Manos a la obra

Ojito con las ofertas de empleo

el . Publicado en Zona práctica

0
0
0
s2sdefault

Cuidado con los carroñeros que se aprovechan de los más necesitados, detrás de algunas ofertas de trabajo se esconden auténticas estafas.

Contratos con truco

Venimos observando en Internet y en prensa escrita, unos anuncios cuyo fin es aprovecharse de esta crisis económica, con el fin de hacer daño. Estos anuncios van dirigidos a las personas más desfavorecidas, los que harían cualquier cosa para poder llevar algo de alimento a sus casas, a los que la crisis actual les ha dejado la nevera como la de Carpanta y los bolsillos como los de Chaplin.

Pues bien, unos delincuentes, aprovechando esta situación, colocan anuncios como estos: “se necesita personal para cruceros, grandes ingresos” o “se necesita personal para plataformas petrolíferas, salarios por encima de los 4.000 Euros”. Esto que parece un chollo, es el camuflaje de unos “empresarios” para atraer a personas en paro o con necesidades extras.

Se preguntarán dónde está el truco, dónde está la estafa. En unos casos, simplemente consiste en el número que facilitan, que suele ser un número de tarificación especial, en la que te retienen el mayor tiempo posible para “analizar su perfil” y posteriormente mandarte vía Internet unos documentos que tienes que enviar rellenado con datos, que a la vez, estos empresarios venden a empresas de marketing, es decir, un negocio redondo y, en definitiva, una estafa difícil de perseguir y más difícil de demostrar.

Nunca dan una dirección

Otra variante es de lo más transparente: llamas para informarte del puesto de trabajo que ofrecen, mejor dicho que no ofrecen, ya que el texto del anuncio comienza “trabaje de …” y en esta ocasión te explican que para estos puestos de trabajo necesitas una formación, un curso de conocimiento de los cruceros y no sé cuantas cosas más, y ¡qué casualidad! ellos te ofrecen primero esos cursos, a continuación les preguntas por el puesto de trabajo, o por ir físicamente a la empresa a recoger los libros o apuntes y nunca, nunca te dan una dirección, mil excusas para que no les ubiques. Ellos te envían los libros, llamas de nuevo, dices que estas preparado, te dan un diploma y te apuntan el la lista de Schlinder. No vuelves a saber nada de ellos.

Quizás no sean estafadores, pero son carroñeros que buscan el momento, la oportunidad, y no son considerados estafadores porque nadie los denuncia. Hablamos de pequeñas cantidades, que los afectados dan por perdidas y no pasan a engrosar las estadísticas oficiales. Tal vez porque no están en las estadísticas, no se persigan.

Por Carlos Rojo para El Reservado

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers