Segovia 1

el . Publicado en El dedo de Dios

0
0
0
s2sdefault

Segovia representa lo mejor de Castilla y del interior de España - callejuelas estrechas, la mayor concentración de iglesias románicas en toda Europa, calles peatonales donde no entran coches, el aroma de cochinillo asado a la vuelta de cada esquina; todo el conjunto rodeado por una muralla medieval y bordeado por dos ríos y una franja verde con muchos kilometros de paseos arbolados.

En el extremo nor-oeste de la muralla se encuentra el majestuoso Alcázar, Alcázar bello castillo, fuente de inspiración de Walt Disney, y donde Isabel la Católica prometió el respaldo financiero que necesitaba Colón para descubrir América.

Al extremo sur-este está el famoso Acueducto romano, el más grande y mejor conservado de todo el mundo, cuya representación gráfica sirvió como la marca de ceca en todas las monedas acuñadas en la ciudad desde 1455 hasta 1864.

El edificio más alto de Segovia sigue siendo su bella Catedral erigida en el siglo XVI; un hito fácilmente visible al acercarse a la ciudad desde cualquier dirección.

Ciudad de gran importancia en los tiempos romanos y medievales, la población de Segovia ha permanecido relativamente estable tras los siglos y hoy cuenta con alrededor de los 50.000 habitantes.

Catedral Famosa en el siglo XV por su producción de lana, las actividades de hoy se basan principalmente en la agricultura y el turismo.

El sector turístico recibió un gran apoyo en 1985 cuando la UNESCO declaró Segovia "Patrimonio de la Humanidad".

El futuro de la ciudad está íntimamente ligado a la protección y promoción de su complejo monumental, dentro de lo cual la Casa de la Moneda se destaca como la planta industrial manufacturera más antigua, aún en pie, de todo el mundo (1583).

Es particularmente fácil visitar todas estas atracciones debido a que Segovia se encuentra muy próxima a Madrid y su aereopuerto internacional. Se recorre los 87 km en menos de una hora a traves del túnel qua pasa por debajo de la Sierra de Guadarrama, una Arquitecturagran cordillera que separa total y eficazmente esta tranquila ciudad castellana de la gran urbe madrileña donde viven más de 3 millones de personas.

La sierra también sirve como un dramático telón de fondo para el perfil monumental de Segovia, especialmente en invierno y primavera cuando está cubierta de nieve.

La situación de la ciudad a 1.000 metros de altura le asegura una atmósfera refrescante durante las largas tardes estivales, idóneo para disfrutar de un sinfin de terrazas, particularmente en las calles y plazas peatonalizadas donde están prohibidos los coches.

Hay autobuses que salen de Madrid hacia Segovia cada media hora y trenes cada dos horas, con tarifas de ida y vuelta por menos de 10 euros.

Texto de la Asociación Amigos de la Casa de la Moneda de Segovia

Segovia es ciudad de antigua historia. Algunas esculturas zoomorfas de tosca factura confirman unas remotas raíces celtibéricas; el magnífico Acueducto y otros muchos vestigios de la misma época, su integración en el imperio romano; y las necrópolis visigodas halladas en lugares cercanos, el asentamiento de pueblos germánicos.

La ausencia de restos arqueológicos musulmanes y la existencia de uno de los más ricos conjuntos románicos de Europa apoyan la tesis de los historiadores que sostienen que la ciudad fue abandonada tras la invasión islámica y repoblada, a partir de los años finales del siglo XI, por cristianos procedentes del norte de la península y de allende los Pirineos, dirigidos por el yerno del rey Alfonso VI, Raimundo de Borgoña, y por el primer obispo de su reconstituida diócesis, el también francés Pedro de Agen.

El periodo final de la Edad Media fue tiempo de esplendor para Segovia: colonizó un amplio territorio, sobre el que se extendió su Comunidad con límites a ambos lados de la Sierra; acogió una importante aljama hebrea que al final hubo de confinarse en la Judería; sentó las bases de una poderosa industria pañera que haría su fama en siglos posteriores; recibió la impronta del arte gótico que dejó en ella monasterios y conventos notables; fue corte de reyes de la Casa de Trastámara y, finalmente, el 13 de diciembre de 1474, sus gentes fueron las que proclamaron reina de Castilla a Isabel la Católica.

Familias aristocráticas y orgullosos fabricantes de paños compitieron a lo largo de los siglos XVI y XVII en la construcción de palacios urbanos a los que daban prestancia patios y jardines de líneas renacentistas y delirantes blasones barrocos.

Pero la derrota de las ciudades castellanas en la Guerra de las Comunidades, en la que las milicias segovianas, capitaneadas por Juan Bravo, tuvieron un papel destacado, y el desplazamiento hacia el sur del centro de gravedad de la economía española a raíz del descubrimiento de América, iniciaron una decadencia que no pudieron detener los Borbones ni con los Reales Sitios -La Granja, Riofrío- que alzaron en los alrededores, ni con la Academia de Artillería que establecieron en la ciudad.

Al empobrecimiento subsiguiente, incontenible en un siglo XIX en el que Segovia supo de ocupaciones francesas y carlistas, se debe en buena medida el que esta ciudad, una de las que mejor ha sabido guardar entre sus gastadas piedras la esencia de Castilla, haya llegado hasta nosotros con su belleza apenas alterada.

Texto del Ayuntamiento de Segovia

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers