Manos a la obra

Ojo con los créditos rápidos

Escrito por El Salmón Contracorriente el . Publicado en Zona práctica

0
0
0
s2sdefault

Los problemas express que vienen con los créditos rápidos según la Asociación General de Consumidores (ASGECO)

La Asociación General de Consumidores (ASGECO) presenta el estudio "Crédito rápido, problema express" donde alerta de los peligros de este tipo de productos no financieros y denuncia la mala praxis existente a la hora de "colocar" este tipo de préstamos, que son una fuente generadora de enormes problemas, sobre todo para las capas más desfavorecidas de la sociedad.

“Lo pedí y dije a ver si cuela y sí, a los 10 me enviaron un mensaje diciendo que lo habían aceptado y que al día siguiente me lo iban a ingresar en la cuenta” .“Todo por el móvil y en otros 5 minutos tienes el dinero en tu cuenta”.

Acceder a un préstamo rápido es extremadamente sencillo, aunque a partir de su aprobación, los problemas no hacen más que crecer. Eso es lo que se desprende del estudio “Créditos rápidos, problemas express”, de ASGECO (Asociación General de Consumidores), una Confederación de ámbito estatal que reúne a numerosas organizaciones y federaciones de consumidores, que agrupa a más de 208.648 familias repartidos por todo el país.

¿Qué es un crédito rápido?

En el estudio, ASGECO analiza las características y condiciones de contratación de los productos que ofrecen este tipo de entidades no financieras, la información que reciben los consumidores al visitar sus páginas web cuando van a contratarlos, los riesgos que se desprenden del proceso de contratación y en qué puntos se vulnera la normativa vigente a respecto este tipo de préstamos al consumo presentan una serie de características.

  • Elevado tipo de interés remuneratorio. la legislación vigente y la supervisión del cumplimiento de la misma, no constituyen una base suficientemente efectiva para proteger a los consumidores de servicios de crédito de las condiciones abusivas y los intereses excesivamente elevados que acompañan la contratación de este tipo de productos.
  • Pocas o ninguna exigencia de garantía de pago (no es necesario demostrar solvencia económica)
  • Contratación a distancia (por teléfono, generalmente) Inmediatez en la disposición del dinero Menor plazo para su devolución que en el caso de los préstamos al consumo de entidades financieras (15 días, 1 mes, 6 meses, etc.)
  • Elevado interés moratorio Aparente flexibilidad en la forma de devolución del préstamo (es habitual encontrar simuladores en la web de las entidades que ofrecen este tipo de préstamos, en los que el consumidor puede elegir la cantidad y el plazo de devolución.

En cuanto a los controles, hay que recordar que todas las entidades que se encuentren por encima de 25.000 millones de activos, están supervisadas por el BCE. Las de menos de esta cantidad están supervisadas por el Banco de España. Todas las cooperativas de crédito están supervisadas por el Banco de España.

Publicidad para cazar incautos

El estudio pone de relieve la manera en la que se dan a conocer este tipo de productos: “Te lo ponen todo muy bonito a través de la televisión, te dicen sí, un crédito muy bonito desde 4000€ en nada, en seguida, muy fácil, pero luego no es tan bonito como te lo pintan. No, no.”, señala uno de los entrevistados en el estudios. Los mecanismos empleados para ganar clientes incluyen prácticas diseñadas para aprovechar vacíos legales o lanzar publicidad engañosa, destinada a sacar provecho de las situaciones de estrangulamiento económico de determinados perfiles de consumidores. Porque la mayor parte de los consumidores entrevistados reconocen no estar al tanto del derecho de desistimiento, que puede ejercerse en los 14 días naturales posteriores a la contratación del préstamo.

Según los testimonio de los consumidores pertenecientes a este colectivo que recoge ASGECO, las propias empresas de préstamo rápido y la facilidad con la que se concede el crédito “sin hacer preguntas”, suponen un claro impedimento de cara a su rehabilitación, o cuanto menos un claro escollo que sortear en la larga lista de tentaciones que pueden propiciar una recaída.

El papel de la exclusión financiera

A la hora de analizar los motivos que llevan a los destinatarios finales de este tipo de préstamos, aparece la exclusión financiera, presente en ciertas capas de la sociedad que tienen difícil e incluso imposible acceder al crédito. Entre las motivaciones, el ASGECO distingue estas:

  • Hacer frente a un gasto extraordinario y puntual. Según el estudio, esta motivación es la que presenta una peligrosidad relativa más baja para los consumidores.
  • Aumentar el nivel de consumo por encima de los estándares de la propia renta. Uno de los colectivos especialmente vulnerables a las posibles perjuicios derivados de este tipo de productos son aquellos cuya motivación no es hacer frente a un gasto específico y puntual sino incrementar su nivel de consumo de una forma genérica o global, esto es, sin responder a un objetivo específico y claramente acotado, con el evidente peligro de caer en esa espiral crediticia que acaban por hacer inasumible el pago de las cuotas.
  • Que, debido a las características sociodemográficas del consumidor, las entidades no financieras sean la únicas que posibilitan el préstamo. Es el caso de integrantes de las listas de morosos, parados o trabajadores sin nómina, migrantes en situación irregular, etc. las entidades bancarias tradicionales suelen solicitar avales. Estos colectivos se ven abocados, por imposibilidad de cumplir estas condiciones, a recurrir a las entidades no financieras de préstamo rápido, ya que, a pesar de presentar unos intereses muy superiores y unas condiciones de préstamo más desfavorables, se convierten comúnmente en su única opción profesional de financiación.
  • Necesidad de liquidez derivada de una particular situación psicológica. Según los testimonios de los consumidores pertenecientes a este colectivo, las propias empresas de préstamo rápido y la facilidad con la que se concede el crédito “sin hacer preguntas”, suponen un claro impedimento de cara a su rehabilitación, o cuanto menos un claro escollo que sortear en la larga lista de tentaciones que pueden propiciar una recaída.

Una de las diferencias esenciales de la entidad de banca cooperativa o de banca ética, con respecto a las entidades en el estudio es que el propio proceso de contratación del préstamo al consumo permite y favorece la reflexión por parte del consumidor a la hora de contratarlo.

El estudio finaliza con una serie de recomendaciones orientadas a proteger los derechos de los consumidores que que resume en estos siete puntos:

  • Mayor regulación y control de la publicidad de este tipo de productos
  • El caso del endeudamiento reiterado merece especial atención. Otorgar crédito a alguien que ha demostrado no poder devolver el préstamo actual es una mala praxis que redunda en perjuicio de los consumidores y de las propias entidades crediticias.
  • En los casos de colectivos más desprotegidos (adictos, dependientes o inmigrantes en situación irregular), se impone presionar a los poderes públicos para endurecer las condiciones de concesión del crédito.
  • La importancia que cobra la educación financiera de los consumidores en este contexto es creciente
  • normativa que favorezca la prevención del endeudamiento por parte de los usuarios de crédito.
  • Realizar esfuerzos desde los organismos encomendados a la supervisión, a fin de que ésta sea efectiva y garantice el cumplimiento de la legislación vigente por parte de las entidades que ofrecen servicios de crédito.

El Salmón Contracorriente

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers