfera, reforzar puntos de interes, etc. Él se encontraba en una especie de atalaya (torre) con sus asistentes. Me chocó mucho cuando Crewdson reconoció que él no toma las fotografías, solo las dirige. De hecho en el vídeo se ve cómo el no toca para nada la cámara, solo decía qué fotografiar, cómo colocar a las personas y objetos en la escena, etc. En el documental se veía como usaba una cámara de placas enormes.

Pero en ningún caso se puede decir que, aunque él no tome las fotografías, no son suyas. Si lo extrapolamos al cine, vemos como un director de cine no filma las películas, sino que da indicaciones a los que sí están con las cámaras, los actores, los decoradores… Del mismo modo trabaja Crewdson. Por eso se dice que usa técnicas de Hollywood.

Además el hecho de captar momentos aislados da a entender a sus espectadores que la fotografía forma parte de una secuencia de película.

Por cierto, parece ser que para sus fotografías se inspira en dos grandes directores: Alfred Hitchcock y David Lynch.

Sus fotografías, por tanto, están rodeadas de un aura particular. Quienes las observan suelen decir que son inquietantes, misteriosas y frías. Pero no por ello gustan menos, al contrario, se han convertido en fotografías muy codiciadas.

Una característica de este fotógrafo, director artístico, que me gusta mucho es que trata por todos los medios de alejarse del trabajo comercial, ya que en su opinión, de hacerlo, perdería integridad en su trabajo.

Pese a todo sí ha hecho excepciones, vendiendo su alma al Diablo comercial, por así decirlo, haciendo trabajos para la prestigiosa HBO, como fue el caso de la campaña promocional de “Six feet under”.

Sin embargo, por muy comercial que fuera dicha campaña, su estilo fotográfico y la serie tienen muchas semejanzas. Tantas semejanzas hay que incluso se rumoreó que Gregory fue el director de fotografía de la serie, pero al tiempo se desmintió, pues ese trabajo recayó sobre otros directores de fotografía.

Sin duda Crewdson se ha ganado a pulso ser considerado uno de los grandes de la fotografía a pesar de hacer relativamente poco tiempo que empezó en esto, comparado con otros que llevan años o incluso ya hace mucho que dejaron de vivir.

Aunque sin duda hay muy buenos fotógrafos, pocos alcanzan la excelencia que logra Gregory, muy pocos logran tener un presupuesto tan grande para hacer fotografías, muy pocos logran hacer una toma perfecta que no necesitan pasar por edición y también son poquísimos los que logran transmitir tanto con tan poco.

Así es Gregory Crewdson. Capaz de cortar una calle entera para preparar un escenario, de gastarse miles de dólares para una sola fotografía, desplazar un equipo, tanto de material como de personas, que ya desearían para sí muchos directores de cine, capaz de transmitir en una sola fotografía una gran cantidad de sentimientos y emociones… Un fotógrafo que se merece que le dediquemos un hueco entre nuestros favoritos.

A continuación os dejo una de entrevista que le hicieron y he encontrado por la red.

Fuente: Aficionados a la fotografía

Entrevista en El País por Alberto Martín.

PREGUNTA. ¿Se ve como un nuevo cronista de la vida cotidiana, que representa los fantasmas y los miedos colectivos, las angustias y las esperanzas del individuo?

RESPUESTA. Sin duda hay determinados temas y preocupaciones que han estado presentes en mi trabajo durante los últimos 20 años. Esos temas son una expresión de mis intereses, que serían el encontrar el misterio en la vida cotidiana. Intento basar mi trabajo en la sensibilidad americana que trata sobre los conceptos de belleza, teatralidad, tristeza, desarraigo y deseo. Hay también determinados contrastes que se ponen de manifiesto en mis fotografías. Parecen inducir un sentimiento psicológico de soledad y alienación, que a la vez se presenta con un sentido subyacente de esperanza y posibilismo. Mis primeras fotografías, que hice cuando estudiaba en la Universidad de Yale, muestran ese interés. No se puede huir de uno mismo. Creo que muchos artistas tienen una única historia que contar, y después intentan darle a esa historia distintas formas.Mi esfuerzo es justamente hacer la fotografía más bella que sea capaz. Intento crear un sentido de belleza complicada, no una belleza que sea puramente seductora o elegante. Mis imágenes residen en el choque entre mi necesidad irracional de hacer un mundo perfecto y la imposibilidad de conseguirlo. Quiero provocar una tensión psicológica con determinadas ansiedades, miedos o deseos.

P. En su obra hay elementos iconográficos que se repiten: círculos, haces de luz, flores, moquetas, ventanas, coches, espejos, maletas. ¿Qué papel juega esa iconografía?

R. Los detalles en mi trabajo efectivamente impulsan el contenido narrativo. Son estos detalles, una maleta, un libro, una cama, lo que es realmente importante. Todo artista crea su propio vocabulario, un microcosmos donde los motivos aparecen y reaparecen, revelando sus obsesiones y luchas internas.

P. Al hablar de su trabajo es inevitable referirse a las condiciones de producción de sus fotografías, con un equipo idéntico al del cine.

R. Una de las cosas que amo de la fotografía, a diferencia del cine u otra forma de narración, es que el espectador siempre incorpora su propia historia, ya que al final la imagen siempre está sin resolver. Aunque mi trabajo está influido por el cine, la imagen fija me gusta. Me interesan las limitaciones de la fotografía por su capacidad de presentar una imagen completamente congelada, donde no hay antes ni después. Intento utilizar esa limitación como fuerza. Mis fotografías capturan momentos aislados sin pasado ni futuro; una posibilidad imaginaria planea sobre ellas como si fuera una pausa elocuente que juega con la fuerza narrativa de la fotografía.

P. En diferentes ocasiones se ha denominado a sí mismo como un fotógrafo realista, que asume la tradición documental y paisajista americana. ¿Cómo sitúa su obra en relación a ese pasado?

R. Una de las cosas que se podría decir de mi trabajo es que tiene una sensibilidad muy americana. Mis fotografías son, en cierto sentido, imágenes realistas en cuanto a la forma fotográfica. Me siento muy atraído por este lenguaje, con su sentido de lo común y familiar. Intento trabajar en un escenario, que podría ser cualquier lugar y ninguno al mismo tiempo, no se trata tanto de un lugar concreto sino de la imaginación colectiva. La paradoja que subyace es que, a pesar de la producción y posproducción que necesitan mis fotografías, la meta es que al final la obra tenga una transparencia pura, que al final se aprecie como real y tangible.

P. Sus imágenes provocan que aquello que nos es familiar nos resulte extraño, y lo extraño llegue a resultarnos familiar o reconocible. ¿Es esa ambigüedad fundamental a la hora de representar un mundo interior inaccesible, y las convulsiones que pueden esconderse bajo la aparente calma de la superficie?

R. Siempre me ha fascinado lo extraño y la tensión que se provoca cuando a lo familiar se le dota con un sentido de fantasía. Esto sin duda tiene que ver con mi interés por lo doméstico. Trato de crear estas situaciones de aparente cotidianeidad, donde hay todavía un sentido subyacente de misterio y asombro. En ese sentido, la utilización de la luz es algo realmente importante para mí. Creo esas situaciones cotidianas, e intento usar la luz, junto al color y las formas, como un código narrativo que descubre la historia. También proporciona cierta posibilidad de transformación de lo ordinario, lo que da a las imágenes cierto sentido de teatralidad.

P. En su país existe, desde hace décadas, una cierta corriente interesada en la representación de la cara oculta del aparente orden cotidiano, interés que usted ahora parece compartir con diversos escritores y cineastas.

R. Yo diría que lo que me inspira proviene de esa tradición. Existen tendencias generales por las cuales los artistas se sienten atraídos, y en mi caso, me siento en sintonía con algunas cosas y con otras no. Edward Hopper ha sido sin duda una gran influencia. Hay muchos otros: Diane Arbus, William Eggleston, Alfred Hitchcock, David Lynch. Existe también una generación de jóvenes cineastas que siguen esta tradición, como Paul Thomas Anderson o Todd Solondz, por nombrar algún ejemplo.

Fuente: El País

Página oficial del autor: Gregory Crewdson

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers