Manos a la obra

Cómo comprar un coche de segunda mano

el . Publicado en Zona práctica

0
0
0
s2sdefault

1.- ¿Qué coche comprar?

Esta es la primera decisión a tomar, y no es tan fácil como parece. Podemos estar pensando en un modelo en concreto y encontrar durante nuestra busqueda otro modelo que nos guste y que lo acabemos comprando, sin que tenga nada que ver con la que era nuestra primera opción. Por eso es conveniente plantearse más que un modelo concreto de coche, un tipo de vehículo donde se contemplen algunos modelos. Si no tenemos prisa en la compra, entonces podemos ir viendo el modelo que nos gusta hasta encontrar uno que esté en buen estado y con un precio ajustado a nuestro presupuesto.

2.- ¿Donde comprarlo?

La diferencia de precio entre comprarlo a un particular o a un profesional puede ser importante. Pero junto con la diferencia de precio tenemos tambien que valorar que un profesional nos dará una garantía en caso de avería que un particular no estará dispuesto a ofrecer, o que en caso de que si lo hiciera, será mucho más complicado reclamársela.

La oferta de coches usados es amplia y variada, y existen muchos medios para ver diferentes coches antes de decidirnos por uno, desde webs especializadas hasta revistas del sector o concesionarios en nuestro barrio.

3.- ¿Qué hay que comprobar en el coche antes de subir a probarlo?

Cuando llames para la cita, es mejor que vayas tú. No hagas caso si te dicen que hay más compradores. Lo normal es que haya más gente que la vaya a ver, pero eso no quiere decir que la vayan a comprar. Tú ni caso, a tu ritmo.

Al llegar, exígele al dueño que el coche esté frío. Si arranca mal en frío, lo que hacen es procurar arrancarlo antes de que tú llegues, para que arranque mejor aunque el motor no esté caliente. Pide que te abran el capó del coche. Si notas que el motor caliente, es que lo ha arrancado hace poco; y si es así, posiblemente tenga dificultades al arrancar. Pídele volver a verlo, pero con el motor bien frío. Díselo así de claro, pide lo que quieres: eres el comprador.

Es normal que a veces te digan que no tienen muchas ganas de venderlo. Mentira cochina. Si lo vende es porque lo quiere vender. Ni caso.

Si el coche arranca bien, se vuelve a apagar para que no se caliente y podamos comprobar el estado del motor. Con el capó abierto revisamos que no haya fugas de aceite, sobretodo por donde veamos juntas. Podemos meter la mano con un guante de plástico de esos que hay en las gasolineras transparentes, sujetando un poco de papel higiénico y rebuscando por las partes que no podemos ver. Vamos pasando el papel y comprobamos que no tenga manchas de aceite.

Es conveniente revisar el estado del coche por debajo, mucho más en zonas costeras. Comprobar que no haya zonas oxidadas ni soldaduras raras.

Si todo aparece normal, ahora vamos a comprobar que no tenga golpes fuertes. Hoy en día los pintores y chapistas hacen maravillas, por eso debemos fijarnos bien si hay diferentes tonos de color entre partes enteras de la carrocería con el resto, esto nos dirá que zonas han sido reparadas. Si el coche hubiera tenido un golpe fuerte, la mejor forma de comprobarlo es abrir el capó y la puerta trasera y mirarlo de frente y desde atrás a una distancia de unos tres metros, si no notamos una línea imaginaria por los bordes laterales del capó y la puerta trasera, el coche ha tenido un golpe fuerte y está “descuadrado”.

Vamos a repasarlo en el interior, lo primero es levantar las alfombrillas y si podemos tambien la moqueta, para comprobar que no hay óxido. No hacer ni caso al cuentakilómetros, son muy fáciles de trucar y además no dicen nada sobre el estado de un coche. Hoy un motor bien cuidado de gasoil hace 300.000 kms sin rechistar. El desgaste del volante (Si las zonas de empuñarlo y la parte superior tienen mucho brillo, es que ya tiene unos cuantos kms encima, puede que más de 100.000), desgaste de las alfombrillas y la moqueta, así como de los reposabrazos y los pedales.

Comprobar que todo funciona correctamente, cualquier avería por tonta que sea, luego nos costará como si fuera “gorda”. Intermitentes, cambios de luces, luces de freno, freno de mano, etc…

4.- ¿Qué hay que comprobar al darse una vuelta con el coche?

Obviamente el coche hay que probarlo, ver como anda de fuerza, ya que será dificil que nos permitan llevarlo a nuestro mecánico de confianza para que mida la compresión del motor. Trataremos de darnos una vueltecita un poco larga, para comprobar que el motor no se calienta y que el termostato hace bien su función, haciendo que se arranque el ventilador a los 90º más o menos. Intentemos de subir una cuesta pronunciada para ver que tal anda de fuerza. Hay que estar atentos a los ruidos, si le suena todo es que tiene más años que mi abuela. Los “grillos” se escuchan mejor en carreteras mal asfaltadas.

Hay que comprobar la dirección, viendo que no tenga mucha holgura, girando el volante en parado, de un lado a otro. Al dejar el coche al ralentí, este debe ser uniforme y sin altibajos.

Al detener el coche, antes de apagarlo, pedirle al propietario que de acelerones suaves, mientrás pones un poco de papel higiénico en el tubo de escape, fíjate si se mancha de aceite. si este fuera el caso, el motor tiene fugas internas del aceite de lubricación, esta reparación es cara.

5.- ¿Y la documentación?

Fundamental que todo esté en regla. Si el coche tiene pocos años, pedir el libro de mantenimiento, los sellos de los talleres en las fechas correspondientes a las revisiones nos dicen que el coche ha sido llevado al taller cuando debía.

Es conveniente si nos decidimos por un vehículo averiguar su historial en Tráfico, te llevará un rato pero te dará años de tranquilidad. En Tráfico nos dirán si el coche tiene multas pendientes de pago, gravámenes, número de dueños, etc…

La documentación debe estar completa y en buen estado. El vendedor debe presentarnos una fotocopia de su Documento Nacional de Identidad (compulsada en caso de no presentarse él para efectuar la transferencia), así como los recibos del Impuesto de Circulación de los cinco últimos años, la Ficha de Inspección Técnica con la “ITV” en vigor si el vehículo tiene más de cuatro años, el Permiso de Circulación y un contrato de compra-venta, todo ello debidamente cumplimentado, firmado y rubricado. Si no disponemos de mucho tiempo, podemos recurrir a los servicios de un profesional. Pero aceptar este consejo: “Evitar a toda costa las Gestorías, una gran cantidad de ellas no son tan serias como nos cuentan y podemos tener problemas graves si el cambio de propietario no se hace correctamente”. En caso de que la compra se efectúe en un establecimiento autorizado, deberán facilitarnos una factura reglamentaria con todos los datos especificados.

Fuente: Portal Coches

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers